Bienvenidos a Edificación Cristiana

La sana palabra del pueblo de Dios

Reforzar el encargo

Si deseas conocer a Dios, debes conocer Su Palabra. Si deseas percibir Su poder, debes ver cómo trabaja con Su Palabra. Si deseas conocer Su propósito antes de que suceda, solo puede descubrirlo por medio de Su Palabra.

Charles Spurgeon

Muchos cristianos viven pendientes de cualquier acontecimiento extraordinario para alertar del fin del mundo que les ha tocado vivir, según su propia creencia.

Es posible que el lector esté muy ajeno a este “mundillo” de vídeo juegos, pero si tiene hijos, o nietos, habrá oído hablar de un nuevo juego (gratuito) que hace furor: Among Us. 

Los hechos que  narran  los tres primeros versículos tienen como escenario  la tierra. Los que vamos a considerar ahora nos transportan al cielo.

O quizás mejor: ¿Adónde vas, Francisco? No es que nos afecte a los evangélicos lo que el Papa diga o deje de decir a “su rebaño”; sencillamente hay veces que nos asombra, y vamos a decir por qué. 

La velocidad a la que cambia este mundo es algo que da miedo. Es normal. Los cambios nos aterran. 

¿Cuáles son los problemas medioambientales que están afectando el mundo? La respuesta más reciente a esta pregunta ha sido facilitada en 2009 por Rockström y su equipo del Stockholm Resilience Centre.

Seguimos navegando en las aguas revueltas de este mar de pandemia, ola tras ola. En el momento de escribir estas líneas, parece que la tercera de las olas amaina un poco, pero también que tardaremos más de lo deseado en ver la mar en calma y llegar a buen puerto. Vemos que nuestros líderes han contribuido en ocasiones a la confusión, enviando ambiguos mensajes en los que se confunden el deseo y la necesidad con la verdad. 

El apóstol  ha exhortado a los creyentes de Tesalónica sobre la santificación (3:13, 4:3).  Como colofón vuelve su pensamiento a Dios, pues todas las cosas que ha mencionado tienen su origen en Dios como un don y para que no haya dudas expresa en qué consiste la santificación completa del Dios de paz.

Os hice estar a diente limpio …; mas no os volvisteis a mí, dice Jehová. También os detuve la lluvia …; con todo, no os volvisteis a mí, dice Jehová. Os herí con viento solano y con oruga;… pero nunca os volvisteis a mí, dice Jehová. Envié contra vosotros mortandad…

La nueva vida necesita esa “común-unión” donde “nosotros, que somos muchos, formamos un cuerpo en Cristo y todos somos miembros los unos de los otros” (Ro 12:5).

Las piernas me flaquean, eso es cierto,
la artrosis mis rodillas entorpece
pero el espíritu está en mí despierto
y mi mente de luz aún no carece.

Es obvio que después de tantos años el material publicado ha sido inmenso, así que, es el momento de dar gracias a Dios por tantos colaboradores, muchos de las diversas redacciones, pero muchos más por iniciativa propia, invitación o petición de la redacción a escribir, que han aportado materiales para enriquecer a los lectores de todas las épocas.

En un contexto de juicio sobre Judá, Ezequiel compara la conducta de los judíos con la que en su momento manifestaron los habitantes de Sodoma: He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan y abundancia de ociosidad.

Como el resto de la población, estamos sumidos en el natural miedo y zozobra causados por el avance aparentemente inexorable de un virus tan contagioso como cualquiera de las “plagas” históricas que azotaron Europa en el Medioevo o después, como la peste negra o la cólera, y esto, a pesar de todos los avances en las ciencias médicas y los cuidados sanitarios de los tiempos modernos.

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continua navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies