Devocional hoy

Martes 28 DE MAYO DE 2024

Preparación para relevar a Saúl

1 Samuel 16:1-23

Aunque Saúl haya sido desechado, continúa ejerciendo su oficio real. Pero Dios ya ha determinado quien va ser el segundo rey de Israel.

Exposición

Unción de David como rey (vv. 1-13). Samuel seguía lamentando la caída de Saúl, pero Yahweh insta a su siervo a seguir las instrucciones que le dará para ungir al nuevo rey. Ante la duda y el temor del viejo profeta, Dios toma la iniciativa para llevar a cabo la elección de David. Samuel llama a Isaí padre de una familia numerosa, y después a cada uno de sus hijos, hasta que Yahweh le muestre a quien debe ungir. Los ancianos de Belén salieron a recibirle con miedo, quizás intuyendo que su visita podría ser conflictiva. La elección recae sobre el hijo menor, David, designado por Dios y ungido en presencia de sus hermanos. A diferencia de Saúl que fue proclamado rey por todo el pueblo, David tuvo que luchar y al poco nombrado solo por los varones de Judá, hasta conseguir imponerse sobre toda la nación. La unción con aceite era el símbolo de la actividad del Espíritu de Dios en él, mientras se apartaba de Saúl.

David en la corte de Saúl (vv. 14-23). Desprovisto de su función regia, Saúl es atormentado por un espíritu malo de parte de Yahweh. Este es el modo de explicar la pérdida progresiva de sus facultades mentales. Es satírico que, debido a este castigo divino. David tenga acceso en la corte como músico. Para conseguir sus propósitos, Dios actúa de muchas maneras imprevistas en medio de circunstancias humanas, tanto ordinarias como extraordinarias. Por lo que parece David ya gozaba de cierta fama, no solo como arpista, sino de valiente guerrero, que sabía expresarse y tenía buena presencia. Tal fue el impacto que causó al rey que este lo llegó a apreciar mucho y lo hizo su escudero. Así Dios iba preparando el camino para el relevo real.

Aplicación

En este destaca la soberanía y la providencia divina. El Dios soberano es el que hace su voluntad en todas las cosas y echa mano de los hombres en el curso normal de su vida para llevar a cabo sus propósitos actuando providencialmente. Por otro lado, vemos como un siervo de Dios cumple con los designios divinos en obediencia a su palabra.

Pensamiento: Dios a veces tiene que hacernos caer de espaldas para que miremos hacia arriba. (Anónimo)

Unión Bíblica “Notas Diarias” Por : Pedro Puigvert