Devocional hoy

Jueves 11 DE AGOSTO DE 2022

La victoria de la Fe

Mateo 15:21-28

El pasaje de hoy nos presenta a un Jesús enigmático a quien no estamos muy habituados a ver en los Evangelios. En su trato con la mujer, Jesús nos deja perplejos por la dureza de sus palabras pero, finalmente, nos muestra su corazón compasivo y amante para con quien se acerca a él con fe.

Exposición

La mujer cananea demuestra ser muy valiente (v. 22). Siendo ella gentil, se acerca para encontrarse públicamente con Jesús, seguramente en un ambiente hostil (v. 21). Ella demuestra conocer bien la tradición hebrea, puesto que llama a Jesús Hijo de David (v. 22), pero también conoce de su poder para sanar. Ese conocimiento la acerca a Jesús con toda su desesperación. Pero la mujer no solo demuestra su valentía, conocimiento y necesidad, sino que con su respuesta a Jesús deja clara su actitud de suma humildad y no le importa identificarse con los perrillos que solo reciben las migajas. Finalmente demuestra su carácter amante y, sobre todo, perseverante, con su firme determinación de ver a su hija sana, a pesar de los aparentes desplantes de Jesús (vv. 25, 27).

El silencio inicial de Jesús (v. 23). Más tarde nos dejan totalmente desencantados las palabras del Señor (v. 24), que contrastan con el deseo de los discípulos. Pero ante la amargura insistente de la mujer llegamos a la perplejidad absoluta al ver la respuesta de Jesús (v. 26), quien trata con tan “aparente desprecio” a esa necesitada mujer. En contraste, finalmente, quedamos asombrados de como el Señor destaca y premia la fe de aquella mujer que, aun sabiendo que no tenía ningún derecho de ser atendida, sigue implorando su compasión hasta ver a su hija totalmente sanada.

Oración

Para los hebreos la fidelidad no era solo una actitud mental, sino un posicionamiento claro y decidido por Dios de parte de quien le conoce. Por ello nos impacta la perseverancia y la fe la de esta mujer gentil que es realmente digna de imitar. Como ella, sabemos muy bien quienes somos, nuestras limitaciones, nuestro pecado, pero también, como ella, sabemos quién es Jesús, su amor y su poder. Por esa fe en Él, podremos ver victorias (1 Jn. 5:4).

Pensamiento: El silencio de Dios es, con frecuencia, la más grande prueba de nuestra fe. (E. L. Carballosa)

Unión Bíblica “Notas Diarias” Por : Daniel Benítez

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continua navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies