Devocional

Martes 01 DE JUNIO DE 2021

La entrada del Señor

Juan 12:12-19

Durante la fiesta de la Pascua se calcula que había un millón de personas en Jerusalén, la popularidad de Jesús había crecido y muchos quedaron impactados por el gran milagro de Lázaro; personas que sólo buscaban señales como tantos otros hoy en día, y que poco después pedirían que fuese crucificado.

Exposición

El recibimiento. En el A.T. las ramas de las palmeras datileras se usaban más bien en la fiesta de los tabernáculos, no tanto en la Pascua (Lv. 23:40), pero durante el tiempo de Simón Macabeo se emplearon como símbolo de victoria. Algunos pensaran que la historia puede repetirse y que Jesús es el Rey conquistador que les librará milagrosamente de la opresión romana: ¡Hosanna! expresión que puede traducirse como “oro por ayuda o por salvación”. La muchedumbre bendice a Jesús reconociéndole como Rey de Israel, o Hijo de David (Mt. 21:9, 15), aquel que viene “en el nombre del Señor”. Estas expresiones mesiánicas encelaron más a las autoridades judías que exageran diciendo: “Mirad, el mundo se va tras Él”. La envidia no cesa.

La humildad. Jesús aceptó las palabras de la multitud, estas expresiones de alabanza estaban en el grupo de salmos conocido como el Hallel (113-118) que el coro del templo cantaba por las mañanas en las fiestas judías esperando al Mesías. Sin embargo, es Jesús mismo quien escoge la apariencia del séquito real: ¡unos discípulos alucinados y un asnillo! ¿Hemos visto a algún rey escoger un vehículo así en alguna triunfante celebración? Algún día Jesús regresará en gloria montado sobre un caballo como Rey de reyes y Señor de señores (Ap. 19:11-16). Las profecías se cumplen en su totalidad.

Aplicación

La iglesia primitiva comenzó a llamar a Jesús “Señor”, y nosotros lo hacemos al orar; es una palabra que utilizamos casi de forma involuntaria, pero afirmar esto es algo muy grande, el nombre del Señor es bendito y nos sometemos a su voluntad si hay sinceridad en nuestros corazones. Por tal motivo, ¿esperamos gozosos su venida para expresar cara a cara la gloria debida a su nombre?

Reflexión

Y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”(Fil. 2:10-11)

Miércoles 02 DE JUNIO DE 2021

Fruto abundante

Juan 12:20-26

El deseo de unos griegos para conocer a Jesús, algo tan normal para nosotros hoy, sacará a relucir los prejuicios y temores entre razas y naciones, tal y como muestra este pasaje; la situación resulta un tanto embarazosa, y la respuesta de Jesús sorprenderá aún más a sus discípulos.

Exposición

Una sencilla petición. Un grupo de griegos buscan afanosamente a Jesús para entrevistarse con Él, pero no lo hacen directamente, no sabemos si por temor a causa de su nacionalidad, por respeto, o por estar en el patio restringido de los gentiles si es que Jesús se encontraba más adentro en el templo. Juan nos dice que acuden a Felipe, quien tiene nombre griego y añade el importante matiz sobre su origen, Betsaida de Galilea, cercana a la gentil Decápolis, de donde tal vez venían. La petición es intensa porque “le rogaron” con delicadeza: “Señor, quisiéramos ver a Jesús”. Los griegos serían prosélitos que cumplían con la obligación de celebrar una de las tres grandes fiestas (Hch. 8:27).

La respuesta. Felipe no se atreve a interceder directamente ante Jesús, quien había declarado ser enviado a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mt. 15:24), y busca ayuda en Andrés. Lo más chocante es que Jesús no contesta a la petición y habla del grano que muere para llevar mucho fruto, esperando esto mismo de sus discípulos, renunciar a su vida terrenal para vida eterna.

Aplicación

Mediante su sacrificio, Cristo quitaría no sólo el muro de separación que existía entre judíos y gentiles. Los gentiles sólo podían entrar en el primer atrio del templo bajo pena de muerte, alguna inscripción decía: “quienquiera que sea sorprendido haciéndolo responderá con su propia vida”. Lo milagroso es que Dios ha formado un solo pueblo de ambos (Ef. 2:14), al entregar su vida en nuestro lugar y resucitar de entre los muertos como primicias de los que durmieron (1 Co. 15:20). Nuestro privilegio no es crear la unidad, porque eso ya lo ha realizado Dios, sino guardarla y cuidarla en el vínculo de la paz (Ef. 4:3).

Pensamiento

Las barreras para que el evangelio alcance a otros han sido derribadas por Dios, pero en ocasiones los hombres nos empeñamos en volver a levantarlas. Dios nos permite entrar con libertad en el lugar santísimo, y ningún pueblo ni autoridad puede cambiar esto (He. 10:19-25)

Jueves 03 DE JUNIO DE 2021

Principio de angustia

Juan 12:27-36

La hora ha llegado y Cristo es muy consciente de ello al hablar de la turbación de su alma (27). Estamos pisando un terreno santo, y con reverencia cabe preguntarse si en estos momentos asistimos a una crisis de ansiedad, lo cierto es que el Padre intervino para respaldar al Hijo una vez más.

Exposición

Un momento delicado. El alma de Cristo está “turbada”, el verbo “tarasso” es una expresión fuerte que quiere decir “agitada o revuelta”. La lucha es muy intensa y ha comenzado a alcanzar sus cotas elevadas, la respuesta no puede ser clamar al Padre para ser salvado de esta hora, Cristo había venido para esto (27). La vida de Cristo glorifica el nombre del Padre, su “nombre” reúne todo lo que Dios es en esencia, el conjunto de sus atributos, su amor y justicia se manifiestan en alto grado. El Padre exclama desde el cielo cómo ha glorificado a su Hijo al enviarlo, y cómo lo repetirá cuando muera y resucite de entre los muertos (28, cp. Is. 52:13). Esta voz se escuchó anteriormente en su bautismo (Mr. 1:11) y en el monte de la transfiguración (Mr. 9:7).

Una multitud desconcertada. El mundo representa un sistema de valores avalados por su Príncipe, Satanás (31), quienes tienen una sentencia de muerte firmada para dar paso al Reino de Dios, con unos valores completamente diferentes donde gobierna el Mesías-Rey. La multitud ha oído algo, pero no entiende nada a causa de su deplorable estado espiritual, por este motivo tampoco discernían las parábolas (Mt. 13:11). Entender la voz de Dios y las demandas del Reino de los Cielos es un privilegio reservado a los que han ciudadanos del cielo.

Aplicación

En estos momentos no había una red eléctrica con un alumbrado como la que disfrutamos hoy en ciudades y aldeas, pero en aquella época lo que no se hiciera a la luz del día, difícilmente podía llevarse a cabo. La oportunidad para “andar” (35) y “creer” (36) en la luz se apagaba, y esto sólo permite estrellarse. Las densas tinieblas se cernían, porque las oportunidades de aceptar a Cristo no duran para siempre, ¡horrible oscuridad!

Pensamiento

El asunto no es que Dios no hable, sino que los pecadores caídos son sordos. Esta realidad es el resultado de la caída en el pecado y del juicio soberano. Por eso, viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden” (Mt. 13:13). John MacArthur.

Viernes 04 DE JUNIO DE 2021

No creían en Él

Juan 12:37-43

Jesús realizó tal cantidad de milagros que nadie podía negar la evidencia, pero la respuesta del pueblo judío fue clara: “no creían en Él” (37); el verbo es tiempo perfecto, por lo que entendemos que se trata de una incredulidad continua, tema que se repite en el evangelio. La Palabra del Señor dada al profeta Isaías, ha tenido un segundo cumplimiento en estos tiempos (Is. 53:1).

Exposición

¿Quién ha creído? La situación espiritual de Israel en este contexto histórico es exacta a la de los tiempos de Isaías, su corazón estaba totalmente alejado de Dios aunque no paraban de realizar vanas ofrendas, algo que el alma de Dios aborrecía, estaba cansado de soportarlas, por lo que escondió de ellos sus ojos (Is. 1:13-15). El pueblo escogió el mal libremente, y Dios juzgó cegando sus ojos y endureciendo su corazón para que no vieran y entendieran (40). Esto mismo ocurrió con el faraón antes de que Israel saliera de Egipto, por diez veces se dice en el libro de Éxodo que endureció su corazón y por tal motivo también se dice en otras tantas ocasiones que Dios mismo confirmó su decisión endureciendo su corazón.

Algunas excepciones. Juan advierte que muchos gobernantes sí creyeron en Cristo (42), sin embargo, el miedo a ser rechazados y expulsados de la sinagoga y quedar señalados socialmente como apestados hizo que callaran. Jesús había dicho: “¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene de Dios?” (Jn. 5:44). Los líderes del pueblo amaron y ganaron el mundo, pero perdieron su alma (Mt. 16:26). Sin embargo, algunos como Nicodemo y José de Arimatea se identificaron con Cristo pidiendo su cuerpo para su sepultura (Jn. 19:38-40).

Aplicación

Hay personas que explican cómo sintieron el llamamiento del Señor, pero no se entregaron a Él, y nunca más se encendió ese fuego en su corazón. Dios da oportunidades para creer en Él y ser salvos, pero rechazarle es quedar a expensas del juicio. El apóstol Pablo explica que Dios manda que los hombres se arrepientan (Hch. 17:30-31), no ruega como tantas veces algunos predicadores dicen en tono lastimero. Creer en Él es un acto de obediencia y voluntad sometiéndose al Soberano Señor (Hch. 4:24).

Reflexión

El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios” (Jn. 8:47)

Sábado 05 DE JUNIO DE 2021

Oír o rechazar

Juan 12:44-50

Como vimos en la segunda parte de 12:36, Jesús se había retirado, por lo tanto esta sección ha sido incluida por Juan como resumen del mensaje de Cristo. A partir de este momento, tendrá unos momentos íntimos con sus discípulos antes de morir en la cruz.

Exposición

Creer en Él. Jesús dejó claro que creer en Él es creer en el Padre (44), más tarde lo dirá de otra manera: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (14:9). El Hijo revela al Padre, es la última revelación de Dios al hombre. Dios, habiendo hablado antes por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado en Hijo (He. 1:1-2). Cristo está en el Padre, y junto al Espíritu Santo, moran en nosotros (Jn. 14:17, 23). Por tanto, el que ve al Hijo, ve al Padre y tiene comunión con ambos (45), sin permanecer en tinieblas (46). Nuevamente, se destaca el concepto de luz y tinieblas. Dios vino a alumbrar nuestra mente y corazón llamándonos de las tinieblas a su luz admirable (1 P. 2:9).

Rechazarle a Él. El contraste es un profundo rechazo a la voz de Dios hablada por medio de su Hijo. Al hombre sólo le corresponde escuchar, no juzgar la forma de hablar u obrar de Dios. Sólo nos toca decidir si aceptamos o rechazamos la palabra y obra del Dios Soberano, quien vino por primera vez para salvar al mundo (47), mientras que en su segunda venida, será el Juez en base a su palabra (48). Todo está muy claro, Cristo ha sido fiel al declarar la palabra mandada por el Padre (49), y nosotros tenemos la responsabilidad de seguir en un estado de condenación, o recibir el mandamiento que es vida eterna (50).

Aplicación

Cuando predicamos el evangelio tenemos un gran privilegio y responsabilidad como embajadores de Cristo, pero también por lo que implica el contenido que transmitimos. La persona que oye la Palabra de Dios no puede tratarla como una información más, el mensaje de Cristo obliga a tomar una decisión muy solemne, rechazar al Hijo, y por tanto al Padre que le envío para vida eterna, o permanecer en condenación para siempre. A poco que nos pongamos en el lugar de un incrédulo, si hay rechazo, sólo queda una horrenda expectación de juicio (He. 10:27).

Reflexión

Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos” (He. 12:25)

Domingo 06 DE JUNIO DE 2021

No hay amor sin humildad

Juan 13:1-11

Jesús y sus discípulos celebraron la cena pascual, pero los judíos del norte (incluyendo Galilea) contaban los días de sol a sol en su salida, y los del sur de ocaso a ocaso, por tal motivo, los discípulos comieron el jueves, y los líderes el viernes por la noche celebrando el juicio a Jesús en la preparación de la Pascua (Jn. 19:14). Lo importante para nosotros es que había llegado la hora para pasar al Padre (1).

Exposición

Amor incondicional. Sólo con humildad anteponemos nuestros deseos ante los demás (Fil. 2:3-4), y Jesús, quien amó a los suyos “hasta el colmo” (1), va a darnos una gran lección. Este amor resalta aún más sabiendo que Jesús conocía las intenciones de Judas animado por el diablo (2). Los participantes a la cena estaban reclinados, los pies de cada uno tenían acumulado el polvo del camino y el “olorcillo” formaría parte de la escena. A falta de un siervo de la casa que como era costumbre, lavara los pies, nadie se rebajaba a semejante labor discutiendo quien sería el mayor (Lc. 22:24). De pronto, ante la atónita mirada de los discípulos, Jesús se encorva para lavarles los pies. Pedro, que tanto amaba al Señor, pero que no había mostrado este mismo interés sirviendo a sus amigos, no podía permitir esto “jamás” o “eternamente” (8). Pero el discípulo no tiene que cuestionar a su Maestro, sino obedecer.

Lavamiento espiritual. Los discípulos al igual que Jesús habrían sido bautizados, y ellos bautizaron a otros (Jn. 3:22), pero la explicación a este pasaje no está en el bautismo porque Judas habría sido bautizado, pero no estaba limpio. Jesús les habla de una regeneración o limpieza espiritual, de la que el bautismo es un símbolo externo. La limpieza de un nacido de nuevo no necesita repetirse (10), pero hay una santidad experimental en la que confesamos los pecados en nuestro caminar (1 Jn. 1:9).

Aplicación

Jesús sabía quién le iba a entregar (11), su capacidad para dar lecciones magistrales sabiendo cómo se estaba desarrollando un plan en su contra nos deja asombrados, ¡tenía tan claro para lo que había venido y su condición de siervo! La pregunta es si nosotros tenemos asumida nuestra condición de siervos y si nuestro amor al Señor y a nuestros semejantes se trasluce en nuestras acciones.

Pensamiento

Nunca el hombre parece tan grande como cuando confiesa su pequeñez” (Concepción Arenal)

Lunes 07 DE JUNIO DE 2021

Siguiendo su humilde ejemplo

Juan 13:12-20

¿Sabéis lo que os he hecho?” (12). La pedagogía de Jesús ha consistido en realizar un acto previo para luego explicarlo, sus alumnos deben aplicar el concepto con sentido común, es decir, realizando buenas obras al lavarse los pies los unos a los otros tal y como también se recoge en 1 Ti. 5:10.

Exposición

Enseñanza espiritual. Jesús no quiere introducir una ordenanza para la iglesia como es el bautismo o la cena del Señor, simplemente les da un ejemplo de servicio reconociendo que es Maestro (Rabí) y Señor (Kurios), nombre que la Septuaginta traduce por Yahveh. Sin embargo, los hombres, especialistas en confeccionar actos religiosos, celebran el lavamiento de pies como ocurre en el catolicismo romano el jueves de la semana santa, o de vez en cuando su papa hace lo mismo con todas las cámaras de televisión dándose codazos para grabarlo, nada más alejado de lo que pretendía el Señor. Recibir al que Cristo enviare es recibirle a Él (20), y en el juicio a las naciones los que practicaban esto lo realizaban con tal naturalidad y desprendimiento que no eran conscientes de ello (Mt. 25:37-40).

Una coz. Judas, alentado por Satanás (2), estaba levantando el calcañar contra Jesús (18), lo cual es como dar una coz . En Gn. 3:15, se anuncia cómo la simiente de la mujer herirá a la serpiente en la cabeza y ésta le herirá en el calcañar. Howard F. Vos comenta: “La simiente de la mujer señala de una forma especial a Cristo y su venida a la tierra (Gá. 4:4). Satanás heriría su calcañar, consiguiendo su crucifixión. Pero en aquella crucifixión, Él (Cristo) juzgaría a Satanás (Col. 2:14-15)”. Los discípulos están a punto de desanimarse con la entrega de su Maestro, pero después entenderán la deidad de Cristo ahora en su omnisciencia señalando a Judas, quien como Ahitofel traicionó al ungido de Dios y se ahorcó (2 S. 17:23).

Aplicación

Para servir a los demás no siempre necesitamos mucho, sin tecnología podemos acercarnos a visitar a un enfermo, a la cárcel, cubrir las necesidades de otros, y tantas otras cosas que no requieren de publicidad. Nosotros somos siervos y por tanto, lo normal es imitar al Señor siguiendo sus pisadas por amor (1 P. 2:21). En esto no hay ningún mérito, porque ¿hay algún siervo no tenga que servir? (Lc. 17:10)

Pensamiento

Quienes reciben o dan coces a los siervos del Señor, se lo hacen a Él (Hch. 9:4-5)

Martes 08 DE JUNIO DE 2021

Tiempos de angustia

Juan 13:21-30

Juan reitera de una forma muy intensa la angustia que veía en su Maestro; se utiliza nuevamente el verbo “tarasso” (21, cp. 12:27). El estado emocional de Cristo reflejaba una gran agitación, aunque no sabemos cuáles eran los síntomas físicos para tales observaciones, salvo alguna descripción como la sudoración que en Getsemaní era como grandes gotas de sangre (Lc. 22:44).

Exposición

Hierbas amargas. Al participar de la cena pascual, mojaban el pan sin levadura en una mezcla de hierbas amargas, vinagre, sal, dátiles machacados, higos y pasas. Sin embargo, la amargura de Jesús no se debía a las hierbas, sino a la raíz de amargura del corazón de Judas. Cristo no le expulsa de allí como a los cambistas en el templo, con tranquilidad y discreción mientras están reclinados en una mesa con forma de “U”, le ofrece un bocado. Judas, seguramente está a su izquierda, lugar de máximo honor junto al anfitrión. Juan, el discípulo amado, tiene una intimidad profunda con Jesús y se atreve a preguntar quién es el traidor; todos están turbados, pero sólo Cristo vive aquellos momentos en toda su plenitud.

Satanás, autorizado. Judas recibió una última oportunidad de arrepentirse al ver el gesto amoroso de Jesús, pero la rechazó y corrió para sacar beneficio monetario de Él. Judas amaba el dinero por encima de todas las cosas, y a causa de su firme voluntad, a partir de ese momento es entregado a Satanás (27, cp. 1 Co. 5:5; 1 Ti. 1:20). Hay decisiones que tienen una gran trascendencia, hasta el punto de no podamos dar marcha atrás recibiendo un juicio adelantado, Ananías y Safira lo vivieron en primera persona (Hch. 5:1-11).

Aplicación

Cuando nos llevamos decepciones con nuestros semejantes, hay muchas formas de reaccionar, la traición a Jesús implicaba llevarle a la muerte, pero no actuó de forma violenta faltando el respeto a Judas. Cuando hay divisiones de iglesia y el testimonio dado en una barriada deja mucho que desear, no hemos actuado en el Espíritu, la carnalidad ha brillado en una asquerosidad repugnante. El pecado es denso como las tinieblas de aquella noche (30), pero como creyentes tenemos una alternativa: “Si andamos en el espíritu, no satisfaremos los deseos de la carne” (Gá. 5:16).

Oración

Señor, perdónanos por aquellas veces en las que no dimos lugar al Espíritu en detrimento de la carne”

Miércoles 09 DE JUNIO DE 2021

El poder del amor

Juan 13:31-38

Jesús se quedaría solo, nadie podía acompañarle (33); su sacrificio es único, no sólo porque es irrepetible (He. 10:10, 12), sino porque sólo el Cordero de Dios podía hacer algo así. Pedro mostrará su arrojo: “Mi vida pondré por ti” (37). Evidentemente, Pedro no era consciente de que eso era imposible, al margen de su cobardía hasta que al fin de sus días entregase su vida por su Maestro y Señor.

Exposición

Hora de glorificación. La cruz implica humillación, pero Jesús la entiende como el momento de la glorificación, la culminación de su misión agradando al Padre. A partir de este momento los discípulos comenzarán a sentirse huérfanos, Jesús les anticipa la separación. Por tal motivo, Jesús les consolará enseñándoles a amarse los unos a los otros, que indica cómo se tendrán mutuamente, y más tarde les anunciará la presencia del Espíritu Santo, el Consolador, en sus vidas para siempre (14:16).

Hora de aprendizaje. Amar a Dios sobre todas las cosas es algo que cualquier seguidor de Jesús debe vivir, pero amarse los unos a los otros como Cristo lo hará al entregarse por el hombre, requiere abnegación y sacrificio de una forma práctica. El amor se puede expresar pidiendo perdón, perdonando y dándonos a nosotros mismos. Los discípulos no tenían excusa porque Jesús les ha enseñado con su ejemplo: “como yo os he amado” (34). En la cruz brilla el poder de ese amor cumpliendo con la justicia del Dios Santo. Pedro, no piensa en este momento en los demás, sólo en demostrar su amor por Jesús, su intención es buena, pero todo le viene muy grande. Pronto quedará en evidencia como nos ocurre a nosotros cuando alardeamos de nuestro amor.

Aplicación

Como decimos en ocasiones: “La fuerza se va por la boca”. Hay momentos en los que parecemos una botella gaseosa, basta con quitar el tapón para que la efervescencia desaparezca. Lo importante es amar a Dios y a nuestros semejantes sin prometer aquello que no podemos cumplir como tantos políticos que dan un pésimo ejemplo a la sociedad. Los valores del Reino de Dios se muestran en la gloria de la cruz de Cristo (Gá. 6:14).

Pensamiento

El gallo se pavonea desde primera hora de la mañana, y Pedro muy gallito, tuvo que descubrir la medida de su amor con el simple canto del gallo. Nosotros no somos muy diferentes si no enmudecemos reconociendo el inigualable amor de Dios.

Jueves 10 DE JUNIO DE 2021

Moradas celestiales

Juan 14:1-7

Poco a pocos los discípulos percibían que Jesús les dejaba, pero su conocimiento sobre el futuro era muy limitado, y más sabiendo que no podían acompañarle (13:33-36). Las palabras de hoy nos sirven de consuelo en infinidad de ocasiones, cada vez que un hermano en la fe nos deja, Jesús nos enseña el camino y el destino.

Exposición

La estancia celestial. “Vendré otra vez” (3), no sabemos cuándo, pero sí que Jesús está preparando las moradas de su Iglesia, y que todo estará listo cuando nos encontremos con Él. Se trata de una labor en la que Cristo se compromete personalmente. Hay muchas moradas, es decir, no hay problemas de espacio, y si Cristo es nuestro anfitrión no hay mayor garantía. Todavía la Iglesia no había recibido la gloriosa revelación sobre la Jerusalén celestial que encontramos en Apocalipsis donde hay una ceremonia especial, las bodas del Cordero, en la que estará preparada como esposa (Ap. 19:7), para vivir en la nueva Jerusalén que también se presenta como una esposa (Ap. 21:2), todo implica una intimidad completa con el esposo en santidad.

La forma de acceso. Ahora Jesús explica un nuevo YO SOY en este evangelio para vivir en sus moradas en plena comunión con Dios, sólo hay un Camino, Verdad y Vida: Jesucristo (6). Cristo, el Dios-hombre, es el único mediador con el Padre (6, cp. 1 Ti. 2:5), y quien pretenda sustituirle con imágenes o personas, es un estafador. Es interesante que a los cristianos se les conoció como “hombres y mujeres de este Camino” (Hch. 9:2). Por otro lado, “camino y verdad” y “camino y vida”, van de la mano en el A.T como vemos en los salmos 86:11, 119:30 y 16:11. Jesús es mediador o camino, en el que sólo hay verdad y no falsedad, y vida eterna.

Aplicación

Conocer a Cristo es conocer a Dios porque Él es Dios, quien tiene con nosotros un trato personal y exquisito en todo, si Él es tan delicado para prepararnos lugar porque nos ama tanto, el paso a su presencia nos adentra en plenitud de gozo. Los discípulos muestran su ignorancia y perplejidad, pero Dios ha venido para revelarse y dejarnos tranquilos: “No estéis agitados, fiaos de Dios y fiaos de mí. La casa de mi Padre tiene muchos aposentos” (NBE).

Pensamiento

La importancia de la fe en estos momentos es sustancial. Debían creer en el Dios de sus padres y en Jesucristo por el cual pueden acceder al Padre” (Pedro Puigvert)

Viernes 11 DE JUNIO DE 2021

¡Bendito el rey que viene!

Lucas 19: 28-40

El día judío era de puesta a puesta de sol, y según el calendario tradicional Jesús entra en Jerusalén un domingo, el lunes purifica el templo, el martes discute con los líderes judíos, el miércoles descansa, el jueves prepara la Pascua, el viernes es juzgado y crucificado, el sábado está en la presencia del Padre, y el domingo ¡resucita de entre los muertos!. Estos acontecimientos servirán para meditar durante varios días.

Exposición

Son días muy intensos en los que el plan de redención pensado y ejecutado por Dios, saldrá a la perfección, ajustándose completamente a lo anunciado por los profetas. Jesús sorprende a sus discípulos diciéndoles que vayan a buscar un pollino. El dueño de éste, al escuchar a las multitudes debió comprender que llegaba Jesús, y no pone reparos, si se trata de él. Sin embargo, el potrillo de asna tampoco, ya que aunque no había sido montado por hombre alguno, se somete mansamente a su Creador. El animal ha sido reservado por Dios para este momento profético (Zac. 9:9). Los presentes realizan una exclamación mesiánica similar a la de los pastores en el nacimiento (2:14). En griego, sería “Bendito el Basiléus (Rey), que viene en el nombre del Kúrios” (Señor). Ambos son personas divinas. La primera parte de las alabanzas, se contiene en el salmo 118:26 añadiendo la palabra “Rey”. Se improvisa una alfombra real de vestidos y ramas para la entrada más sublime que merece alabanzas sin fin. Paz y gloria en el cielo, para el que va a reconciliar con él también lo que está en la tierra, y por supuesto, es pecado no reconocerle de esta manera (40).

Aplicación

Ante la gloriosa persona del Señor no se puede enmudecer de forma permanente. Aunque hay momentos para la meditación en silencio, nuestros labios no pueden estar sellados permanentemente con excusas como la timidez. El mejor uso de nuestra mente es pensar en nuestro Rey, y el de nuestros labios, alabar al único digno de toda la gloria y alabanza (Ap. 5:9). Las alabanzas eran para aquel que viene, y esto mismo ocurrirá en el futuro. Honrémosle con todo honor sin esperar más, hasta que le veamos en su venida.

Reflexión: ¿Somos capaces de negarle algo al Señor? ¿Le retenemos algo más que un pollino? ¿Nos sometemos a nuestro Creador mansamente? Sus criaturas sí le obedecen, y eso mismo espera de sus hijos.

Sábado 12 DE JUNIO DE 2021

Si hubieras conocido...

Lucas 19: 41-48

La mirada de Jesús no es como la nuestra. La multitud permanece eufórica, pero el Rey sabe que sus emociones no guardan relación con una fe auténtica. Sus lágrimas saldrán a florecer porque llegaba a su casa, pero se había convertido en algo indeseable.

Exposición

Sus discípulos entran en la ciudad amada, ven esas maravillosas piedras del templo, pero Jesús ya ha manifestado que aún las piedras podrían reconocer lo que el pueblo judío es incapaz de ver (40). Ha entrado en el lugar en el que permitió que Salomón le edificara casa, aquella que fue reedificada por un pueblo que se volvió a Dios en tiempos de Esdras. Sin embargo, son incapaces de “conocer” (42), no disciernen que ha entrado el Señor del templo y del universo, quien trae un mensaje de paz y salvación. La dureza de su corazón ha cegado sus sentidos espirituales, y Jesús llora con profundo dolor con altas y tristes lamentaciones (klaiein). Pronto vendrá un juicio como en tiempos del cautiverio hasta que reconozcan al que traspasaron, ese día le tocará llorar a Israel (Zac. 12:10).

Jesús entra en su casa “el día siguiente” (Mr. 11:12). El atrio de los gentiles, el lugar donde podían evangelizar a todas las naciones, es el mejor sitio para que los escrupulosos judíos permitan facilitar las compras a los peregrinos cambiando sus monedas, y vendiéndoles los animales que aceptan encantados para el sacrificio. Los gentiles eran de segunda categoría menos a la hora de estafarles. Jesús con su autoridad les disciplina, y los rabiosos líderes religiosos no lo toleran, aunque no pueden matarle porque todos están embelesados escuchándole (48). ¿Quién evangeliza?

Aplicación

Cuando los sentimientos no son fruto de nuestras convicciones, todo queda en tragicomedia. Si nuestras lágrimas de domingo, no se corresponden el resto de la semana con una vida que da testimonio fiel de conocer y someternos al Rey de Reyes, nuestros semejantes nos lo reprocharán con risas a las primeras de cambio. Nuestra labor es evangelizar, predicar un evangelio de gracia, y desgraciadamente algunos que dicen ser evangélicos han caído en el error de los que vendían bulas en el pasado al pedir dinero por tierra, mar y aire. ¿Qué pensará Dios de los que intentan vender lo que no les pertenece?

Pensamiento: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Ef. 2:10).

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continua navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies