Devocional

Miércoles 01 DE DICIEMBRE DE 2021

Restauración del pueblo de Dios

Isaías 40:1-11

Empieza una sección del libro que no se puede desligar de su contexto anterior y del juicio de Babilonia del que realizarían los judíos que estuvieron exiliados durante setenta años. Destaca sobre todos los llamados Cánticos del Siervo de Yahweh, una designación que procede del comentario sobre este profeta hecha por el teólogo luterano Bernhard Duhm en 1892.

Exposición

Restauración por el perdón de su pecado (vv. 1-2). El profeta anuncia la consolación del pueblo de Dios una vez transcurrido el castigo por sus pecados expresado por la frase doble ha recibido, pero que sería objeto de la gracia del perdón cancelado totalmente su pecado.

Restauración anunciada por el mensajero (vv. 3-8). Este sería una voz que clamaría en el lugar menos concurrido, sin embargo, tendría el cometido de preparar el camino a Yahweh, anunciando la venida del Mesías redentor de su pueblo. Juan el Bautista, literalmente, fue al desierto para constituirlo un lugar de arrepentimiento y renovación proporcionando a las gentes la posibilidad de recibir al Señor que restauraría a su pueblo. El mensaje es una metáfora tomada de la naturaleza en qué se compara al ser humano con la hierba que tiene una vida efímera con toda su gloria, en contraste con la Palabra de Dios que permanece para siempre (cf. Stg. 1:10-11, 1 P. 1:24-25).

Restauración final con la avenida de Yahweh el Señor (vv. 9-11). Si en los versículos anteriores el anuncio era del precursor del mesías, que a la luz de su cumplimiento se refiere a su venida en humillación, en esto se trata la venida en gloria y poder como Señor para Juicio, pues su recompensa viene con él. Asimismo, viene como pastor para apacentar a su rebaño, el remanente fiel, cuidando a sus ovejas con ternura.

Aplicación

¿Nos damos cuenta que nuestra vida es fugaz (Sal. 90:5) y que vale la pena vivirla para Dios sirviéndole; que su Palabra perdura para siempre porque ella es la verdad, no una verdad entre muchas? ¿Cómo tratamos las Escrituras? ¿Las recibimos como lo que en realidad son, la Palabra de Dios? ¿Anunciamos el Evangelio como Sión?

Pensamiento: La Biblia responde a las intuiciones del alma humana: La conciencia reconoce en la Biblia, la voz de un Dios de justicia y de sabiduría (Rubén Saillens).

Jueves 02 DE DICIEMBRE DE 2021

El Dios incomparable

Isaías 40:12-31

En las Escrituras hay bastantes pasajes que expresan la grandeza y el poder y de Dios, pero este es uno de los más hermosos al mostrarnos que no hay nada comparable a él.

Exposición

Dios es incomparable como creador (vv. 12-17). Con una serie de figuras antropomórficas, en la que se describe a Dios con las características humanas, el profeta nos muestra que Yahweh es superior a la creación. El panteísmo confunde a Dios con el mundo; el materialismo afirma la eternidad de la materia, la cual, si fuera verdad, no habría sido creada. El deísmo, o religión natural, afirma la existencia de Dios, pero niega que haya otra revelación que la de la Naturaleza y la de la Conciencia. Dios no necesita que le enseñen ni que le den consejos.

Dios es incomparable y no puede ser reducido a un ídolo (vv. 18-27). Aquí el profeta hace uso de las comparaciones para enseñar la inutilidad de la idolatría que pretende hacer una imagen de Dios. Dios es un ser espiritual y como tal no puede ser concebido como una imagen. El ídolo no es lo inútil, sino también absurdo, porque a Dios no se le puede reducir a un mero objeto. De ahí la prohibición de hacer imágenes en el decálogo. Los orfebres toman materiales preciosos y construyen un ídolo, el pobre toma un trozo de madera ¡sin carcoma!, y busca quien le pueda fabricar una imagen que le dure. ¿Hay algo más irracional que eso? Algunos han visto en el término círculo del v. 22  que la Biblia ya enseñaba que la tierra era redonda, pero esta es una expresión en lenguaje poético, no científico, como cuando decimos que el sol nace o se pone.

Dios es incomparable en su trascendencia (vv. 28-31). El Dios eterno es Yahweh y a diferencia de los hombres y aún de los jóvenes, él no se fatiga, al contrario, da fuerzas al cansado y al débil. Preciosa la figura comparando las Águilas con los que le esperan porque renovarán sus fuerzas.

Aplicación

Ante tan extraordinaria exposición de Dios como un ser incomparable, creador de todas las cosas y Señor del universo, dador de fortaleza al cansado, tenemos que postrarnos ante él y adorarle

Pensamiento: En el primer mandamiento se prohíbe adorar a un dios falso, en el segundo, se veta la adoración del Dios verdadero de una forma falsa (Thomas Watson).

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continua navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies