Devocional

Jueves 01 DE FEBRERO DE 2024

Religión y riqueza

Hechos 19:21-29

Es trágico que en demasiadas ocasiones la religión se utiliza como fachada tras la cual montar un gran negocio económico. El incidente de los plateros enfurecidos de Éfeso ilustra esta realidad. En este caso, fueron comerciantes paganos quienes reaccionaron con violencia al ver amenazada la fuente religiosa de sus ingresos. Tristemente, el uso de prácticas religiosas para el enriquecimiento personal sigue ocurriendo hoy, incluso en el ámbito cristiano.

Exposición

Pablo proyecta sus viajes (vv. 21-22). La estancia larga del apóstol en Éfeso iba tocando a su fin. Ya tenía planeada la ruta por la cual volver a Palestina, con vistas a viajar a Roma después, pero no antes de visitar las iglesias ya formadas en Macedonia y Acaya.

Demetrio agita a los comerciantes (vv. 23-27). Antes de poner en marcha estos proyectos para el futuro, ocurría un incidente muy desagradable. Un platero llamado Demetrio tenía un negocio lucrativo de fabricación de templecillos de plata de la diosa Artemisa, cuyo templo era una de las glorias de la ciudad. La cantidad de conversiones a Cristo, con el rechazo consiguiente del paganismo, supuso para él una merma muy considerable de clientes y grandes pérdidas económicas. Ni corto ni perezoso, convocó a sus compañeros de gremio a una reunión para considerar cómo hacer frente a la amenaza cristiana.

Los ciudadanos se alborotan (vv. 28-29). La avaricia, combinada con el fervor religioso, logró soliviantar no solo a los compañeros de gremio de Demetrio, sino a toda la ciudad. Pillando a dos de los compañeros de Pablo, los arrastraron al enorme teatro de Éfeso (cabían en él unas veinticinco mil personas) en un ambiente de protesta enfurecida.

Aplicación

En el contexto de una amplia difusión del llamado “evangelio de la prosperidad”, es bueno recordar que Jesús no tuvo donde recostar la cabeza (Lc. 9:58), y Pablo se describía a sí mismo como pobre y no teniendo nada, aunque espiritualmente lo poseía todo y enriquecía a muchos (2 Co. 6:10). Las prioridades del reino no se centran en el empeño en conseguir la prosperidad material.

Reflexión: Y si tenemos qué comer, y con qué cubrirnos, con esto estaremos contentos. (1 Ti. 6:8)

Unión Bíblica “Notas Diarias” Por : Timoteo Glasscock

Viernes 02 DE FEBRERO DE 2024

Un funcionario sensato

Hechos 19:30-41

Encontramos tanto paralelos como diferencias entre este incidente y lo que Pablo había vivido antes en Corinto con Gallón (Hch. 18:12-16). En ambos casos, una multitud enfurecida quiso impedir la predicación de Cristo. En Corinto, fue la población judía de la ciudad: en Éfeso, fue el populacho pagano que provocó el tumulto. Pero en ambas ocasiones Dios obró para salvaguardar la libertad para proclamar el evangelio.

Exposición

Un consejo sabio (vv. 30-31). El primer impulso de Pablo fue desplazarse al teatro para intentar calmar a la multitud y explicar su ministerio. Lograron disuadirlo tanto sus hermanos en la fe, como algunos miembros de la administración política y religiosa de la provincia de Asia que eran amigos suyos. Los ánimos estaban demasiado alterados para arriesgarse a intentarlo.

La confusión absoluta (vv. 32-34). El griterío en el teatro resultaba ensordecedor, ¡en parte porque muchos ni sabían por qué estaban protestando! Lo que quedaba claro era que había que defender el papel de Artemisa como la gran diosa patrona de la ciudad. La población judía se sentía amenazada con este brote de fervor pagano, y quisieron explicar al través de su portavoz Alejandro que no tenían nada que ver con Pablo y sus predicaciones. No funcionó su plan, y el griterío iba a más.

La calma conseguida (vv.. 35-41). Por fin el secretario del consejo municipal logró hacerse oír, y tranquilizó a la multitud, con argumentos convincentes. Primero, que nadie ponía en tela de duda la grandeza de la diosa. Segundo, que los acusados eran inocentes, porque ni robaban templos ni hablaron contra Artemisa. En tercer lugar, había procedimientos legales disponibles si Demetrio y los suyos tenían alguna queja. Cuarto, el tema podría discutirse en una de las frecuentes asambleas legítimas de la ciudad, pero no de esta manera tan irregular, que alteraba el orden público.

Aplicación

Detrás de la intervención del funcionario del consejo municipal vemos la mano de Dios, manteniendo abierta la puerta para la proclamación del evangelio. ¡Qué seguridad nos brinda el saber que él está siempre en el control de las circunstancias!

Reflexión: Nuestro Dios está en los cielos; él hace lo que le place. (Sal. 115:3)

Por : Timoteo Glasscock

Sábado 03 DE FEBRERO DE 2024

Muchos viajes y un milagro

Hechos 20:1-16

Notamos por los verbos en primera persona del plural, cómo Lucas formaba parte en aquel momento del equipo misionero. Lo mismo había ocurrido en Filipos (Hch. 16:10-16). El evangelista fue testigo directo de los incidentes en Troas y Mileto narrados en este capítulo.

Exposición

Un itinerario llamativo (vv. 1-6). En pocas palabras Lucas describe los viajes extensos y continuos de Pablo en el transcurso 1 de su ministerio: de Éfeso a Macedonia, y desde allí a Grecia, para volver después sobre sus pasos, visitando nuevamente las iglesias de Macedonia antes de navegar hasta Troas, en la provincia de Asia, donde quedó con su equipo una semana. Dadas las dificultades del transporte de aquellos tiempos, asombra la resistencia física del apóstol, sobre todo tomando en cuenta las palizas corporales recibidas (2 Co. 11:23-27).

Un impacto notable (vv. 7-12). Su tiempo en Troas fue marcado principalmente por la reunión de la iglesia para partir el pan, que tuvo lugar el domingo. Fue una oportunidad para una enseñanza extensa de Pablo, que fue interrumpida por el milagro de la resucitación de Eutico. Sin duda, la falta de oxígeno en una sala llena de gente, donde había muchas lámparas encendidas, contribuyó al sopor del joven y su accidente. La demostración del poder de Dios, sin embargo, hizo un impacto muy consolador en las personas presentes.

Una intención evidente (vv. 13-16). Desde Troas el equipo se trasladó al puerto de Asón (Pablo por tierra y sus compañeros por mar), desde donde navegaron hacia el sur, dejando a estribor las islas de Lesbos, Quíos y Samos, hasta llegar a Mileto, un puerto no muy distante de Éfeso. Allí el apóstol convocó a los ancianos de la iglesia de Éfeso con el propósito de despedirse de ellos.

Aplicación

Llama la atención la entrega incondicional del apóstol al ministerio al cual el Señor le había llamado. Escribiendo a sus hermanos en Corinto, pudo decir, Y yo muy gustosamente gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré por vuestras almas (2 Co. 12:15). ¿Compartimos su visión del ministerio cristiano?

Reflexión: Hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional. (Ro. 12:1)

Por : Timoteo Glasscock

Domingo 04 DE FEBRERO DE 2024

Un ejemplo y una exhortación

Hechos 20:17-38

Este pasaje, tan repleto de enseñanzas pertinentes sobre el tema del liderazgo en la iglesia local, requiere una exposición extensa más que el comentario breve que exigen estas notas. Destacaremos solo algunos aspectos del discurso de Pablo, con referencia a su ejemplo personal, sus advertencias a los ancianos de Éfeso, y su despedida de ellos.

Exposición

El ejemplo del apóstol (vv. 18-27). Notemos en primer lugar su integridad (v. 18). Ellos conocían directamente la conducta del apóstol y podían dar testimonio de que había sido siempre coherente con la enseñanza que había impartido. Otra faceta destacada era su humildad (v. 19); Pablo nunca hizo alarde de un protagonismo personal, sino que su servicio al Señor fue marcado siempre por pruebas y lágrimas. Su labor se caracterizaba por el empeño en transmitir a todos, en distintos contextos y por distintos métodos, la palabra de Dios (vv. 20-21, 26-27). Su ministerio se realizaba desde una perspectiva de entrega incondicional (v. 24): se volcaba, aun a riesgo de su propia vida, en llevar a cabo la misión que Dios le había dado. de dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

La advertencia del apóstol (vv. 28-31). Dirigía sus palabras al equipo de liderazgo de la iglesia (los ancianos, obispos o pastores) para subrayar la necesidad de una vigilancia constante ante los intentos de los lobos rapaces de destrozar el rebaño, y la “quinta columna” dentro de la misma iglesia que actuaba con el mismo propósito (vv. 28-30). De nuevo, daba más peso a su exhortación refiriéndose a su propio ejemplo de cuidado pastoral (v. 31).

La despedida del apóstol (vv. 32-38). En conclusión, recalca la importancia del descanso en el poder de Dios, la palabra de su gracia y el patrón de comportamiento íntegro que les haba dado. Sus palabras emotivas dieron lugar a demostraciones fervorosas de cariño hacia él.

Aplicación

Al escribir a los hermanos en Tesalónica, Pablo pudo decir, Vosotros sois testigos, y Dios también, de cuán santa, justa e irreprensiblemente nos comportamos con vosotros los creyentes (1 Ts. 2:10). ¿Podemos decir lo mismo de nuestro servicio al Señor y a los hermanos?

Reflexión: Más bienaventurado es dar que recibir.

Por : Timoteo Glasscock

Lunes 05 DE FEBRERO DE 2024

"Listo estoy..."

Hechos 21 :1 -16

Tocaba a su fin el tercer viaje misionero. Pablo iba camino de Jerusalén, donde ocurrirían cosas que cambiarían radicalmente la orientación de su ministerio. La sombra de las cadenas oscurecía cada etapa de su itinerario. Aquello no era una realidad desconocida para él; el Espíritu Santo ya le había advertido (Hch. 20:22). El lema de su viaje podía ser Hágase la voluntad del Señor (v. 14).

Exposición

De Mileto a Tiro (vv. 1-6). La intención evidente de Lucas en este pasaje es señalar la ruta que tomó el equipo misionero en su viaje hacia Jerusalén. Pero a la vez notamos en el camino rasgos muy positivos que caracterizan la familia de Dios. En primer lugar, impacta la comunión estrecha y cálida que tenían los creyentes. Pablo y sus acompañantes buscaron a los hermanos de Tiro nada más llegar a la ciudad (v. 4), y quedaron con ellos una semana. Cuando tocó la despedida, todos los hermanos, tanto hombres como mujeres y pequeños, acompañaron al equipo hasta las afueras de la ciudad (v. 5). En aquel momento aparece otra característica de la comunión cristiana: la oración ferviente unos por otros. Otro factor de gran importancia fue la guía del Espíritu Santo, comunicada a través de la comunidad cristiana (v. 4), aunque revelada también con anterioridad al apóstol (20:22).

De Tiro a Cesarea (vv. 7-14). En Cesarea notamos más aspectos del comportamiento que debe marcar a la familia de la fe: una hospitalidad generosa, ofrecida por Felipe el evangelista y sus cuatro hijas; el ejercicio de dones espirituales, en el caso de estas jóvenes y de Agabo el profeta; nuevamente la guía del Espíritu Santo por medio de estos dones, y la plena sumisión a la voluntad de Dios, por muy costosa que fuera.

De Cesarea a Jerusalén (vv. 15-16). Fue en aquel espíritu que la comitiva recorrió los últimos kilómetros que quedaban antes de llegar a su destino.

Aplicación

Pero en ninguna manera estimo mi vida como valiosa para mi mismo, a fin de poder terminar mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús: una manera inmejorable de expresar lo que debe ser la actitud de cada creyente en su servicio al Señor.

Oración: Señor, por tu gracia, haz que yo tenga un espíritu sumiso a tu voluntad en cada faceta de mi vida.

Por : Timoteo Glasscock

Martes 06 DE FEBRERO DE 2024

Pablo en Jerusalén

Hechos 21 :17-28

Pablo estaba decidido a ir a Jerusalén, y a pesar de las advertencias que le habían hecho sobre los peligros que le sobrevendrían, decidió hacer el viaje.

Exposición

La llegada a Jerusalén. El apóstol habla pedido oraciones a los hermanos en Roma para que tuviese una buena recepción en Jerusalén (Ro. 15:30-31). Estas fueron contestadas. Acaso llegó siendo ya tarde a la ciudad, por lo que no pudo visitar a los líderes de la iglesia hasta el día siguiente. Entre ellos estaba Santiago. el hermano del Señor al que se menciona junto con e resto de los ancianos (v. 18). El informe detallado del ministerio en que se había ocupado se expone ante todos no como traba!, personal. sino como lo que Dios había hecho (v. 19).

El problema eclesial. Los ancianos presentaron a Pablo el problema generado por los judaizantes en la iglesia. Había muchos creyentes judíos que guardaban la ley. El celo por la ley era expresión de fanatismo religioso. Los ancianos de Jerusalén conocían la forma de actuar de esas personas (Hch. 15:5-7). Habían sembrado confusión sobre el comportamiento del apóstol. acusándole de enseñar a apostatar de la enseñanza de Moisés, y a no practicar la circuncisión, establecida por la ley (v. 21).

La solución propuesta. Invitan a Pablo a que cubra los gastos de los que habían cumplido el tiempo del voto de nazareo y que consistía en la ofrenda de un cordero, una cordera, un carne-ro, un canastillo de tortas sin levadura, y las correspondientes libaciones (Nm. 6:14-15). Era una tradición considerada como piadosa sufragar esos gastos. Aparentemente esto cancelaría la acusación contra él y así lo hizo el apóstol.

Aplicación

Existe el peligro de ceder a los gustos de algunos en la iglesia aún en detrimento de la doctrina. Cuando no se establece con firmeza la única norma de vida que es la Escritura, tarde o temprano se producirán divisiones entre los que aman la palabra solamente y aquellos que junto con ella establecen tradiciones. Es el momento de eliminar de nuestras vidas aquello que teniendo apariencia de piedad no contribuye a la edificación de la iglesia, sino al capricho del hombre.

Oración: Señor, que solo tu palabra sea la única norma de vida y conducta para mí.

Unión Bíblica “Notas Diarias” Por : Samuel Pérez Millos

Miércoles 07 DE FEBRERO DE 2024

Arresto y defensa de Pablo

Hechos 21:27-40

Pablo cumplió fielmente lo que los ancianos le habían recomendado, pero solo era una forma de satisfacer a quienes nunca se daban por satisfechos.

Exposición

La acción de los enemigos. El tiempo de las fiestas había transcurrido. Los judíos oriundos de Asia eran los peores enemigos de los cristianos. Habían promovido las acusaciones contra Esteban y descubriendo a Pablo en el templo aprovecharon para confundir a la multitud, reteniéndole violentamente (v. 27). A gritos vertían contra él acusaciones falsas: pervertidor de las tradiciones históricas y profanador del lugar sagrado. Se consideraba como digno de muerte a todo gentil que traspasara los límites del atrio de los gentiles (v. 28). Suponían que había introducido a Trófimo, que era gentil, en el recinto del santuario. La conmoción fue tremenda y la vida del apóstol peligraba (vv. 29-31).

La protección divina. Vino en manos del tribuno romano que, con los soldados, libró a Pablo y lo mandó llevar a la fortaleza militar que estaba situada en la esquina noroccidental del templo. La acción de la guardia impidió que siguieran golpeándole, pero aun así iban tras él gritando y pidiendo su muerte (vv. 32-36).

Hablando al pueblo. En una breve conversación, el tribuno supo que no era un inculto, sino alguien que podía hablar en el idioma de relación que era el griego. Tampoco era un sedicioso, sino ciudadano romano. Pablo usó nuevamente sus derechos para que el testimonio del evangelio no quedase en entredicho. Solicitó autorización para hablar a la multitud que se había levantado contra él. Hizo señal a la gente para que guardase silencio y comenzó a hablarles en arameo, la lengua usada por los hebreos (vv. 37-40).

Aplicación

El creyente no debe esperar un trato diferente del que recibió el Señor. El siervo no puede ser mayor que él (Jn. 13:6), por tanto, como el mundo trató a Jesús, así hará con el que le sigue (Jn. 15:20-21). La vida de verdadero servicio requiere la disposición a pagar el precio de la identificación con Cristo (Lc. 14:26-27, 33). Pero frente a los peligros y dificultades está la promesa de la ayuda divina aun en las condiciones más difíciles (1 Co. 10:13).

Reflexión: En cualquier situación, todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Por : Samuel Pérez Millos

Jueves 08 DE FEBRERO DE 2024

Hablando al pueblo

Hechos 22:1 -21

Pablo aprovechaba toda ocasión para predicar el evangelio. Aquí no apela a la historia de la nación y a la Escritura para anunciar a Cristo, sino que usó su testimonio personal.

Exposición

Inicio del discurso. Un acercamiento afectuoso llamando hermanos a quienes querían matarle, y reconoce la autoridad de los líderes tratándolos como padres. Ante todos va a exponer su defensa. Quien hablaba no era un gentil, como algunos habían creído, que se introdujo en lugar prohibido en el templo, sino un hebreo, que usaba aquella lengua. Un profundo silencio siguió a sus primeras palabras (vv. 1-2).

Datos biográficos. Hijo de hebreos de la dispersión, nacido en Tarso. Educado en Jerusalén bajo la dirección de Gamaliel, uno de los más destacados maestros de aquel tiempo. Afirma ser celoso de Dios, como todos los que le escuchaban (v. 3). Da testimonio de sus acciones como perseguidor de los cristianos, no haciendo distinción entre hombres o mujeres, solo le movía su espíritu homicida (Hch. 9:1-3, 26:9-11). Ese celo como perseguidor podía ser atestiguado por el sumo sacerdote y los miembros del sanedrín (v. 5). El encuentro con Cristo en el camino a Damasco marcó un antes y un después para él. La luz de Dios le derribó y respondió a la pregunta suya diciéndole que era Jesús. Sus compañeros de viaje fueron testigos de aquello. A causa de la gloria de Dios quedó momentáneamente ciego (vv. 6-11).

La comisión divina. Por medio de Ananías, varón piadoso, el Señor comunicó a Pablo que le había elegido para ser instrumento en su mano, para ser testigo suyo a todos los hombres (vv. 14-15). Luego de su bautismo regresó a Jerusalén donde tuvo una visión en el templo en la que el Señor le indicaba su propósito de enviarle como apóstol a los gentiles (vv. 16-21).

Aplicación

El creyente debe ser una persona humilde, incluso cuando sus derechos sean atropellados o acusado injustamente. La humildad con que Pablo trata a sus perseguidores es evidente (v. 1). Seguir a Cristo implica inexcusablemente aprender de él que fue manso y humilde de corazón. No se trata de imitación, sino de identificación con el Maestro. La humildad en el trato expresa siempre el ánimo del corazón (Lc. 6:45).

Reflexión: Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes.

Por : Samuel Pérez Millos

Viernes 09 DE FEBRERO DE 2024

Bajo el impulso de los prejuicios

Hechos, 22:22-29

Toda la multitud estuvo atenta a las palabras de Pablo hasta que pronunció el término gentiles. Esto fue el detonante que produjo una violenta reacción contra el apóstol.

Exposición

Reacción, odio e ira. Los prejuicios raciales aparecieron cuando habló de la misión que Dios le había encomendado para los gentiles, Para ellos, enseñados en el desprecio hacia todo aquel que no fuese judío, los gentiles eran tenidos como perros, animales inmundos. Los consideraban ajenos a los pactos y, por tanto, eran incapaces de comprender que Dios les enviara un mensajero. Todos se habían olvidado de Jonás y Nahúm. El odio se desató y no era conveniente, según su opinión, que siguiera viviendo (v. 22). El tumulto se manifestaba de nuevo con grandes gritos, mientras arrojaban sus túnicas y tiraban polvo al aire como expresión de rechazo al apóstol y su mensaje (v. 23).

Ante el tribuno. Los romanos intervinieron introduciéndolo en la fortaleza. Acaso, pensaba el tribuno, viendo la reacción del pueblo y tal vez no entendiendo claramente lo que Pablo había estado diciendo, que pudiera tratarse de la reacción a una grave ofensa que había enfurecido a la multitud. Examinar a un reo con azotes era literalmente darle una tremenda paliza con látigos mientras se le formulaban preguntas para aclarar su situación. Al ser atado, como ciudadano romano reclamó sus derechos (vv. 25-26). Aquel preso era superior al tribuno, porque era ciudadano romano por nacimiento y no por compra (v. 28). Ante su condición personal el tormento quedó suspendido (v. 29).

Aplicación

El sufrir por Cristo es algo a lo que todos debemos estar dispuestos (1 P. 2:20-21), pero, en ningún modo ha de buscarse como manifestación de espiritualidad. El cristiano debe cuidar su cuerpo como instrumento de trabajo para el Señor y templo del Espíritu Santo. Cuando sea necesario podrá ejercer sus derechos legales para defenderse de los malos tratos. La obra no necesita solo mártires, sino creyentes en las mejores condiciones para ser testigos de Cristo por el mayor tiempo posible.

Oración: Señor, líbrame de la tentación de buscar en el martirio mi gloria personal y ayúdame a vivir como fiel testigo tuyo en medio de las adversidades.

Por : Samuel Pérez Millos

Sábado 10 DE FEBRERO DE 2024

Ante sus acusadores

Hechos 22:30-23:11

Pablo habla sido miembro del sanedrín y votó que se apedreara a Esteban, por el delito de ser cristiano. Ahora comparece ante el tribunal, no como juez, sino como acusado.

Exposición

Comparecencia. Los judíos tenían que sentir una profunda vergüenza mezclada con ira cuando comprobaron que el poder romano tenía atribuciones para convocar al sanedrín. Ante ellos Pablo es presentado como un acusado, pero no como un hombre peligroso, por eso compareció sin cadenas (v. 30). No era un hombre inculto, sino alguien que conocía la ley y sabía los problemas del concilio. No le podían acusar de pecado alguno por el que debía ser juzgado, sino que su vida discurría fielmente delante de Dios (v. 1). La reacción infame del sumo sacerdote, quien ordenó que le golpeasen en la boca, quebrantaba la ley mandando castigar al acusado sin oír su defensa. (v. 2). Pablo usó un lenguaje profético llamándole pared blanqueada, una frase semejante a la de Cristo (Mt. 23:27).

Estrategia. Conocedor de la composición del concilio actuó en consecuencia. Los saduceos, negaban la resurrección, mientras que el otro grupo de fariseos la afirmaban. Pablo se identifica como fariseo y afirma que es por creer en la resurrección de los muertos que se le estaba juzgando, ya que él predicaba a Cristo muerto y resucitado. (vv. 3-6). Esto dividió al concilio, produciendo un serio enfrentamiento entre los dos grupos, así que algunos de los acusadores se convirtieron en defensores (vv. 7-9).

Provisión. Otra vez Pablo estaba en peligro, pero la provisión de aliento y confianza vino del Señor: Anímate, Pablo… (23:11). Esto sostendrá al apóstol en los sufrimientos, y pruebas que le iban a sobrevenir.

Aplicación

El Señor sabe alentar en cada momento a los suyos que confrontan pruebas. Estas se producen siempre por permisión divina y tienen un propósito saludable en la vida del creyente (Stg. 1:2-3). En el momento del conflicto Dios provee de aliento, como hizo con Elías (1 R. 19:9, 13ss.), y con el mismo Señor (Lc. 22:43). El Señor no permitirá una prueba superior a las fuerzas de que él provea (1 Co. 10:13).

Reflexión: No hay promesa de que la prueba sea retirada, pero sí de provisión de gracia para soportarla. (Sal. 55:22)

Por : Samuel Pérez Millos

Domingo 11 DE FEBRERO DE 2024

El complot contra Pablo

Hechos 23:12-22

El odio contra el apóstol se mantenía. Un grupo de fanáticos religiosos se juramenta para darle muerte. No importaba para ellos el mandamiento de no matarás, el resentimiento podía más que la obediencia, en ello afirmaban ser hijos del maligno.

Exposición

La conspiración. Un juramento impío vinculaba a los enemigos de Pablo, que habían tramado un complot para darle muerte, totalmente prohibido por la ley (v. 22; Ex. 20:13). El número de los conspiradores era de más de cuarenta. Pero la impiedad de los sacerdotes y los líderes del pueblo era aún mayor, al recibir sin actuar el testimonio de homicidio (vv. 12-14). El plan de los conspiradores estaba bien elaborado. Debían convencer al tribuno que llevase a Pablo al concilio con el pretexto de aclarar alguna cosa, mientras se disponía la emboscada para matarle en el camino (v. 15).

La protección divina. En esta ocasión vino por medio del sobrino de Pablo, hijo de su hermana. Solo aquí se hace mención de sus parientes próximos. No es posible saber cómo tuvo acceso a los planes de los conjurados, pero, lo importante es que dio aviso al apóstol. Conducido al tribuno conversó a solas con él y le informó de lo que tramaban los conjurados. El informante fue despedido por el tribuno que demandó de él silencio sobre todo aquello.

Aplicación

Los planes de Dios no pueden ser frustrados por los hombres. El Señor había determinado que el apóstol predicase el evangelio en Roma y nadie podría impedir el cumplimiento de esa decisión. Dios es soberano, quiere decir que tiene en su mano el control de cuanto sea preciso para que se cumpla su propósito. Esto debiera hacernos sentir seguros ante cualquier situación por adversa que pueda parecernos. él cumplirá fielmente su promesa de compañía y aliento en cada momento de necesidad. Pone a sus ángeles al servicio de los santos para que, como dice el Salmo: Te guarden en todos tus caminos. Solo tenemos que clamar y oirá nuestra súplica. Su promesa es cierta: con él estaré yo en la angustia. Acaso hoy tengamos que afrontar tristezas, verter lágrimas o sentir angustia, pero la fe hace que nuestra mano se extienda y sienta que está siendo tomada por la mano de Jesús.

Reflexión: Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro. (Sal. 91:4)

Por : Samuel Pérez Millos

Lunes 12 DE FEBRERO DE 2024

Prisionero en Cesarea

Hechos 23:23-35

El párrafo abre la puerta del camino que llevará a Pablo hasta Roma. De Jerusalén es llevado a Cesarea, residencia del gobernador romano Félix.

Exposición

Escolta y carta. El tribuno dispuso de los recursos militares para que el preso fuese llevado con toda seguridad al gobernador. Era una fuerza enorme para la custodia de un solo hombre: Dos centuriones, doscientos soldados, setenta jinetes y doscientos lanceros. Debía salir a la hora tercera de la noche, aproximadamente las nueve de hoy (v. 23). El objetivo del traslado era llevarlo a salvo al gobernador de Judea (vv. 23-24). Con el prisionero iba también una carta de presentación, remitida por el tribuno Claudio Lisias, de procedencia helena. Una afirmación poco veraz indica al gobernador que al saber que Pablo era ciudadano romano acudió en su defensa, cuando realmente ni siquiera sabía quién era realmente. La acusación se establecía como por cuestiones religiosas, pero no había razón alguna para su muerte o prisión. Le informa también que la causa de enviarlo al gobernador eran las asechanzas de los judíos (vv. 27-29).

Pablo en Cesarea. Desplazándose de noche llegaron a Antípatris, la mitad del recorrido donde había un destacamento romano. Los soldados de a pie regresaron a Jerusalén y fue escoltado luego por el destacamento de caballería (v. 32). Pablo fue presentado a Félix, que tenía jurisdicción sobre el problema si el acusado era de una provincia romana (v. 34). Allí quedó custodiado en el pretorio, lugar de la guardia en el palacio de Herodes I el Grande, donde el procurador residía (v. 35).

Aplicación

El programa de Dios se va cumpliendo. El apóstol no se había interesado en hacer amistad con los grandes de este mundo y, sin embargo, Dios le daba oportunidades, en medio de sus padecimientos, para testificar de Jesucristo, delante de reyes y gobernadores. Nadie alcanzaría a Félix con el mensaje del evangelio de otro modo más que por medio del prisionero que le había sido enviado desde Jerusalén. No siempre podremos entender la razón de las pruebas, pero sabemos que Dios las permite por alguna razón, que siendo suya, siempre será incomprensible para el hombre.

Reflexión: En el día de mi angustia te llamaré, porque tú me respondes. (Sal. 87:7)

Por : Samuel Pérez Millos

Martes 13 DE FEBRERO DE 2024

Pablo ante Félix

Hechos 24:1-21

Los judíos iban a presentar, una acusación formal contra Pablo). La contratación de un orador profesional para ayudarles en esta tarea, señala la intención de conseguir una sentencia condenatoria contra él.

Exposición

Urgencia y presentación. Tan solo cinco días después ya estaban en Cesarea para acusar al apóstol. Probablemente los acusadores eran saduceos, a los que pertenecía el sumo sacerdote Ananías (v. 1). La acusación era dirigida por Tértulo, posiblemente un abogado de Cesarea que contrataron para esto. Podría muy bien ser uno de los judíos helenistas, verdaderos enemigos de Pablo. Comienza con la adulación al gobernador. propia del estilo de entonces, reconociéndole como prudente y bueno, que no deja de ser una hipocresía semejante a la de los principales en la acusación contra Cristo. Estaban dispuestos a cualquier cosa con tal de verse libres de Pablo (vv. 2-4).

Acusación y defensa. Comienza por presentar al acusado calificándolo de plaga social, promotor de sediciones, castigado en la ley romana (Hch. 19:20). El crimen cometido era intento de profanar el templo, persistiendo en mantener la falsedad de la acusación de los griegos, aunque aquí se le inculpa no por haberlo hecho sino de intentarlo. Los judíos confirmaban la mentira. Como hijos de Satanás hablaban mentira como él (Jn. 8:44 Como tales hijos tenían el mismo espíritu homicida que su padre espiritual (vv. 5-9). La defensa de Pablo comienza por referirse al breve tiempo que había estado en Jerusalén, que Félix podía comprobar. Nadie podía culparle de provocar ningún incidente social (v. 12). La verdadera causa de la acusación era el testimonio del evangelio (vv. 14-16). Las auténticas razones de su visita a Jerusalén no eran las que sus acusadores pretendían, sino Las de hacer limosnas, y presentar ofrendas. Ninguno de los judíos podía rebatir estas palabras (vv. 17-21).

Aplicación

El cristiano debe sentir como un privilegio la comparecencia ante los tribunales como acusado por causa de Cristo y no por mal comportamiento (1 P. 3:20). Es entonces cuando, según la promesa. el Espíritu le dará palabras apropiadas para su defensa (Mt. 10:19-20).

Oración: Señor, permíteme que hable siempre con denuedo tu palabra.

Por : Samuel Pérez Millos

Miércoles 14 DE FEBRERO DE 2024

La prisión en Cesarea

Hechos 24:22-27

La fe cristiana comenzaba a alcanzar a los responsables de altos cargos en el Imperio Romano. Uno era Félix, que en varias ocasiones dialogó con Pablo.

Exposición

La justicia romana en acción. El gobernador debía haber soltado inmediatamente a un ciudadano romano al que habían acusado injustamente, sin embargo, comienzan aquí las dilaciones de Félix. Buen conocedor de judíos y cristianos, quiso usar a Pablo en sus intrigas políticas (v. 22). Este quedó bajo la custodia de un centurión, pero podía ordenar su vida como mejor le pareciera; los amigos podían visitarle libremente y proveerle de todo lo necesario (v. 23). Drusila la esposa de Félix era judía de religión, por lo que podía ayudar a su marido en asuntos propios de los judíos, con ella visitó a Pablo quien le predicó el evangelio (v. 24). Es sorprendente apreciar el espanto del gobernador sobre lo que el apóstol le habló. Había sido convencido de pecado, pero no se dice lo mismo de su esposa, que era hija de Herodes Antipas I, el que mandó degollar a Juan el Bautista. Lo que espantó a Félix fue la comparecencia ante la justicia de Dios y el dominio propio (v. 25).

Intereses oscuros. La justicia romana, estaba sujeta al capricho del gobernador y se demoraba hasta que tuviese tiempo. Pero, la mentalidad del gobernador se hallaba sujeta a las costumbres corrompidas de su sociedad. Pensaba que Pablo podría aportarle dinero como soborno para que le diese la libertad (v. 26). Al cabo de dos años fue sustituido en su cargo por Poncio Festo, y queriendo Félix congraciarse con los judíos dejó preso a Pablo, ya que las acusaciones de ellos ante Roma, fue la causa de esa sustitución. Para prevenir sus problemas quebrantó la justicia favoreciendo a los que querían matar a Pablo (v. 27).

Aplicación

Pablo predicaba el evangelio que proclamaba tanto la salvación por gracia como el compromiso del cristiano con Cristo. Esto puede causar conmoción en los incrédulos porque les revela su propia condición. El compromiso personal debe ser predicado junto con la salvación, si queremos cumplir el mandato de hacer discípulos (Lc. 14:25-33). El evangelio es un mensaje que además de salvos, hace también santos.

Reflexión: La evidencia del nuevo nacimiento está ligada a la santidad de vida.

Por : Samuel Pérez Millos

Jueves 15 DE FEBRERO DE 2024

Pablo apela a César

Hechos, 25:1 -1 2

Pablo estaba preso en Cesarea después de dos años. Festo, el nuevo gobernador, no conocía bien los entresijos del judaísmo, pero debía visitar la capital del judaísmo.

Exposición

La visita del gobernador. Una vez asumido el gobierno de la provincia subió a Jerusalén (v. 1). El encuentro con los enemigos de Pablo se produjo inmediatamente, acusando al apóstol. Astutamente piden que le hiciese venir a Jerusalén, no para que se defendiese ante ellos, sino porque le habían preparado una celada para darle muerte (v. 3). Festo respondió que Pablo estaba custodiado y no había razón para trasladarlo como pedían, señalándoles el tribunal romano en Cesarea como apropiado para juzgar al acusado (vv. 4-5).

Pablo ante el tribunal romano. Un nuevo juicio comienza contra Pablo que fue traído ante el gobernador. Los acusadores no podían probar sus acusaciones (v. 7). Su defensa está resumida: No había cometido ninguna transgresión contra la ley de los judíos; no había cometido ninguna acción contra el templo; no había cometido ninguna transgresión contra el César (v.8). Festo, lo mismo que Félix, tenía mucho más interés en mantener una buena relación con los judíos que en el ejercicio de la justicia. La propuesta de subir a Jerusalén, como los judíos querían, le fue consultada a Pablo, que la rechazó de inmediato, poniendo de manifiesto su inocencia y afirmando que estaba ante el tribunal correcto (vv. 9-10). No quedándole otra vía, usó la que era un derecho romano y así lo ejercía, apeló a César (v. 11). La sentencia del tribunal romano fue clara: A Cesar irás (v. 12). El César a quien Pablo apelaba era Nerón.

Aplicación

El pasaje destaca el cumplimiento del propósito divino. Tiempo antes, en Damasco había dicho a Ananías que Saulo era instrumento escogido… (Hch. 9:15-16). Pese a los esfuerzos de muchos, el propósito de Dios se estaba cumpliendo. La Escritura nos dice hoy: El Señor cumplirá su propósito en mi (Sal. 138:8). No dudemos que esto será así con cada uno. Mientras haya algo que cumplir de ese propósito, la protección divina estará a nuestro lado, y una vez concluida la tarea, seremos recogidos por él, para estar siempre con Jesús.

Oración: Señor, ayúdame a creer que tienes un propósito para mí, que será cumplido.

Por : Samuel Pérez Millos

Viernes 16 DE FEBRERO DE 2024

La visita de Herodes Agripa

Hechos 25:13-27

La presencia del nuevo gobernador de Judea llevó a Herodes Agripa II, a que junto con su hermana Berenice, fuesen a Cesarea, donde residía Festo, para saludarle.

Exposición

Una visita protocolaria. El rey era hijo de Herodes, Agripa I (Hch. 12). Había de heredar los territorios de su abuelo Herodes el Grande, pero solo tuvo el territorio de Chalcis. Más tarde se convirtió en rey de la tetrarquía de Filipo al este del mar de Galilea. Nerón añadió otras ciudades al norte de Judea. Tenía el privilegio de nombrar al sumo sacerdote de Jerusalén. Berenice era la hija mayor de Herodes, Agripa I, por tanto, su hermana, viviendo en vergonzosa intimidad con él. El motivo de la visita fue saludar a Festo (v. 13). La estancia duró varios días, y hubo ocasión de hablar de Pablo, informándole que le acusaban los judíos, y era la razón de por qué estaba preso. Ante el interés de Agripa, se convocó una audiencia en la que Pablo compareció (vv. 14-22).

Las razones de la comparecencia. Luego de una entrada pomposa del rey y Berenice, Festo recordó ante todos los presentes que los judíos pedían la muerte de Pablo. Reconociendo su poco conocimiento sobre un asunto religioso, traía ante ellos al preso para que le aconsejasen qué decir al César en la carta de presentación que acompañaría a Pablo a Roma. Festo indica que ninguna cosa digna de muerte encontró en él, pero como había apelado a Augusto César, había determinado enviarle. Agripa como experto en temas de los judíos, le ayudaría a redactar su carta.

Aplicación

El camino determinado por Dios, nos permite, a veces, pasar por el valle de sombra de muerte, pero en esas circunstancias sigue estando a nuestro lado. Será, a ojos humanos, un camino difícil, pero en él se cumple la voluntad permisiva de Dios. En ocasiones difíciles quisiéramos hacer prevalecer nuestro camino, pero Dios lleva siempre a cabo el suyo. No cerremos la reconfortante experiencia de sentir cómo conduce el camino conforme a su voluntad. Disfrutemos el presente como una manifestación de él, y miremos al futuro como una etapa nueva, llena de consuelo y amor, sabiendo que en ella Dios está llevando a término su propósito.

Oración: Gracias, Señor, porque en cada momento del camino está tu presencia.

Por : Samuel Pérez Millos

Sábado 17 DE FEBRERO DE 2024

Pablo ante un rey judío

Hechos 26:1-18

Agripa no era judío, sino idumeo. La pugna entre los dos pueblos fue continua, hasta que los idumeos fueron incorporados a los judíos, obligándolos a circuncidarse y declararse como tales. Por esto Agripa conocía bien las interioridades religiosas judías.

Exposición

La defensa ante Agripa. Agripa autoriza a Pablo para que inicie su defensa, quien se sentía dichoso en poder hablar de algo que el rey entendía bien, ya que conocía las costumbres y cuestiones entre los judíos (vv. 1-2). Su vida era conocida de todos, y su educación fue conforme a la más rigurosa secta de la religión judía, la de los fariseos (vv. 3-5). La razón de la acusación de los judíos contra él era a causa de fe en la resurrección de los muertos y de la manifestación del Mesías. Los fariseos creían en la resurrección, pero acusaban a Pablo de hereje por predicar la evidencia de esa doctrina en la resurrección de Jesús (vv. 6-7). Rodeado de incrédulos que negaban la resurrección apela a Agripa que no la consideraba increíble (v. 8). Las consecuencias del fanatismo religioso se manifestaban en su persecución contra los cristianos (vv. 9-11). Pasa a relatarle el encuentro con el Señor resucitado en el camino a Damasco. Este es el tercer testimonio de su conversión (9:1-9, 22:5-10). La respuesta que recibió a la pregunta de quién era el que se manifestó rodeado de gloria, le hizo entender tres cosas: que Jesús había resucitado; que era el Señor; y que los cristianos formaban una unidad con él (vv. 14-15). Inmediatamente testifica de la comisión recibida del Señor para un ministerio de proclamación del evangelio que redundaría en la salvación de muchos gentiles (v. 16-18).

Aplicación

Es interesante notar que los enemigos del evangelio conocían la doctrina de la resurrección aceptándola como bíblica, pero no estaban dispuestos a admitirla porque era contraria a sus intereses y deseos. La Biblia puede convertirse en una fuente de conocimiento intelectual, pero no de norma de vida, especialmente cuando afecta a tradiciones adquiridas a las que se les da carácter de doctrina. Solo puede mantenerse y defenderse lo que se ajusta a la palabra.

Reflexión: Que podamos decir al Señor: por el camino de tus mandamientos correré. (Sal. 119:32)

Por : Samuel Pérez Millos

Domingo 18 DE FEBRERO DE 2024

Concluyendo la defensa

Hechos 26:19-32

Sigue la defensa de Pablo ante Agripa. Esta segunda parte se hace mas personal e incluso llama al rey a una respuesta a la verdad del evangelio.

Exposición

La obediencia de Pablo. Dios le había hecho obediente a su voluntad (v. 19). Comenzó su misión predicando en Damasco, si mismo lugar donde había sido alcanzado por la gracia. El mensa» es idéntico para judíos y gentiles, llamando al arrepentimiento. Este cambio de mentalidad se produce por la acción de la gracia, y la salvación lleva consigo el arrepentimiento, aunque se exige solo la fe en Cristo (Hch. 16:31). La fe conduce a obras que expresan la realidad de la salvación (v. 20). Por predicar la verdad bíblica, estuvieron a punto de darle muerte (y. 21). La fidelidad de Dios se manifestó librándole de esa situación. El evangelio que proclamaba presenta la muerte y resurrección de Cristo, como único camino de salvación (vv. 22-23).

La reacción al discurso de Pablo. Festo, le tildó de loco, y dijo que las muchas letras, en referencia a la exposición argumental de la Escritura, le habían enloquecido (v. 24). Pablo reaccionó a la acusación del gobernador negando que estuviese loco y apelando al rey Agripa, quien conocía el testimonio de los cristianos tocante a la resurrección de Cristo. La vida y obra del Señor no ocurrió en algún rincón sino ante todos (vv. 25-26) Si Festo no creía en los profetas, Agripa era considerado como creyente en las profecías que habían anunciado a Cristo (v. 27). El rey fue colocado en un serio dilema, respondiendo con una ambigua frase en la que consideraba poco lo dicho por Pablo para que se hiciese cristiano (v. 28). La conclusión. La conclusión del tribunal fue unánime, no había delito alguno para mantenerle prisionero (vv. 30-31). Sin embargo, habiendo apelado a César quedaría en esa situación hasta ser enviado a Roma (v. 32).

Aplicación

La fe en Cristo produce vidas consecuentes, dignas de arrepentimiento. Quien no vive conforme a la renovación espiritual, no es un buen testigo del cambio que la regeneración produce en el creyente. Hay algunos que han sido convencidos. pero no son convertidos. El testimonio no es solo hablar de Cristo, sino esencialmente vivir a Cristo.

Reflexión: ¿Está el mundo viendo a Cristo en mi vida personal?

Por : Samuel Pérez Millos

Lunes 19 DE FEBRERO DE 2024

Comienzo del viaje a Roma

Hechos 27:1 -12

Conforme al propósito del Señor, el evangelio, por medio de Pablo, debía llegar incluso a la casa del César y algunos serían alcanzados por la predicación de Pablo (Fil. 4:22). Comienza aquí el relato de ese difícil viaje.

Exposición

La partida. En compañía de otros presos, Pablo tenía que ser llevado ante César. El viaje se haría en gran parte por mar. Todos los presos se encomendaron a la custodia de un centurión de nombre Julio. Lucas acompañaba a Pablo como se aprecia por el uso del pronombre personal en plural (v. 1). La nave que los transportaba era de Adramitio, un puerto de Misia al sureste de Troas. La navegación sería lenta porque estaba programada para tocar varios puertos. Aristarco, de Tesalónica era otro de los compañeros de Pablo (v. 2). Pablo había sido encomendado al centurión como preso, pero fue tratado por él como amigo, permitiendo que visitase a sus amigos en Sidón (v. 3). Se hace notar que los vientos eran contrarios al rumbo de la navegación, por lo que buscaban la protección de las islas en la ruta. Se describe los lugares por los que pasaban. El centurión localizó allí una nave cuyo destino era Italia. Transportaba un cargamento de trigo. El piloto de la nave creía que podía hacer la travesía completa hasta Roma antes de que el invierno impidiera la navegación (v. 6). El viento adverso hacía una navegación despacio por muchos días, pero por fin llegaron a Buenos Puertos, que no era adecuado para invernar (v. 8).

La advertencia de Pablo. Era un experto conocedor de esos mares y sabía de la peligrosidad de ellos en invierno. Por revelación Pablo da un mensaje profético de lo que ocurriría si seguía la navegación, que habría grandes pérdidas y riesgo para las vidas, pero el centurión creía más a un marino que a un preso. Por lo que se hicieron a la mar (vv. 9-12).

Aplicación

En el ejemplo del relato histórico, cabe hacer una aplicación de la actuación de un líder bíblico. En la obra ha de manifestar descanso y confianza en Dios. El que guía a los creyentes ha de prestar atención a los peligros que sobrevienen, advirtiéndolos antes que se produzcan. Muchos fracasos en las iglesias obedecen a la falta de visión de sus líderes.

Reflexión: Que Dios nos dé la bendición de seguir las pisadas del Maestro.

Por : Samuel Pérez Millos

Martes 20 DE FEBRERO DE 2024

La tempestad

Hechos 27:13-26

Hubiera sido mejor atender los consejos de Pablo que los de los expertos marinos. El relato detalla la situación que se produjo en la nave a causa de una tempestad.

Exposición

El detalle. Una brisa suave del sur hizo pensar a la tripulación que Pablo se había equivocado al anunciar el desastre que iba a producirse (v. 13). Poco después la brisa se convirtió en vendaval. Un viento impetuoso del Nordeste llevaba la nave en otra dirección (vv. 13-14). La nave salió de su ruta, quedando como un juguete a merced del viento (v. 15). La violencia del temporal era tan grande que tuvieron que recoger del mar el pequeño bote que remolcaba la nave (v. 16). Las olas amenazaban con partir la nave, por lo que tuvieron que reforzarla con cuerdas, y bajaron las velas por temor a ser llevados a los bancos de arena entre Cartago y Cirenaica (v. 17). Combatidos por el temporal, comenzaron a arrojar al mar objetos de la nave, porque, sin duda, el agua entraba en el barco y había que darle más flotabilidad. Tres días después lanzaban también los útiles de navegación, perdida toda esperanza lo único necesario era mantenerse a flote (vv. 18-19).

La intervención de Pablo. La esperanza de salvarse se había perdido. Ninguno de los que estaban a bordo había comido. En esa situación el apóstol pronuncia unas palabras de ánimo, que descansaban en la seguridad que el ángel, enviado por Dios, le había comunicado, que no moriría nadie y que tan solo la nave se perdería (vv. 21-23). Al tiempo que le confirmaba que el propósito divino para él es que compareciese ante César, y le confirmaba la respuesta de intercesión a la oración por todos los que iban en la nave, por lo que tendría que encallar en alguna isla (vv. 24-26).

Aplicación

Pablo había experimentado en su vida el cuidado divino y ahora. en medio de un grave peligro, descansaba en las promesas del Señor. El creyente puede contar con la fidelidad de quien no duerme, sino que cuida siempre de los suyos (Sal. 121:3). El hijo de Dios nunca está solo en medio de las pruebas, sino que Dios está a su lado (Sal. 91:15). Podrá ocurrir que esté en una situación que humanamente hablando sea desesperada, pero ahí está también el Señor (Sal. 23:4).

Oración: Gracias, Señor, porque en los momentos más difíciles estás a mi lado.

Por : Samuel Pérez Millos

Miércoles 21 DE FEBRERO DE 2024

El naufragio

Hechos 27:27-44

En la situación desesperada en que se encontraban los que iban en la nave, solo Pablo conservaba el ánimo descansando en la promesa del Señor.

Exposición

Aproximándose a tierra. Catorce días en medio del temporal destrozaba el ánimo de cualquier persona. Pero, fue entonces que los marineros sospecharon que estaban cerca de tierra (v. 27). Lo comprobaron por medio de una sonda, que iba dando cada vez menos profundidad en el mar (v. 28). El temor, en una noche oscura, es que no vieran los escollos que podía haber en la costa, por tanto, soltaron las anclas para inmovilizar el barco (v. 29). Los marineros procuraban salvarse, abandonando la nave, escapando en la barca auxiliar. Pablo percibió esa intención y advirtió al centurión que, si abandonaban la nave, nadie se salvaría, por lo que cortando las amarras dejaron que el bote se perdiera (vv. 30-32). Nuevamente el apóstol alentó a que recuperasen fuerzas para el desenlace final, todos los que las habían perdido por un largo ayuno, dándoles ejemplo él mismo, que partió pan, dio gracias y comenzó a comer, siendo imitado por todos (vv. 33-37).

Naufragio controlado. La nave fue totalmente aligerada de carga para elevar su flotación. Todo el trigo fue arrojado al mar. La playa, que ya divisaban, era el mejor lugar para varar la nave (vv. 38-39). Iniciaron una maniobra de aproximación, pero solo consiguieron que la nave encallada e inmóvil se fuera abriendo por los golpes de mar que recibía. Los soldados querían matar a los prisioneros para evitar que huyesen, con lo que también corría peligro la vida de Pablo, pero Dios había determinado su salvación, con lo que el centurión impidió que lo hiciesen y permitió que todos, arrojándose al mar, con o sin ayuda alcanzasen la playa (vv. 40-44).

Aplicación

Nuevamente podemos encontrar algunas aplicaciones para un líder bíblico. Quien está en esa condición se ocupa de las necesidades de los demás: orando, y dando ejemplo, como hizo Pablo. Crea también tranquilidad en el entorno, cuando hay que afrontar situaciones difíciles, no es ciego a los peligros, pero genera tranquilidad. Recuerda siempre las promesas de Dios y descansa plenamente en ellas.

Reflexión: La iglesia necesita este tipo de liderazgo para ser conducida en tranquilidad y seguridad.

Por : Samuel Pérez Millos