El camino nuevo y vivo

(Hebreos 10:20)

Por corta y sencilla que sea la consideración de un pasaje del Evangelio, puede decidir el acontecimiento más importante de tu vida, pues en la fuerza santa de sus palabras llegarás siempre a la presencia del Señor, quién, de una manera amorosa, pero inflexible, te amonesta a que abandones el espacioso camino cuyo fin es perdición y aceptes la senda de la vida. Así contemplamos con tristeza la indecisión y apego a lo suyo del joven rico (Mateo 19: 21, 22) cuando el Señor le dijo: ven, sígueme, y la profunda interrogación de sus primeros discípulos al preguntarles: “¿Queréis vosotros iros también?” “Señor, ¿a quién iremos?”, contestaron, “Tú solo…” (Juan 6:67,68).

No es nuestro propósito hablar ni discurrir sobre la horrible tenebrosidad que se descubre a lo largo de la senda de perdición, que, por otra parte, ya te es conocida por dolorosa y falsa. La insensatez del rico que amontonaba tesoros y cosechas en la misma víspera de su muerte (Lucas 12:19,20); el desgraciado abandono de aquella pobre mujer que tenía que ser apedreada (Juan 8:5); la hipocresía de los fariseos (Juan 8:5,6); la corrupción de Lázaro (Juan 11:39) y otros ejemplos que podríamos entresacar de los Evangelios te hablan con elocuencia del infortunio del hombre, el cual, en la desdichada consecuencia del pecado, apura dolor y mentira hasta bajar a la sepultura, de la que nada sabe. Pero tú, vuelve los ojos al camino nuevo y vivo, para que puedas comparar su novedad y su vida con la caducidad de la carne acompañada siempre cabo y de la muerte (Rom. 6:23). Escucha al Maestro, que, arrebatado de santo entusiasmo, muestra el término de ese camino que se extiende a lo largo de sus palabras, de su cuerpo sin pecado y de la Cruz, “Mirad las aves del cielo que no siembran ni siegan y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No soy vosotros muchos mejores que ellas? (Mateo 6:26)

Es un conocimiento bienaventurado saber que tienes un Padre en el cielo que no mira según los hombres, sino que es movido de su misericordia y de su inmutable verdad. ¡Que sencilla las palabras de Jesús, y, sin embargo, cuánto te dicen! Sales al campo a pasear y distraído pisas hierbas y florecillas, sin preocuparte de quién las viste. Son “tus pies presurosos para correr al mal” (Prov. 6:18) los que destruyen obra tan sublime, y Dios te lo consiente, porque “eres mucho mejor que ellas”. ¿Por qué eres mejor? Pues porque las flores del campo y las aves del cielo nunca costaron la vida que Jesús ofreció en la cruz; pero tú, si. ¿Has comprendido? ¿Es nuevo el camino para ti?

Acaso te sea difícil creer que seas más que los lirios y los gorriones pues los unos son mejor vestidos (Mateo 6:29) y los otros vuelan más altos, mientras tú estás desnudo (Apoc. 3:17) y en lugar de cantar lloras. Pero Jesús sale al paso otra vez para ayudarte a decidir. ¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios? (Juan 11:40)

Por : Juan Solé

Publicado en marzo de 1945 revista “El Camino”

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continua navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies