Reseñas 297

Josué

Comentario expositivo y práctico de toda la Biblia

Autor : Matthew Henry.
Publicado por : Editorial Peregrino. Moral de Calatrava, 2020.
Reseña por : David Vergara

Desde el libro de Josué hasta Ester, se contiene la historia de Israel en sus inicios, detallada cuando los acontecimientos estaban en la memoria reciente como nación y en su tradición oral. Como explica Henry, en el caso de Josué como general de los ejércitos, contemplamos la entrada y conquistas en Canaán, la distribución de la tierra entre las tribus y el asentamiento conforme a la Palabra de Dios, donde se hacen evidentes la providencia y gracia de Dios.

Moisés ha muerto pero la obra de Dios debe continuar, “el llanto no debe obstaculizar la siembra… Moisés ha muerto, pero Dios el Señor no, él vive para siempre” (pág. 52). Los hombres que nos dejan deben servirnos de estímulo para imitarles y ser más diligentes en la labor a desarrollar, cada generación debe terminar lo que la anterior comenzó. La vida de Moisés sirvió como preparación a Josué y al pueblo. Del mismo modo, “la ley es un ayo para llevarnos a Cristo (Gá. 3:24); la muerte de Moisés abrió camino a Josué; así hemos muerto a la ley, nuestro primer marido, para desposarnos con Cristo” (Ro. 7:4, pág. 53). Josué es un tipo de Cristo y por tanto, las jornadas de su vida se convierte en un relato apasionante con aquellas conquistas llenas de victorias y fracasos, pero donde finalmente Dios y sus promesas les permitieron alcanzar y establecerse en la tierra de reposo, como haremos nosotros siendo peregrinos hasta llegar al hogar celestial.

Josué es un libro donde la presencia de Dios se hace patente a cada paso con el fin de avanzar en cada jornada y conquista; sin Dios, todo se desmorona, con él, la victoria es segura. La realidad era que el Señor había entregado la tierra en sus manos, pero el pueblo tenía que ser consecuente en obediencia a su Señor con fe y valentía, así “los temores de los pecadores son, a veces, presagios seguros de sus caídas. Si resistimos a nuestros enemigos espirituales, estos huirán delante de nosotros (Stg. 4:7), lo cual nos animará a esperar que, a su debido tiempo, seremos más que vencedores” (Ro. 8:37, pág. 80).

Tierra y parentela, posesión y herencia, algo demasiado valioso como para contemporizar y vivir relajadamente. Dios ya había advertido al pueblo de lo que significaría dejar de lado sus obligaciones desobedeciendo y el libro de Josué también lo relata a causa del pecado de Acán. Los cananeos y sus prácticas tampoco debían debilitarles con su seducción, era preciso un pueblo íntegro y esto también es una llamada de atención para la Iglesia de hoy. Hasta Josué Israel había sido liberado de la esclavitud, ahora tocaba disfrutar de la bendición. Del mismo modo, hemos sido libertados de la esclavitud del pecado como ejemplifica Henry, y ha llegado el momento de vivir conforme a nuestro llamamiento y herencia, tomar posesión de aquello que nuestro Dios ha preparado de antemano. El Mar Rojo fue una salida, el Jordán, una entrada, dejamos una vida anterior, y vivimos una nueva vida en Cristo nuestro capitán y Salvador.

Deseamos que este comentario bíblico excepcional sirva de estímulo a todo el pueblo de Dios porque su lectura es de mucha edificación.

La Navidad de Jesús

Explora el increíble plan de Dios para la Navidad

Autora : Barbara Reaoch.
Publicado por : Andamio Kids. Andamio Editorial. Barcelona, 2020.
Reseña por : David Vergara

Este libro es un conjunto de devocionales para todas las edades, ideal para hacer en familia como devocional de Adviento. Se trata de un trabajo lleno de creatividad tanto en su presentación tan atractiva, como en su desarrollo por medio de una estructura muy fácil de memorizar.

Nos encontramos ante un reto, donde conviene prepararnos delante de Dios desde nuestro corazón con sencillez, esperando a que hable a toda la familia. La oración antes de empezar es fundamental, rogando sabiduría a la hora de entablar el diálogo ante las preguntas que se plantean.

La estructura de cada devocional es la misma, son cuatro secciones: Explora, Explica, Participa e Implícate para terminar con un recuadro donde se dan ideas para dibujar y colorear con el fin de incentivar la imaginación.

En la sección de “Explora”, hay que leer juntos el pasaje bíblico y contestar a algunas preguntas clave. Después en la parte de “Explica” se dará una breve explicación junto a las mentiras de la serpiente que deberán ser refutadas con la verdad de Jesús, esto irá entrelazando los distintos devocionales con el paso del tiempo. En “Participa”, llegaremos a la aplicación mediante preguntas, así los más jóvenes encontrarán sentido al texto bíblico. Por último, en “Implícate”, hay una pequeña oración en sintonía con la lección principal del pasaje bíblico. De este modo, todo cobra sentido y de alguna manera da una sensación de llegar a la meta de una forma completa, dejando que Dios nos hable por medio de su Espíritu.

Esta idea es muy original y necesaria, se trata de un material excepcional para las familias con hijos pequeños o jóvenes que merece la pena utilizar.

Construir Puentes

La Apologética cristiana eficaz, Proyecto Ágora

Autor : Alister McGrath.
Publicado por : Andamio Editorial. Barcelona, 2020.
Reseña por : Daniel Benítez Vega

“…una cosa está clara: la idea de que el cristianismo está obsoleto, se ha vuelto obsoleta… una reliquia de una era pasada…La persona que repite mecánicamente como un loro las proclamas de las generaciones anteriores (“la ciencia ha desbancado al cristianismo” “El cristianismo es irrelevante en un mundo mayor de edad”) se ha quedado atascada en un tiempo que ya quedó atrás.”

Como viene a decirnos el propio Alister McGrath, cualquier crítica al cristianismo se encontrará que sus esfuerzos son bastante inútiles. Según algunos, el ateísmo está en claro retroceso porque ve que sus expectativas no se están cumpliendo. Y los cristianos debemos aprovechar este momento. La lectura, meditación y aplicación del contenido de este libro puede ser una herramienta muy buena para ello. Veamos algunas ideas claves y algunos puntos de valor para animar a su lectura.

OBJETIVO

Como el propio título de la obra indica el autor pretende levantar puentes que nos permitan llegar a las personas a los que queremos impactar con el Evangelio. Para ello es fundamental hallar los puntos “en los que existe separación entre el evangelio y los individuos y comunidades de este mundo e identificar los mejores lugares en los que construir un puente para que se pueda establecer contacto entre ambas partes”. Esos puntos nos permitirán edificar los vínculos necesarios que nos lleven a los incrédulos.

IDEAS CLAVES

La primera idea que el autor enfatiza es que la apologética es tanto una ciencia como un arte. Es una disciplina con un contenido serio en la que hay que trabajar poniendo la teología como su fundamento para poder defender la veracidad del cristianismo. Pero también es un arte que requiere de creatividad para que “la proclamación del Evangelio se combine todo lo estrechamente que sea posible con las necesidades y los intereses de la existencia humana”.

La apologética como “ciencia”, aprovechando el contenido de la teología, nos muestra cuáles son los fundamentos necesarios para construir los puentes (creación, redención, revelación). Después tendremos que identificar los puntos concretos de contacto (anhelos insatisfechos, racionalidad, ordenamiento del mundo, moralidad humana etc).

Posteriormente la apologética como “arte” nos dará herramientas para acercarnos a la realidad de la fe y para identificar los distintos tipos de barreras que se pueden levantar para rechazar el Evangelio. El autor se centra más en las barreras intelectuales para la fe porque si somos capaces de eliminar éstas, las demás irán cayendo con más facilidad allanando así el camino hacia la fe.

PUNTOS DE VALOR

Resumamos algunos puntos de valor destacables de esta obra.

Es un libro PRÁCTICO porque

* nos proporciona una información muy valiosa (cómo abrir camino para la fe);

* nos equipa con herramientas concretas para la tarea apologética (cómo superar las barreras para la fe);

* nos orienta muy bien a la hora de aplicar los contenidos de los puntos de contacto y a trasmitirlos de manera eficaz.

* nos propone preguntas que nos ayudan a “desenmascarar” los verdaderos problemas que impiden acudir al Evangelio;

* nos aporta claves concretas que nos permiten enfocar las conversaciones que podamos tener con personas con cosmovisiones distintas a las nuestras;

* nos orienta con acercamientos muy prácticos, pero bien fundamentados a las principales barreras intelectuales para la fe como pueden ser el sufrimiento, el pluralismo religioso o la resurrección de Cristo;

* nos aconseja cómo introducir material apologético en nuestras predicaciones habituales, previendo dificultades, explicando ideas y conceptos básicos de la fe y reconfortando a los cristianos sobre las credenciales de la misma.

Es un libro ESTIMULANTE porque nos proporciona argumentos serios para creer que la apologética es provechosa, que da resultados. Hay posibilidad cierta de tender puentes reales para llegar a la mente y al corazón de los incrédulos (lo que Alister denomina el paradigma creativo).

En este mismo sentido, el autor es “combativo” porque echa mano de la lógica, de la filosofía para apuntalar argumentos que dejan a las claras lo ilógico de los argumentos de los oponentes al Evangelio, descubriendo al mismo tiempo la incoherencia lógica de algunas de las posturas que se toman a priori en contra de las realidades cristianas, aunque no se las haya estudiado.

Es un libro DESAFIANTE porque nos coloca en la “línea de salida” de una labor que a muchos se nos antoja excesivamente complicada pero que finalmente podrá ser muy bendecida por el Señor a través del Espíritu Santo.

Este desafío tiene que ver también con el hecho de que todas las incursiones que realiza el autor en el campo de la filosofía y de las ciencias hacen que en algunas secciones de la obra se requiera del lector un esfuerzo intelectual importante para poder seguir el hilo de la argumentación. En palabras de pedro deberemos “ceñir los lomos del entendimiento”. No podemos soslayar esta realidad a los futuros lectores, pero esto nos debe animar a seguir adelante porque estamos ante un libro que hace un gran despliegue de erudición y de un conocimiento amplio en distintos campos.

CONCLUSIÓN

Una vez el filo de esta cuña apologética haya penetrado en la ciudadela postmoderna, las pretensiones de veracidad inherentes a la fe cristiana pueden empezar a dejarse sentir y se evidenciará su validez” (pág. 351).

Alister McGrath es realista porque reconoce que la apologética no actúa como una varita mágica que convierte los incrédulos en creyentes con un simple toque. El autor admite que la apologética tiene sus límites, pero también defiende que hay posibilidades reales de tener éxito al compartir el Evangelio de forma eficaz. Esto debe animarnos a la lectura y al compromiso de “crear puentes”.

La Gran Egolatría

Encontrar verdadero significado en una cultura de la autoestima. Proyecto Ágora.

Autor : Glynn Harrison.
Publicado por : Andamio Editorial. Barcelona, 2020.
Reseña por : Alberto Arjona

Glynn Harrison es un conferenciante a nivel internacional sobre temas relacionados con fe cristiana, psicología, neurociencia y psiquiatría, así como con cuestiones que relacionan la cultura y la cosmovisión cristiana”. Así reza la presentación que del autor se hace en la contraportada del libro, a la vez que menciona que fue profesor y jefe del departamento de psiquiatría de la Universidad de Bristol.

Desde las primeras páginas vemos que la intención del libro tiene que ver con una preocupación del autor, apoyada por personas significativas dentro del liderazgo cristiano, sobre una corriente ideológica que, según ellos, se ha colado en la iglesia: el mito de la autoestima.

El verdadero clímax del libro se encuentra en los últimos cuatro capítulos en los que trata, después de poner en claro las consecuencias del pecado, de la acción de la gracia de Dios en la vida del creyente cuando verdaderamente se entiende y se vive la verdadera naturaleza de dicha gracia. Son capítulos liberadores en los que se destruyen falsas ideas que desgraciadamente esclavizan a muchos cristianos sin que sean conscientes de ello. Se acabó el pasarnos la vida valorándonos a nosotros mismos y como consecuencia aceptándonos o rechazándonos. Dios nos ama porque quiere amarnos, no por lo que somos. Hay una oportuna llamada de atención para que reparemos en la maravillosas implicaciones del hecho de “estar en Cristo”; también para dejar de considerar como imbatibles las opiniones que tenemos sobre nosotros mismos que consideramos incuestionables. Nos abre los ojos posiblemente a una cuestión que nunca o raramente hemos considerado, mostrar sobre nosotros mismos la misma bondad y comprensión que Dios nos muestra, algo muy distinto de la autojustificación.

Ahora bien, para llegar a esto Glynn Harrison dedica ocho capítulos para desmontar lo que él califica como ideología, corriente o mito de la autoestima que, según su criterio, ha calado en la sociedad, reflejo de lo cual es la multitud de libros de “autoayuda”; ha calado en el sistema educativo y ha calado, como era de esperar, en el mensaje cristiano, en la consejería o en el apoyo pastoral.

Comienza el primer capítulo identificando la autoestima con el orgullo propio y la egolatría. Y uno se pregunta al leerlo: ¿Estará el autor entendiendo el concepto de autoestima como lo entiendo yo, como lo hemos estudiado en las facultades de Psicología o Pedagogía? ¿Por qué no empieza hablando con cierta rigurosidad del autoconcepto y de la autoestima como dos conceptos muy importantes, avalados por la ciencia y que tienen gran importancia para los psicólogos profesionales, tanto para diagnosticar como para tratar al paciente? Esta es una crítica que se le podría hacer al libro porque se corre el riesgo de que el lector poco avisado pueda sacar una visión muy negativa de la Psicología, de la científica, de la de verdad, de la que se construye en gran parte como el resto de las ciencias, a través del método científico.

La respuesta está en que Glynn Harrison pretende crear conciencia respecto a todo este movimiento o ideología de un falso entendimiento de la autoestima y desmontarlo. Como pasa siempre, una cosa es el conocimiento científico y otra lo que se divulga. Nadie puede poner en duda que el autor no tenga un sobradísimo conocimiento científico sino que está luchando contra esta corriente típica de la llamada “autoayuda” que ha penetrado en tantos rincones y que casi todos conocemos: “Eres especial, persigue tus sueños, con desearlo ya lo tienes, siempre pensamiento positivo, tener éxito es siempre sobresalir en todo lugar, tienes tantos talentos como los demás, y si no te salen las cosas tú eres el único responsable de todo lo que te pase”.

Afortunadamente no tenemos en España movimientos involucrados en la educación como la Fundación Internacional del Poder de los Estudiantes Positivos (POPS) ni una Asociación Nacional de la Autoestima (NASE), que el autor cita, pero eso no quiere decir que esas ideas no se filtren en todos los estamentos, incluido el educativo. Su influencia en las iglesias que predican el llamado evangelio de la prosperidad es bastante evidente: “Eres un hijo del Rey, alguien muy importante para Dios y tienes derecho a que te sea concedido todo lo que le pides”. O aquella otra muy en boga: “Si tú no te amas a ti mismo, no podrás amar a los demás; empieza a amarte a ti mismo”. Entendemos que cuando Glynn Harrison habla del amor a sí mismo como otro de los síntomas de esta corriente, no está diciendo que hemos de aborrecernos, eso sería muy alarmante, sino que se está refiriendo a una manera perversa de entender el amor a sí mismo tal y como lo predica esta diabólica ideología: “La primera prioridad en mi vida, lo más importante, soy yo mismo”.

No cabe duda que leído el libro con esa precaución señalada anteriormente, para no ser erróneamente vacunados contra todo lo que huela a psicología, que no es ni mucho menos la intención del autor, nos va a aportar bastante claridad para entender lo que pasa por la mente de la gente atrapada por esta corriente ideológica, y nosotros mismos podremos contrastar nuestras ideas a la luz del pensamiento bíblico.

Cristo y la Cultura

Una nueva aproximación. Proyecto Ágora.

Autor : Donald A. Carson.
Publicado por : Andamio Editorial. Barcelona, 2020.
Reseña por : Alberto Arjona

Se insiste mucho en los talleres de predicación que esta ha de sostenerse sobre tres pilares fundamentales: fidelidad a la Palabra, claridad y relevancia. De esto último va la intención de la serie Ágora de la Editorial Andamio. Si el mensaje del evangelio no es relevante para quien lo escucha, el desinterés por el mismo está garantizado. La relevancia, el hacer el mensaje entendible y lleno de significado, no es una opción sino una obligación, es parte de nuestra responsabilidad. El propio apóstol Pablo, sin cambiar la esencia del evangelio, no lo predicó igual en las sinagogas que en el Areópago, donde no hubieran entendido ni una sola palabra si lo hubiera hecho desde la base de las Escrituras.

Cristo y la cultura tiene que ver con esto. Los cristianos vivimos desde hace dos mil años en circunstancias muy diversas, y todos dentro de cada cultura específica con la que podemos entrar en conflicto, apoyar en determinados aspectos, intentar influenciarla, etc.

Para desarrollar este tema Carson dedica casi la mitad del libro a comentar y criticar las opciones que H. Richard Niebuhr ofreció acerca de la relación entre Cristo y la cultura en su ya clasico “Cristo y la cultura” publicado en 1951. Niebuhr es considerado como uno de los teólogos de la ética cristiana más influyentes en la América del siglo XX. Fue profesor durante décadas en la Escuela de Teología de Yale e influido por la llamada neo-ortodoxia de Barth.

El hecho de que Carson dedique tanta extensión a la obra de Niebuhr, tanto para exponer su pensamiento como para hacer crítica del mismo está justificado porque nos ayuda a poner orden las ideas que hemos de considerar sobre las relaciones entre Cristo y la cultura. Son cinco puntos de vista predominantes los expuestos por Niebuhr y que se toman como base para nuestra propia reflexión o debate grupal: Cristo contra la cultura, que tiene que ver con una actitud de resuelto rechazo ante la exigencia de la cultura que nos demanda fidelidad a ella; el Cristo de la cultura, o sea la aceptación de Cristo como guía de las personas en la tarea de poner por obra y conservar sus valores, pero entendiendo a Cristo con los parámetros de la propia cultura; Cristo por encima de la cultura, postura mayoritaria a lo largo de la historia de la Iglesia que intenta sintetizar la ética de la cultura con la ética del evangelio; Cristo y la cultura en paradoja, entendiendo que todo el ámbito de la cultura humana está sin Dios y padece una enfermedad mortal; y por último Cristo como transformador de la cultura, insistiendo en la conversión, no del individuo sino de la cultura, ya que la historia es el relato de los hechos poderosos de Dios y de las respuestas humanas a ellos.

Una vez que Carson ha expuesto el pensamiento de Nieburh necesariamente ha de someterlo a la crítica, lo cual nos esclarece mucho cuál ha de ser la actitud de un cristiano que mantiene una cosmogonía acorde con la revelación. Es lo que Carson llama “los innegociables de la teología bíblica”. La reflexión sobre Cristo y la cultura no puede salirse del marco bíblico, de lo que podríamos llamar las grandes doctrinas de la Biblia: la grandeza de la Creación, la realidad de la Caída y todas sus consecuencias, la historia y el propósito de Israel hasta llevarnos a Cristo y el nuevo pacto, incluyendo que hay salvación o condenación para los seres humanos.

No podríamos hablar de Cristo y la cultura sin tener en cuenta la realidad del llamado posmodernismo, que Carson se atreve a redefinir, así como de esa enorme presión secularista que está llevando a las sociedades actuales a asumir sin discusión que lo religioso ha de quedarse exclusivamente en el ámbito privado, una realidad que ya sufrimos de manera más que evidente. Y dentro del mismo capítulo, estrechamente relacionados con el secularismo, también encontramos reflexiones sobre la democracia, la libertad y el poder.

Y si creemos tener ideas claras sobre las relaciones Iglesia-Estado, aunque con cierta profusión de la historia americana y su constitución, encontramos paralelismos no demasiado distantes de nuestras diversas maneras de pensar al respecto

Pues partiendo de aquí ya tenemos material para pensar, compartir o debatir. Nada de recetas ni de caminos elaborados, como corresponde a un material que ha de incidir en un mundo estudiantil universitario. Quizás hay que subrayar lo de “universitario”. No es un libro fácil de leer, hay que advertirlo. Constantemente Carson va abriendo ventanas citando autores y sus respectivas ideas sobre los temas que va tratando, autores no siempre conocidos fuera del mundo académico pero siempre interesantes. Era de esperar, y a la vez cumple las expectativas de quien quiera profundizar en este tema, al tratarse de Carson, un hombre de amplísima cultura y formación académica, licenciado en Química y Matemáticas en la Universidad McGill de Montreal, en Teología en el Seminario Bautista Central de Toronto y doctorado en estudios del Nuevo Testamento en la Universidad de Cambridge, sin que por ello renuncie a sus convicciones conservadoras y reformadas.

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continua navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies