Reseñas 304

El Líder Cristiano

Venciendo nuestra adicción al liderazgo secular.

Autor : Bill Hull.
Publicado por : Proyecto Ágora – Andamio Editorial. Barcelona, 2021.
Reseña por : Daniel Benítez Vega

Yo propongo que (Jesús) es nuestro líder y nuestro modelo para todo liderazgo que quiera hacerse en su Nombre… fue el líder más inteligente y más eficaz … y sin embargo no pareció intentar serlo, ni impartió a otros una enseñanza formal sobre el liderazgo (p. 27)

El índice de la presente obra es ya un indicio de que su contenido se va a centrar en el estilo de liderazgo que el mismo Señor Jesús ejerció. Esto es ya en sí mismo un potente estímulo para emprender la lectura de este útil y enriquecedor libro de Bill Hull. De hecho, cada capítulo está inspirado en una frase del pasaje de Filipenses 2.1-13. “El discipulado se ha desmoronado porque no hemos usado a Jesús como modelo de liderazgo y no hemos hecho lo que él hizo o enseñó. La imitación era parte esencial de la cosmovisión de Jesús (p.117). Por ello, tener un concepto adecuado de Cristo será el primer paso para profundizar en la calidad de nuestro propio liderazgo, venciendo la tentación de seguir el modelo de los liderazgos seculares. Y este libro nos ayuda en ese esfuerzo.

Ya en las primeras páginas el autor nos deja claro un primer tema esencial: el liderazgo tiene que ver con el carácter, no con otros aspectos o factores como métodos o estrategias. Además, el liderazgo no se limita a aspectos espirituales o eclesiales por muy importantes que estos puedan ser. Todas las áreas de nuestra vida, en todas sus proyecciones están implicadas en él.

Un segundo elemento importante del contenido es la importancia de la humildad como rasgo fundamental en el liderazgo: “el convencimiento de que dependemos absolutamente de Dios…la decisión de vivir para otros…no pensando ni siquiera en uno mismo”. Para ello… “elige la humildad, no permitas que la multitud de defina, déjate enseñar y no esperes ganar nada de esto”. En relación a este tema, merece mucho la pena una lectura meditada del cap. 5.

En general en cuanto al contenido hay mucho de la experiencia vivida por Bill Hull en este libro; hay mucha sinceridad, muchos retos que asumir, muchos peligros a evitar, muchos caminos y alternativas que se presentan a aquellos que amamos a Dios y su Reino y quieren liderar a su Pueblo.

Este libro en algunos momentos está muy enfocado en aquellos cuyo liderazgo tiene que ver con la predicación. Para ellos, una joya: “No aspires a hablar; aspira a tener algo que decir”.

El tercer aspecto importante a destacar y que hace muy amena la lectura es el elemento ilustrativo. Nos acerca a su propia vida (cap. 2) y a la vida de otras personas (cap. 3) para mostrarnos qué caminos transitar y qué decisiones tomar si queremos acercarnos a la meta de imitar a Cristo en su estilo de liderazgo y dejar huella en otros y “hacer mella en el Universo”. Un buen líder es el que está dispuesto a realizar estas tres transiciones: de la búsqueda de reconocimiento al aprendizaje de cómo actuar con amor, del egocentrismo al altruismo, sustituir las cifras por el resultado final y de liderar desde fuera a liderar desde dentro. Se basa en Henry Nouwen para animarnos a ir de la relevancia a la oración, de los espectacular a lo ordinario y de dirigir a ser dirigidos (tomado de “En el Nombre de Jesús”, librito que recomendamos vivamente).

Todo lo que el autor nos aporta de la vida de otras personas ilustran muy bien la ideas que se desarrollan y allana el camino para una buena comprensión de conceptos a veces profundos.

Un cuarto aspecto interesante es la presencia constante de desafíos. Cada capítulo es un llamamiento para que aquellos que son llamados a liderar reflexionen, revisen, corrijan algún aspecto fundamental que afecta directamente nuestro modo de asumir el liderazgo. Así, en definitiva, podremos rehabilitar un estilo de liderazgo adecuado en la Iglesia. Y podremos disfrutar de la recompensa del trabajo que no es otra que “apreciar el progreso y transformación en otras personas mientras guían ellos a otros”. Al fin y al cabo, nuestra meta “es el progreso, no la perfección”.

Terminamos esta reseña destacando un aspecto muy concreto: el interesante planteamiento que propone el autor para que, como líderes, podamos aportar un acercamiento a la “eterna” cuestión del “por qué” del sufrimiento. La conversión y la comunidad pueden aportar un consuelo especial cuando atravesamos épocas de confusión, dificultad y dolor.

Juan

Comentario Nuevo Testamento Andamio.

Autor : Timoteo Glasscock.
Publicado por : Andamio Editorial. Barcelona, 2022.
Reseña por : David Vergara

Es un privilegio presentar este comentario de Juan a cargo de Timoteo Glasscock, un hermano muy querido en España, donde el reconocimiento del testimonio ejemplar junto a su esposa Elena Gil, ha dejado huella en muchas personas. Nuestro hermano, tras cursar estudios de Derecho en Oxford, llegó a España en 1972, para colaborar en la obra de Cursos de Estudio Bíblico fundada por Ernesto Trenchard y pocos años después, se trasladó junto a su esposa a Galicia para servir en la Asamblea de Hermanos en Marín. Desde entonces ha colaborado con iglesias de Madrid y Salamanca, y en la actualidad su ministerio de enseñanza es más global, centrado sobre todo en nuestro país.

Timoteo ha escrito un comentario de Juan que merece la pena leer por muchos motivos, en primer lugar, porque a lo largo de los años ha predicado sobre muchos textos de este evangelio y lo conoce como pocos. Además, tiene una capacidad excepcional para entresacar la esencia de las Escrituras de forma sintética como puede comprobarse una vez más en su escrito. Hay comentarios del evangelio de Juan excelentes en castellano, pero este tiene la sustancia de forma ordenada y accesible a cualquier lector con resúmenes de las lecciones principales a cada paso que son propias de un don de enseñanza muy destacable.

Su obra se compone de una introducción y siete secciones. Timoteo utiliza las referencias clásicas de B.F. Westcott para razonar la autoría de este evangelio a cargo del apóstol Juan, quien acostumbra a intentar pasar desapercibido, y que concuerdan con las evidencias de los Padres Apostólicos. Juan escribe pensando en una difusión amplia del texto entre las iglesias cristianas del primer siglo Dado que los textos de los tres evangelios sinópticos se dirigen a judíos y gentiles, podía escribir a la Iglesia como tal formulando una cristología profunda donde “subrayar las relaciones de los individuos con Cristo, ya presentado como el Verbo eterno encarnado. Tanto para judíos como para gentiles, para filósofos y para perseguidos, para creyentes y para incrédulos, Juan nos presenta su retrato maravilloso de Jesús de Nazaret con el fin de provocar, afirmar y fortalecer la fe en él como el Enviado del Padre y Salvador del mundo” (p. 14).

El propósito del evangelio es claro, creer que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y al creer tener vida en su nombre” (Jn. 20:30-31). El resultado es reconocer a Jesús como el Mesías-Salvador prometido en el Antiguo Testamento y como el Hijo de Dios, para recibir vida eterna. Con tal propósito, a diferencia de los otros evangelios, se centra en señales distintas realizadas por Jesús, escoge escenas y discursos del Mesías normalmente diferentes, y selecciona escenas de Jerusalén y Judea, y no tanto de Galilea siendo Juan un evangelio que complementa al resto.

La dos primeras secciones muestran al Verbo encarnado en el prólogo y la presentación de Jesús para enfatizar su identidad como el Cristo, el Hijo de Dios, genera polémicas que encontraremos después. Juan también utiliza siete señales que son la base de su narración y que refuerzan la identidad de Jesús. Las partes tercera y cuarta del libro nos adentran en las controversias con los judíos y la persecución de éstos. Los dirigentes judíos con la llegada de Jesús al templo, se asombran de su dominio de las Escrituras sin haber estudiado con los rabinos de la época, pero con el paso del tiempo al identificar su mensaje sólo quieren arrestarlo, los prejuicios contra Jesús crecían a cada momento.

La quinta sección desgrana la preparación de los discípulos antes de la cruz, resurrección y glorificación. Sin duda, la revelación de la persona del Espíritu Santo es muy relevante en comparación con el resto de evangelios, quien señala el pecado de un mundo incrédulo. Los discípulos jugarán un papel vital en el futuro para proclamar el evangelio por medio del Espíritu.

Las dos últimas partes del libro desarrollan la pasión y prioridades del Señor resucitado. Como Timoteo destaca, las lecciones que aprendemos son que el Señor es Soberano, usando a hombres que no levantaban grandes expectativas a priori para que la gloria fuera para él, y Dios les acompañará siempre porque sin él, sólo queda un fracaso seguro. Sin embargo, obedeciendo su Palabra, recibirán todo lo necesario para cumplir la misión encomendada. Así ocurre con todos los creyentes en cada situación y época.

Esta obra es necesaria y relevante y la recomendamos encarecidamente, ya que no debería faltar en cada hogar.

Últimas preguntas

Autor : John Blanchard.
Publicado por : Editorial Peregrino (Evangelical Press). 2 euros.
Reseña por : David Vergara

Nos gustaría recomendar una herramienta para la evangelización que se ha utilizado en España durante décadas como un material excelente para regalar a cualquier persona interesada en el evangelio, que se editó en tamaño cuartilla y con la portada en tono oscuro, pero que ahora se produce en tamaño bolsillo a dos euros con portada de color verde que sabemos siempre nos hace pensar en esperanza. Las páginas están llenas de imágenes a todo color para hacer más atractivo el formato. Es decir, el precio es simbólico dada su cuidada presentación.

Este pequeño libro es una guía para explicar algunas de las preguntas trascendentes que puede hacerse cualquier ser humano, sobre todo acerca de Dios y nuestra relación con él. Es una mirada a la eternidad que se aleja del materialismo reinante que sólo deja vaciedad y frustración. Citamos algunas preguntas como ¿hay alguien allí?, ¿está hablando Dios?, ¿quién soy yo? ¿cómo es Dios? ¿por qué existe el mal? ¿es grave el pecado? ¿adónde iré después? ¿puede ayudar la religión?, ¿por qué la cruz? ¿cómo puedo ser salvo?

Las respuestas son breves, en dos páginas, y al final del librito aparecen todas las citas bíblicas de cada pregunta en un listado. Como decimos, el tamaño ayuda a llevarlo en el bolsillo de una camisa, aunque parezca increíble, para leer en el transporte público, en una sala de espera de hospital, en el banco de un parque, etc, quizá en el momento donde una persona considera que “por casualidad” tiene un hueco vacío en su agenda, pero donde puede encontrar “agua que sea en él una fuente de agua que salte para vida eterna” (Jn. 4:14).

En resumen, comprar este material para regalar es una gran inversión.

Colosenses y Filemón

Comentario Exegético-Práctico del Nuevo Testamento.

Autor : David W. Pao.
Publicado por : Andamio Editorial. Barcelona, 2021.
Reseña por : David Vergara

David W. Pao, Doctor por Harvard University, es profesor del Nuevo Testamento y director de Nuevo Testamento en el Trinity Evangelical Divinity Scholl. Su actividad como escritor se centra en comentarios sobre Colosenses y el pensamiento de Pablo, y también sobre Lucas y Hechos. Se trata de un gran conocedor del pensamiento paulino y lucano como se destaca en muchas de sus publicaciones.

En este nuevo comentario de la excelente serie denominada “Comentario Exegético-Práctico del Nuevo Testamento” que está promoviendo Andamio Editorial, con Clinton E. Arnold como editor general, nos introduce en la epístola a Colosenses donde como cita David W. Pao, Calvino destacaba su importancia para distinguir al verdadero Cristo de uno ficticio. No en vano, nadie pone en duda que ciertas afirmaciones cristológicas de Colosenses, constituyen algunas de las declaraciones más amplias de todo el Nuevo Testamento en cuanto a la divinidad y grandeza de Cristo.

Por otro lado, se advierte que los lectores de esta carta entenderán la centralidad del señorío de Cristo, a través de cuya muerte y resurrección Dios cumple su plan salvífico. Sin embargo, también se manifiesta que algunos se conforman con la externalidad ceremonial de ciertas prácticas religiosas, siendo cautivos de una “hueca y engañosa filosofía según tradiciones humanas… no según Cristo” (Col. 2:8).

Cristo es creador y señor del universo, pero también debe serlo de nuestra existencia humana con todas sus prácticas comunitarias, familiares y privadas también en la interrelación con nuestros semejantes. Todo esto teniendo en cuenta también que Cristo va a volver para mostrar su supremacía en todo y juzgar a este mundo.

Una de las cuestiones que más debates han suscitado es la relación de esta carta con Efesios y Filemón, y David W. Pao declara que la superposición de temas y saludos como de fechas se vinculan al mismo lugar de origen, donde el encarcelamiento romano de Pablo, sigue siendo el mejor marco para entender esto. Por otro lado, Pablo no funda la iglesia de Colosas, pero su ministerio contribuye a la extensión del evangelio en las comunidades del valle del Lico. Allí estaba Epafras, colaborador que cobra junto a Timoteo un papel relevante como pastor y evangelista esforzándose siempre en favor de los colosenses, especialmente cuando hay un conjunto prácticas cúlticas que no están enfocadas adecuadamente y que producen una enseñanza sumergida en la sombra de las cosas venideras, no en Cristo, de parte de algunos judaizantes. En cuanto a esto, Onésimo como esclavo que ha conocido el evangelio, puede ser un ejemplo inmejorable en la relación con la carta a Filemón, escrita desde Roma, para entender la nueva vida en Cristo.

El autor divide la carta en siete secciones. Las tres primeras se centran en presentar la supremacía de Cristo, por medio del cual se produce la reconciliación de toda la creación con Dios y que requiere una respuesta personal ante su obra siendo hombre y Dios, dado que en él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad. La cuarta parte nos lleva a la misión de Pablo desde el final del capítulo primero de la epístola al comienzo del segundo, donde expresa su amor por las iglesias. La quinta parte, desde el capítulo segundo y tercero, explican cómo debe vivir el cristiano su nueva vida en Cristo, tocando todas las esferas prácticas como por ejemplo el hogar, dejando atrás lo que corresponde a una vieja manera de vivir. Por último, las secciones sexta y séptima que se corresponden con el capítulo cuarto, muestran la intercesión por medio de la oración con una perspectiva escatológica, enfatizando la misión del apóstol y los saludos e instrucciones a los hermanos.

Como David W. Pao expresa “para ser esclavos de Cristo, los creyentes deben rechazar el antiguo patrón de comportamiento y actuar para edificar la comunidad del pueblo de Dios. Para Pablo, tales amonestaciones éticas se edifican sobre la base de la confesión de la identidad de los creyentes en el Cristo exaltado” (p. 364).

2 Pedro y Judas

Comentario Nuevo Testamento Andamio.

Autor : David F. Burt.
Publicado por : Andamio Editorial. Barcelona, 2022.
Reseña por : David Vergara

La relación tan estrecha entre la segunda carta de Pedro y Judas ha dado lugar a muchas interpretaciones, incluso a pensar que un escritor copiaba de otro, o ambos usaban algún manuscrito perdido. Pero es un hecho evidente que muchos cristianos, después de leer los textos y estas cartas en numerosas ocasiones, no han percibido el paralelismo. Lo cierto es que a pesar de las similitudes o que un autor, leyese antes la carta del otro, Pedro y Judas escriben con estilos y estructura del texto independientes, pero incidiendo en cuestiones que para ambos eran vitales y se convierten en una necesidad de advertir a las iglesias en ambos casos.

En cuanto a Pedro, escribe su segunda carta para que sus lectores puedan crecer en la gracia y conocimiento de nuestro Señor y Salvador, Jesús el Mesías (3:18). En este comentario David F. Burt, nuevamente de forma magistral, nos dirige hacia este propósito. Por tal motivo, es un privilegio formar parte del pueblo escogido y entender cuál fue el precio de nuestra redención, lo que debería llevarnos a una vivencia fiel de santidad y pureza como encontramos en el tercer capítulo de Pedro. Nuestras vidas no deben estar sumidas en desenfreno e inmoralidad como ocurre en nuestros días, pero hay falsos maestros que difunden lo contrario (p. 121). Repetidas veces las Escrituras señalan a Sodoma y Gomorra como ejemplo de juicio divino al endurecer su corazón y no arrepentirse de sus pecados, y así Pedro destaca la perversidad e iniquidad de sus habitantes, mientras Judas señala que fornicar e ir en pos de vicios contra naturaleza, conlleva “castigo inevitable que cae sobre toda clase de perversidades humanas y el rescate divino de los justos en medio del juicio” (p. 147).

Según establece David F. Burt, Pedro exhorta a sus lectores para despertar su entendimiento a fin de recordad la verdad de Dios revelada por los profetas y confirmada por Jesucristo y sus apóstoles. Pedro utiliza una expresión del mundo helénico, el “limpio entendimiento” para pensar rectamente, no subyugados por apetitos carnales. En el caso de Judas, los falsos maestros no deben ser motivo de desconcierto o desorientación para los lectores, pues su llegada ha sido anunciada por los apóstoles, teniendo en cuenta también lo nocivos que son para las iglesias al ser duros e hirientes en su mensaje contra Dios (pp. 482-483). Judas quiere resolver las dudas de aquellos que tienen ante sí dos evangelios y no saben qué escoger, así el creyente fiel no rechazará al incrédulo, sino tendrá misericordia con él, guiándole a las Escrituras para ser salvo por medio de Cristo.

Finalmente, pensando en la doxología de Judas y el tiempo que vivimos, David F. Burt nos reta diciendo: “Cuando todo parece tambalearse y la comunión fraternal pierde su sabor, cuando la apostasía hace estragos y la apatía está a la orden del día, ¿lo mejor no es alzar la mirada al cielo y volver a contemplar al Dios inmutable?” (p. 541).

Un comentario muy relevante y actual en un momento crucial de la historia de la Iglesia que nos hará reflexionar con profundidad.

La Humildad

La virtud olvidada.

Autores : Wayne A. Mack y Joshua Mack.
Publicado por : Editorial Peregrino. Moral de Calatrava, 2022.
Reseña por : David Vergara

Wayne y Joshua Mack son siervos de Dios en Pretoria (Sudáfrica). Wayne es anciano, centrándose en la consejería bíblica tras estudiar en el Wheaton College, Philadelphia Seminary o Westminster Theological Seminary, entre otros, y además de ser profesor, es autor de más de una veintena de libros. En el caso de Joshua, estudió un máster en Consejería Bíblica, otro en Teología y tiene un doctorado en Ministerio, y también es escritor y director del ministerio internacional 1Hope.

El prólogo de esta obra es excepcional y está a cargo de Joel R. Beeke. En cierto modo, la síntesis con abundancia de citas de distintos personajes históricos ha sido un trabajo que muestra la seriedad y conexión con el tema que no todos los libros contienen, supongo que a partir de ahora, muchos escritores le pedirán que escriba el suyo. Con todo, centrándonos en la introducción destacamos que antes de hablar de la humildad, corresponde abordar la antítesis, el orgullo, del que Spurgeon dice: “El demonio del orgullo nació con nosotros, y no morirá ni una hora antes que nosotros. Está tan entrelazado en el tejido de nuestra propia naturaleza que, hasta que no estemos envueltos en nuestras mortajas, nunca nos libraremos de él”, espeluznante, cabría añadir. De C.S. Lewis se cita: “el orgullo es el vicio esencial, el mal más terrible… el vicio del que nadie en el mundo se halla libre…, y del cual casi nadie… se cree culpable”. Así se destaca que este libro se escribió para entender el orgullo y la humildad desde una perspectiva cristiana con el fin de disminuir el efecto destructivo del orgullo y aumentar el efecto de la verdadera humildad en nuestras vidas, teniendo en cuenta que “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes” (Stg. 4:6; 1 P. 5:5). Así, el Hijo de Dios, se define como “manso y humilde” (Mt. 11:28-30; Fil. 2:5-8).

Esta obra comienza hablando de la importancia de la humildad con un texto de John Bunyan en su alegoría “El progreso del peregrino”, y después pasa a la humildad hacia Dios, recordando que Jesús advirtió que “cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido” (Lc. 14:11). Así Pablo sólo se jactaba de la cruz de Cristo, dado que nos lleva a entender nuestra indignidad una y otra vez (Gá. 6:14).

En el tercer capítulo se desarrolla la humildad hacia los demás entendiendo sinónimos como la soberbia, altivez, arrogancia, sabiduría en nuestra propia opinión, enaltecimiento, orgullo de corazón. El retrato continúa en el capítulo siguiente con Jonathan Edwards: “Nada pone a un cristiano tan fuera del alcance del diablo como la humildad”. Por este motivo, hay que acudir también a los lugares donde la Escritura expresa las cualidades de la humildad. De esta manera entendemos la insensatez del orgullo y con el cuadro completo, o diagnóstico exacto, los dos últimos capítulos apuntan al antídoto especialmente, porque la Biblia enseña cómo vencer el orgullo y desarrollar la humildad en nuestras vidas.

Una de las facetas más llamativas de esta lectura son los ejercicios de aplicación y discusión, o bien cuestionarios de evaluación al final de cada capítulo que permiten también no sólo la reflexión individual, sino realizar tareas en grupo y que le dan un enfoque eminentemente práctico. Se trata, por tanto, de un trabajo sobre un tema muy importante sobre el que todos debemos reflexionar.

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continua navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies