Enero

Viernes 1 DE ENERO DE 2021

¿Quién es Dios para nosotros?

Introducción Salmo 27

David necesita un empujón de ánimo a causa de la soledad, su confianza tiene que asegurarse porque está viviendo momentos muy difíciles. No sabemos a ciencia cierta el contexto, pero David recuerda conflictos bélicos en los que querían comer sus carnes o “tragarle vivo” (2), también piensa en la posibilidad de abandono de sus padres (10), e incluso de un juicio amañado (12). Todo está en contra, pero no tiene importancia si Dios está de su parte.

En su luz veremos la luz. Hay momentos en nuestra vida en los que todo se vuelve oscuro, David necesita claridad. Dios es luz (1) como tantas veces nos enseña el evangelio de Juan (Jn. 1:5, 9, 8:12). David sabe también que el Señor es su fortaleza y que le esconderá y afirmará sobre la roca (5). David no se sugestiona para autoconvencerse o autoengañarse con técnicas psicológicas, sabe que en Dios, no tiene que atemorizarse porque el final está seguro (Ro. 8:38-39).

La hermosura de Dios. Aunque esté rodeado de perversos (3), no se obsesiona con ellos, sino que el deseo de contemplar a Dios en su hermosura aumenta (4), su mente y corazón se centran en buscar a Dios y esperar su respuesta. El salmista desearía vivir en la casa de Dios como los sacerdotes, pero más que morar en el tabernáculo físico o una roca concreta, está utilizando estas figuras para buscar la máxima intimidad en lo reservado de su morada (5). David dialoga con Dios: “Oye, oh Yahweh, mi voz con que a ti clamo” (7), y responde a su propio corazón: “Tu rostro buscaré, oh Yahweh”. Unas palabras tan preciosas en situaciones tan adversas sólo las puede producir Dios mismo (Ro. 8:28).

Aplicación

El Señor nos dice que las cosas se pueden poner muy difíciles, partiendo desde las personas más allegadas a nosotros, nuestra propia familia (Lc. 12:49-53). La situación puede tornarse insoportable, y en esos momentos sólo nuestra fe desnuda hará que no nos tambaleemos. La pregunta es siempre ¿en quién depositamos nuestra fe? Aun los discípulos que debían conocer a su maestro, se preguntaron ¿Quién es este éste? (Mt. 8:27). La tormenta pone a prueba nuestra fe, allí no valen las palabras huecas, entonces se revela quién es Dios para nosotros.

Reflexión: “Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú quién eres? sabiendo que era el Señor (Jn. 21:12)

Sábado 2 DE ENERO DE 2021

Una gran boda

Introducción Salmo 45

El marco de este salmo es una gran boda real donde la prometida parece una princesa fenicia de Tiro (12), algunos piensan en Acab y Jezabel, pero es más probable que se trate de Salomón quien se casó con extranjeras y sufrió funestas consecuencias (1 R 11:1-4). Lo importante de este salmo es que siendo una descripción de una gran boda real en Israel, muestra a un rey superior a los ángeles, y en el N.T. vemos su cumplimiento en Jesucristo (6,7, cp. He. 1:8-9).

Una descripción real. El prometido es un rey guerrero que ciñe su espada (3), y prepara saetas agudas (5), su diestra enseña cosas terribles (4), todo esto tampoco encaja muy bien en Salomón, pero sí en Jesucristo, aquel a quien David describe como el que “cabalga sobre los cielos de los cielos, que son desde la antigüedad” (Sal. 68:4, 33), quien con justicia juzga y pelea porque de su boca sale una espada aguda (Ap. 19:11, 15). La prometida escuchará al pregonero del rey (10-12), y acudirá con un séquito de compañeras vírgenes, que tal vez le servirán en la corte (14). El rey y la prometida son bellísimos (2, 13), y están engalanados de gloria (4, 13). De la boca del rey brota gracia (2, Is. 50:4), y sobre todo destaca su gloria y majestad (3), para gobernar en un reino eterno con equidad y justicia (6) en el cual como la prometida, también destaca entre sus compañeros (7). Llama la atención cómo es ungido con una mezcla de los mejores perfumes, toda su persona es embriagadora y su morada es magnífica, descrita como palacios de marfil (8).

Aplicación

Cristo anunció la invitación a una gran boda, aunque él se centró en los invitados (Mt. 22:14, 25:10; Lc. 14:24) hasta que el apóstol Juan nos habla de las bodas del Cordero destacando al esposo y la esposa (Ap. 19:7). Cristo vino a inaugurar su reino y prepararnos para esa gran ceremonia nupcial entre Cristo y la desposada, su iglesia (Ef. 5:25). Para llegar a este momento, él también fue ungido con perfume (Jn. 12:3), hasta que unas mujeres intentaron ungirle con especias aromáticas (Mt. 24:1), ya era tarde, el Señor había resucitado para ocupar el lugar de gloria y majestad que le pertenece en sus inigualables moradas.

Reflexión: “¡Cuánto mejores que el vino tus amores, y el olor de tus ungüentos que todas las especias aromáticas!” (Cnt 4:10)

Domingo 3 DE ENERO DE 2021

Digan todos: ¡Dios es misericordioso!

Introducción Salmo 118:1-14

Es posible que este salmo corresponde a un cántico para la Fiesta de los Tabernáculos, precisamente se habla de tiendas (15). Todo parte de la experiencia personal del salmista donde Dios ha respondido a una angustia terrible. El auxilio permite experimentar grandemente las misericordias de Dios y esto produce una composición de gratitud en la que todos están invitados a participar con sus voces y una caminata hasta las puertas del santuario (19).

Las misericordias de Dios (1-4). El salmista es el maestro de ceremonias, dirige coros que caminan ordenadamente. El director habla en voz alta y la multitud responde y pide entrar. Finalmente desde dentro, responderán dando gracias por este solemne día gozándose en la salvación (29). Desde el primer versículo se incide en que este disfrute se debe únicamente a la misericordia de Dios, no a méritos humanos (1), y todos en Israel deben decirlo, hasta hacer extensiva la invitación a todos los que temen a Yahweh (4).

Una experiencia fructífera (5-14). El salmista ha vivido una experiencia asfixiante, ha sentido la estrechez en una situación muy angustiosa provocada por aquellos que como abejas zumbonas le presionaron, fue como el estrépito de los espinos cuando se queman (12). La respuesta de Dios le permite encontrarse en amplitud (5), desahogadamente, todo ha cambiado y el resultado será componer una canción de alabanza que todos puedan recordar y que ayude en otros momentos difíciles. El autor de Hebreos recuerda este salmo, y todos debemos hacerlo nuestro (He. 13:6), y más sabiendo que su misericordia se ha manifestado de forma maravillosa por medio de la cruz.

Aplicación

Cuando Dios nos saca a lugar espacioso es bueno dar a conocer su misericordia y que esto sirva de estímulo. El salmista compone una canción que podríamos parafrasear: “Vé, dílo en todas partes, Dios es misericordioso, te permite ver un nuevo día para conocerle. Dios me libró de la angustia del pecado y me dio paz por medio de Cristo ¡Búscale!”. El Señor nos ha dado dones y formas creativas de recordar su misericordia, si dejamos pasar el tiempo si dejar grabada nuestras vivencias con él, todo puede quedar en el olvido.

Reflexión: “Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males, volverás a darme vida” (Sal. 71:20)

Lunes 4 DE ENERO DE 2021

La piedra angular

Introducción Salmo 118:15-29

Ayer considerábamos la primera parte de este salmo que tanto enfatiza la misericordia de Dios. En la primera parte encontrábamos al salmista dirigiendo una comitiva de coros que de forma ordenada se dirigen al santuario, por fin llegan a las puertas y pedirán la entrada. Este era el salmo favorito de Lutero, quien tuvo que poner aquellas tesis en una puerta grande esperando que Dios obrara de forma poderosa y abriera puertas (23). La diestra de Yahweh es sublime, hace proezas y valentías (16).

Puertas abiertas. El salmista ha vivido una situación angustiosa a causa de los que le asediaron (11), pero hoy vemos que además, ha tenido que ser corregido o disciplinado por Dios (18), algo muy grave ha ocurrido en su vida, y Dios le ha ayudado a superar esa crisis por su misericordia. Ahora falta saber si de forma ceremonial tendrá acceso junto a aquella multitud a la morada de Dios. Lo interesante es que con seguridad sabe que no será rechazado: “Abridme, entraré y alabaré a Jah” (19), sabe perfectamente que los que han sido justificados por Dios entrarán por la puerta de Yahweh (20). Dios es su salvación (21). Dios es la piedra angular de un gran edificio mayor que el templo de Salomón, su iglesia (22, cp. 1 p 2:7-8).

Bendito el que viene (26). Cristo entró en Jerusalén escuchando “Hosanna” (Salva ya), la gente cortaba ramas para que entrara el Rey (Mt. 21:8-9). Precisamente, la segunda parte del versículo 27 se puede traducir: “Ordenad una comitiva con ramos hasta los ángulos del altar”. Posiblemente estamos en Tabernáculos, y en el clímax de este salmo, todos los que participan reconocen quién es su Dios, y su bondad y misericordia para siempre (28-29).

Aplicación

Sobre la afirmación que Pedro hizo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, Jesús explicó que edificaría su iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella (Mt. 16:16-18). El reino de Dios avanza y la victoria final está asegurada, su pueblo está preparado para ver las maravillas que causa la diestra de Dios como ocurrió cuando Israel salió de Egipto (Ex. 15:6). No nos amedrentemos, ¡toca pelear llevando el evangelio de Cristo!

Oración: “Señor, gracias porque has llamado a mi puerta para entrar y cenar conmigo para siempre” (Ap. 3:20)

Martes 5 DE ENERO DE 2021

La voz de Dios

Introducción Salmo 29

Este salmo es una composición similar a la poesía cananea, de hecho parece una contestación a los himnos sobre Baal. El salmista dirige toda la gloria únicamente a Yahweh, cuyo nombre se repite 18 veces en 11 versículos. Algunos denominan este salmo como “los siete truenos”, porque así se denomina a la voz de Yahweh en siete ocasiones.

La voz atronadora. Se habla a los hijos de los fuertes, o más literalmente a los “hijos de Dios”, es decir, posiblemente “ángeles” en una referencia similar a la que encontramos en Gn. 6:1, donde también se menciona el diluvio como en este salmo (10). El salmista insiste en que no se desvíe la adoración que sólo corresponde a Dios en la hermosura de su santidad (2) y describe el mar (3), los cedros del Líbano (4), y el desierto (8). En la mitología Baal vivía en las montañas del Líbano siendo el dios del relámpago, por lo que se le representaba con un relámpago en la mano, también se pensaba que gobernaba en lugares desolados como el desierto y las encinas y bosques eran lugares de adoración cananea (9). El contraste es claro, cuando oímos un relámpago, pensemos en la voz de Dios (3), Dios sí que asusta en grado superlativo; tiene el poder para desgajar cedros y bosques como si nada, es fuego consumidor (7, cp. He. 12:29).

El trono inconmovible. En contraste con el temor que pueden causar los fenómenos naturales con continuos cambios está el trono de Dios inamovible. El mar era considerado enemigo de Baal y simbolizaba el caos, pero Dios lo es de orden (Gn. 1:2) y preside aun una catástrofe como el diluvio con absoluta tranquilidad (10), esto garantiza que Dios dará paz a su pueblo para siempre (11).

Aplicación

El autor de Hebreos anuncia la remoción de las cosas hechas, y también aquellas que son inconmovibles, es decir, el reino de Dios y sus valores; su voz conmovió la tierra y removerá el cosmos (He. 12:26-29). Por tal motivo, conviene no aferrarse a lo material, con un solo golpe de voz, Dios puede hacer que tiemblen los cimientos de la tierra, nada escapa a su soberanía.

Reflexión: “Se postran delante del que está sentado en el trono” “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas” (Ap. 4:10-11)

Miércoles 6 DE ENERO DE 2021

El que levanta mi cabeza

Introducción Salmo 3

Este es el primero de los 14 salmos que surgen de experiencias de la vida de David. En este caso, el rey tiene que huir de palacio a causa de la rebelión de su hijo Absalón. Todo lo ocurrido tiene que ver con la consecuencia de su pecado con Betsabé. Dios le había perdonado y podía clamar a él implorando que levantara nuevamente su cabeza (3).

Un momento muy amargo (1-3). Cuando un hijo traiciona a su padre es como una daga clavada en el corazón. David no quiere enfrentarse a su propio hijo, sabe que esto no pasaría de no haber sido adúltero, pero también que ya ha sido disciplinado por Dios, y es Absalón el que peca repudiándole con soberbia. Además, la mayoría de su propio pueblo le da la espalda, ¡Cuánto pueden cambiar las cosas en poco tiempo! David toma una cierta distancia con sus perseguidores y se dedica a clamar a Dios. Aunque era un guerrero, prefiere esperar y encomendar su causa al que es su escudo, su gloria y el que hará que su cabeza vuelva a estar erguida (3). Sus enemigos creen que no hay ninguna esperanza para él (2), pero no conocen al Dios de Israel como David.

El dulce descanso (4-8). Dios sigue sentado en su lugar de adoración (4). David se apropia una expresión de Moisés: “Levántate, Yahweh; sálvame Dios mío” (Nm. 10:35), con su voz clama después del necesario descanso que Dios la ha otorgado (5). David se levanta con fuerzas para continuar sabiendo que en el pasado Dios hirió a sus enemigos y sabrá cómo actuar nuevamente. Dios es su salvación y David ama a su pueblo hasta el punto de pedir bendición sin acritud (8). El corazón de David no guarda rencor y descansa en Dios.

Aplicación

Cuando todo se torna contrario en nuestra vida, e incluso somos capaces de identificar a aquellos que nos están haciendo daño, un arranque de ira puede provocar un agrio enfrentamiento. David pide bendición para sus hermanos (Mt. 5:44), aunque esta estrategia sea difícil de entender para el mundo. Ejemplo de todo lo anterior tenemos en Cristo, quien siendo inocente fue a la cruz ocupando nuestro lugar y no nos pagó con la misma moneda, y todo esto ¡para que vivamos a la justicia! (1 P 2:24)

Reflexión: “Cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente” (1 P 2:23)

Jueves 7 DE ENERO DE 2021

El Dios que no olvida

Introducción Salmo 13

Dios es eterno y no hace las cosas con prisa, las urgencias son humanas. El hombre sufre con el tiempo en ocasiones porque siente su mortalidad, pero la vida eterna permite vivir con esperanza (1 Ts. 4:13). El salmista tiene la sensación de que Dios le olvida, parece no tenerle entre sus atenciones y por cuatro veces pregunta: ¿Hasta cuándo? Incluso en su desesperanza llegará a decir lo que siente con toda franqueza: ¿Me olvidarás para siempre? (1)

Los silencios de Dios. Nuestros soliloquios tienen a Dios por testigo, cuando gritamos ¿hasta cuándo? como si Dios se estuviese retrasando indebidamente, sólo sirven para darnos cuenta al final de que Dios no se ha desentendido nunca de nosotros. Cuando Jesús acudía a casa de Jairo tuvo que escuchar: “Tu hija ha muerto; ¿para qué molestas más al Maestro?” (Mr. 5:35). Antes de resucitar a Lázaro Marta le dijo: “Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto” (Jn. 11:21), pero Jesús ya había advertido: “¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo” (Jn. 11:9). De la misma forma el salmista pedirá que Dios alumbre sus ojos para que no duerma de muerte para regocijo de sus enemigos (3-4), algunos piensan que esto se debía a una enfermedad que le afectaba a la visión como también podía ocurrir en el caso de Pablo (2 Co. 12:7). “Da luz a mis ojos” (3) implica recobrar las fuerzas por estar exhausto para recobrar nuevo brillo fortalecidos por el Señor.

La respuesta de Dios. De la desesperanza David pasa a la confianza (5-6), ¿Por qué ha preguntado tantas veces hasta cuándo? Nadie insiste tanto si no tiene la convicción y fe desde lo profundo de su ser de que sólo Dios puede dar la mejor respuesta (Lc. 18:1-8). A Dios no le inquita que insistamos y que mostremos nuestra preocupación, ¡El aumentará nuestra fe! Dios quiere que clamemos a Él, no que cambiemos de rumbo pensando que no puede hacerse cargo de nuestra vida, ¿No valemos nosotros más que las aves a las que Dios alimenta? ¿No hará mucho más a nosotros, hombres de poca fe? (Mt. 6:26, 30). Cada experiencia paciente debe acercarnos más a Dios para entender mejor ¡Cuán grande es Él!

Pensamiento: “La esperanza misma desespera y la desesperación empieza a esperar” (Lutero)

Viernes 8 DE ENERO DE 2021

Una sociedad acabada

Introducción Salmo 12

El salmista describe una sociedad en la que el piadoso estorba y donde todo ha llegado a un límite en el que Dios ya tiene que intervenir. El apóstol Pablo nos habla de los últimos tiempos y de las personas que les caracterizarán (2 Ti. 3:1-5), donde los hombres tendrán “apariencia de piedad”, pero negarán la eficacia de ella, ¿de qué forma? Esencialmente con sus palabras.

¡Han desaparecido! La crisis que aquí se ha producido no tiene su mayor gravedad en el aspecto económico, es esencialmente una crisis de valores donde se han acabado (han cesado) los hombres piadosos o compasivos (1), fieles u honrados (2). Es decir, no se puede confiar en nadie porque la vileza es exaltada (8). Esta es la traslación de lo que encarna Satanás, quien es mentiroso y homicida (Jn. 8:44). Tal vez el contexto de este salmo nos lleva a una época universal de apostasía en la Satanás se manifiesta “con todo engaño e iniquidad para los que se pierden” (2 Ts. 2:9-10). Con todo, siempre hay un remanente guardado por Dios (7).

El uso de la lengua. Se repiten sinónimos relacionados con la lengua: labios, hablar, lengua, halagador, lisonjeros o suaves, jactarse. Los labios lisonjeros o dulces muestran doblez de corazón (2), una cosa es lo que se dice otra lo que se piensa, es decir, sólo hay falsedad. La mentira no llega de forma descarada, sino bien adornada, se necesita que Dios refine o acrisole todas las impurezas del metal por medio de su Palabra perfecta, simbolizada por el número siete, la antítesis de lo que transmite la sociedad (6).

Aplicación

Cuando la mentira campa a sus anchas con descaro, todo se corrompe. Si los gobernantes se acostumbran a prometer mentiras y luego justifican su falsedad, e incluso se muestran orgullosos pensando que no hay Dios a quien dar cuenta (4), se producirá una reacción en cadena donde el engaño y la arrogancia serán lo habitual y no la verdad y humildad. Dios intervendrá ante la opresión hacia los más débiles, ante el gemido de los que no pueden más (5). Si hay algo que necesitan los representantes de los partidos políticos en España es leer salmos como el de hoy y temer a Dios para ser creíbles.

Pensamiento: La lengua arrogante no necesita la violencia física. Con el solo golpe de la palabra se puede golpear con crudeza a los más débiles.

Sábado 9 DE ENERO DE 2021

Una restauración completa

Introducción Salmo 32

Este salmo es considerado como uno de los siete penitenciales, pero es más bien un cántico de gratitud en el que David se siente perdonado y liberado (7). Este texto parece la continuación del salmo 51. David, arrepentido, confesó su pecado cuando Natán le hizo reflexionar, fue disciplinado, y se sabe perdonado. No se obcecó reivindicándose como si fuese inocente, y ahora escribe estas palabras para instruir a otros (9).

Dichoso el cubierto. Cuando una cuenta queda al descubierto en números rojos, los acreedores se acumulan para avergonzar y reclamar la deuda. El pecado nos desnuda y saca a relucir nuestras vergüenzas, entonces sabemos que tenemos que rendir cuentas ante Dios. En los dos primeros versículos se usan tres sinónimos para pecado: transgresión o rebelión (pesha), pecado o “errar en el blanco” (jata’h) e iniquidad o “culpa” (‘von). Cuando la basura se tapa, todo se estropea cada vez más. En el caso de David, callar y ocultar le produjo debilidad física, se somatizó en su cuerpo (3-4), fue como una inundación que le arrastró con fuerza (6). Pero después, no “encubrió” su pecado (5), y fue “cubierto” (1). La sangre de Cristo cubre nuestro pecado porque hemos sido hechos justicia de Dios en Cristo (2 Co. 5:21), ya no sentimos vergüenza, tenemos esperanza (Ro. 5:5).

El uso de la razón. Hay una postura razonable que tiene que ver con el arrepentimiento, dar un giro como hizo el hijo pródigo, “volver en sí”, recapacitando después de cometer el error para volverse a Dios (Lc. 15:17). A partir de aquí el salmista declara que comienza un nuevo camino (8) en el que la persona restaurada es rodeada de misericordia (10). Todo esto conlleva una alegría indescriptible, no es para menos (11).

Aplicación

Los animales no tienen la capacidad de reflexionar sobre sus errores y reconocer que se han equivocado. Pedir perdón no es una muestra de debilidad, sino de verdadera humanidad. Lo irracional es comportarse tercamente como la mula o el caballo sin freno (9). Hoy parece que las campañas de imagen impiden reconocer los errores, la basura se acumula, pero Dios tirará de la manta en su juicio (Ro. 2:5).

Reflexión: “Sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados” (Stg. 5:20)

Domingo 10 DE ENERO DE 2021

Ante el examen divino

Introducción Salmo 7

En el título del salmo aparece una extraña palabra que se repite en Hab. 3:1, “sigionot” (1), parece una indicación al tipo de música o tono a emplear para cantarse en el templo. También se menciona a Cus, el benjaimita, quien podría ser uno de los perseguidores de Saúl. Este salmo contiene muchas referencias judiciales. David ha sido acusado injustamente y espera que Dios le vindique.

Un juicio inesperado (1-9). Un juez siempre impone respeto, y más si se trata del Juez supremo, Dios mismo. Sin embargo, David implora su juicio confiando en su inocencia. Sus enemigos quieren desgarrar su alma como leones (2), desean destrozarle e incluso, parece que la tumba está ya preparada (15). Pero David tiene claro que tuvo en su mano la vida de sus enemigos como ocurrió dos veces con Saúl, y le dejó libre (4). David sabe que Dios juzgará a todas las naciones y pide un anticipo (8). El acusado declara su inocencia y aceptará la condena si es culpable (4-6), el juez instruye el proceso y puede investigar en busca de la verdad (6, 9). De ser inocente, David pide que la ira de estos hombres se vuelva contra ellos por medio de Dios mismo (6), sólo hay una posibilidad para sus enemigos, que se arrepientan, la espada en alto espera la sentencia (12).

La persona del Juez. Es importante tener claro quién es el Juez, David piensa en aquellos que se reúnen a las puertas de la ciudad o del tabernáculo para juzgar, pero por encima de ellos está el que se sienta en lo alto (7). Dios es el que nos salva (1), y él tiene la capacidad de luchar con las mejores armas (12-13). Finalmente, el mal se vuelve contra los injustos (16), y los perseguidos, aquellos que confían en él (1), alaban conforme a la justicia de Dios, y cantan al Altísimo (17).

Aplicación

Nuevamente, David utiliza la oración antes que la espada. La situación más adversa siempre es expuesta ante el trono de la gracia para encontrar el oportuno socorro. Antes de planificar o de preocuparnos más, es necesario que acudamos ante el que se sienta en lo alto, e incluso si hacemos todo bien y somos acusados injustamente, doblemos nuestras rodillas implorando misericordia ante el Juez justo.

Reflexión: “Pues ya conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo” (He. 10:30)

Lunes 11 DE ENERO DE 2021

Ante el examen divino (2)

Introducción Salmo 67

Este salmo tiene un claro enfoque misionero recordando las promesas dadas a Abraham de tierra y parentela: “Te bendeciré… serás de bendición… serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Gn. 12:2-3). Por tal motivo, el pueblo de Dios debe dar a conocer la salvación de Dios a todos los pueblos para que le alaben.

Renovación para bendición (1-3). El salmista anhela un avivamiento del pueblo de Dios esperando su bien, según transmitía Aarón (Nm. 6:24-25). Esta oración sacerdotal se repite en muchas iglesias cada domingo pidiendo a Dios que la bendición de la reunión continúe toda la semana en la vida cotidiana. Precisamente en un rollo de cobre en Jerusalén los arqueólogos encontraron esta bendición escrita como algo importante a no olvidar. El rostro resplandeciente como en Moisés tras la renovación del pacto en Sinaí (Ex. 34:29), es una muestra de comunión y beneplácito divino. Todo esto debe servir para invitar a las naciones a conocer a Dios, la vocación misionera no debe faltar en los cristianos nunca.

Reacción de las naciones (4-6). Conocer a Dios solo produce alegría y gozo al ver que su gobierno es justo, equitativo. Precisamente, vivimos días donde es muy difícil calificar a los gobernantes así, los intereses partidistas y arbitrarios predominan de forma alarmante. Dios es justo y es el buen pastor (4), sabe administrar y cuidar a su creación y a todos los que se cobijan en Él. Así la tierra dará o como muchos traducen, “da” su fruto (6) porque Dios produce la lluvia, la acción del sol, los climas, el buen orden para que las familias tengan el sustento necesario (Mt. 6:31).

Aplicación

Cuando las familias y las iglesias se avivan delante de Dios, y su pueblo le adora con un corazón renovado que late ante su Palabra, el deseo de alcanzar a otros no faltará y esto significará que andamos en la voluntad de Dios, quien desea el bien de todas las naciones. “Todos los pueblos le alaben” (3) ¿Es este nuestro propósito? ¿Se destaca en nuestras vidas la preocupación por la misión?

Pensamiento: “La Iglesia de hoy, como el Israel de antaño, sólo experimentará la bendición de Dios en la medida en que es medio de comunicarla hasta los confines de la tierra. Por otro lado, el mundo sólo reconocerá a Dios en la medida en que su rostro resplandezca en nosotros” (José M Martínez).

Martes 12 DE ENERO DE 2021

Disciplina para desviaciones

Introducción Salmo 39

David pasa por momentos difíciles que le hacen pensar en la fragilidad de la vida, todo apunta a una enfermedad que le consume y que se debe a su pecado (10). Por tal motivo, Dios interviene para disciplinarle con corrección que le ayudará a enmendar sus errores, y tener un enfoque correcto lejos del pesimismo que le ha llevado a verlo todo negro, hasta convertirse en una olla a presión que finalmente alcanzó su máxima temperatura. La tensión arterial estaría por las nubes (3).

Silencio improductivo (1-3). David decide callarse para no pecar con sus palabras (1), el problema es que la mente le estaba jugando malas pasadas y sus juicios en su hombre interior le convertían en un hombre que se quemaba por dentro. Ni siquiera hablaba lo bueno (2), su corazón estaba disparado, tenía las pulsaciones más elevadas que un deportista en su máximo esfuerzo, pero sin hacer nada. Así somos cuando no descansamos en el Señor en medio de los problemas (3).

Explosión positiva (4-13). David estalla, necesita hablar y desahogarse, y esto le lleva a una reflexión equilibrada y excepcional donde reconoce la fragilidad humana, la vanidad de vivir para lo material (5-6), y que la única esperanza está en el Señor, quien no tiene principio ni fin (7). El salmista pide a Dios ser librado de sus pecados, no sólo por confesión, sino para que éstos no le conviertan en una marioneta enfurecida que sólo sirva para que otros se rían de él (8). La disciplina de Dios será para vida (He. 12:10-11). El dolor así, ayuda a bien cuando Dios quita como la polilla los apoyos o amuletos en los que confiramos para más tarde asirnos de Él (11, cp. Mt. 6:19).

Aplicación

Nuevamente, David utiliza la oración y clamor entre sus lágrimas (12). Su experiencia es similar a la del apóstol Pablo por causa de enfermedad; aunque no lo crea, la debilidad le hará fuerte (2 Co. 12:9-10). Si hay cosas en las que confiamos para tener a Dios como una simple muleta en los días de esguinces, es que el enfoque espiritual está desviado, hay que orar y clamar a Dios.

Pensamiento: “La presencia misma de tales oraciones en las Escrituras es testimonio de que Dios comprende nuestra condición. Él sabe cómo se expresan los hombres cuando se encuentran desesperados” (Derek Kidner).

Miércoles 13 DE ENERO DE 2021

Bendecir al que bendice

Introducción Salmo 103

El salmo comienza con la bendición a Dios. La pregunta inmediata es cómo podemos hacer esto cuando necesitamos su bendición continuamente en nuestra vida. Este salmo es uno de los más bellos sobre la adoración y se destaca nuestra gratitud al ser bendecidos, donde sólo podemos explotar bendiciendo a Dios e invitando a su pueblo (18), su creación con todos los lugares de su señorío (22) y a los seres poderosos con todos los ejércitos y ministros o siervos de Dios (20, 21).

Motivos para la adoración (1-18). El salmista dialoga en su interior y enumera las bendiciones de Dios que son el perdón, la sanidad, rescatar nuestra vida del sepulcro, coronarnos de favores y bendiciones, saciar de bien nuestra boca y renovar todo nuestro ser como el águila cambia anualmente su plumaje siendo símbolo de fuerza y vigor (5). Dios nos rescató y nos llevó a un lugar que no nos correspondía junto a él, es entonces cuando entendemos que no nos guarda rencor, no lleva una cuenta de nuestros pecados (10), sabe que somos polvo sin nada que podamos ofrecer (14), y todo se debe a su eterna misericordia y justicia establecidas mediante pacto (17-18). Con todo, se agrada cuando lo reconocemos hablando con justicia de Él.

Alabanzas ante el trono (19-22). Dios estableció su trono en los cielos, su reino está por encima de todos y ahora espera que nos asombremos de sus obras y majestad. Se ha destacado que hay una relación con los que obedecen sus mandamientos (18) y ahora se señala quiénes ejecutan esa Palabra, sus poderosos ángeles (20). Sus ejércitos están preparados para la acción mirando la gloria de Dios y nosotros formamos parte los que hacemos su voluntad (21).

Aplicación

David ama a Dios con todo su corazón, alma y como vemos en este escrito, utilizando la mente (Mt. 22:37). Cabe preguntarse cuál es la razón por la que en ocasiones nos cuesta tanto alabar a Dios con palabras, salmos, canciones, expresiones, porque hay mil maneras diferentes de hacerlo. La adoración cuando reconocemos la grandeza de su persona, perdón y su amor, debe brotar de forma natural desde todo nuestro ser, no puede ser de otra manera.

Pensamiento: “Hoy podemos medir la distancia a los planetas y estrellas, pero son tan grandes que el efecto es lo mismo: la misericordia de Dios es sin explicación y si medida, sobre los que le temen” (Mervin Breneman).

Jueves 14 DE ENERO DE 2021

Protección para los testigos

Introducción Salmo 5

El salmo cuarto es para la noche y el quinto para un tiempo matutino con el Señor y se corresponde probablemente con el sacrificio de la mañana. David lo está pasando mal porque hay insensatos que prefieren una sociedad corrompida alejada de Dios. David realiza una oración en forma de melodía para flauta (nehilot), instrumento musical fácil de transportar en los enseres de un pastor.

Comienzo dulce (1-10). La melodía comienza suave, con un susurro o gemir apenas audible (1) que poco a poco aumenta su intensidad in crescendo para llegar al clamor (2). La causa es la forma de proceder tan funesta de los enemigos de Dios que se deleitan en la maldad (4). El salmista sabe que Dios no tiene arte ni parte en esto, y asistimos al momento de la canción donde los sonidos son tenebrosos o inquietantes. La descripción es lúgubre, palabras de falsedad, su interior es corrompido y su aliento espiritual tan putrefacto como el olor de un sepulcro (9). El problema es que aconsejan a otros disfrutar de la muerte (10). Dios tiene que intervenir como lo hizo en otros momentos en Sodoma, Gomorra o el diluvio.

Alabanzas de los justos (11-12). La melodía cambia al movimiento “allegro” que significa alegre, despierto. Los que se desvinculan de los inicuos tienen que cantar con voces de júbilo y participar ahogando a los desafinados tenores lúgubres e impíos, sabiendo que Dios está con los suyos, y los defiende rodeándoles con un escudo de protección. El yelmo es para la cabeza, la coraza para el torso, pero el escudo protege todo el cuerpo. Este lenguaje nos recuerda la lucha contra las huestes de maldad que describe el apóstol Pablo (Ef. 6:10-13).

Aplicación

Aunque pasen los siglos, la lucha espiritual es la misma que sostenía David. El mundo, y sus deseos capitaneados por su Príncipe, Satanás, con su cuadrilla de servidores en todas partes. El maligno dispara sus dardos continuamente por eso necesitamos escudo, pero no le gusta asistir a las reuniones de alabanza a Dios, no es su ambiente.

Pensamiento: “Al comienzo del salmo, tenemos a David desanimado, acongojado, presto a hundirse en la melancolía y la desesperación; pero al final le vemos regocijándose en Dios y exaltado en alabanzas al Señor. Véase el poder de la fe y el poder de la oración, y cuán bueno es acercase a Dios” (Matthew Henry).

Viernes 15 DE ENERO DE 2021

¿Cómo debe vivir el creyente?

Introducción 2 Pedro 1:1-11

El apóstol se dirige a los destinatarios presentándose con su nombre Simón y el sobrenombre Pedro dado por Jesús, una forma que se halla en otras partes del NT (Lc. 5:8). Los receptores han recibido la misma fe que “nosotros”, una referencia a los apóstoles o a los cristianos que se hallaban con Pedro. Se trata de una fe recibida como don de Dios para salvación. El saludo es típico del género epistolar de la época (1-2).

Exposición

En conformidad al llamamiento divino (3-4). Por medio del poder de Dios hemos sido equipados de todo lo necesario para mantener una vida piadosa desde que llegamos al conocimiento de nuestro Salvador. Éste cumple las promesas que se hallan contenidas en su obra de gracia a nuestro favor por la que ya hemos escapado de la corrupción que hay en el mundo y venimos a participar de la naturaleza de Dios. No se trata de su naturaleza esencial, porque esto es imposible ya que seríamos como él, sino de la naturaleza moral por medio de sus atributos comunicables, como la justicia, el amor, la bondad, la misericordia, el gozo, etc. El creyente debe compartir todo eso y vivir a la altura de la vocación que ha recibido al ser hecho hijo de Dios.

Con un crecimiento continuado (5-11). Aunque Dios obra en nosotros por su gracia, el creyente pone de su parte mostrando una serie de cualidades en una sinfonía que va creciendo como la escala musical ascendente. Estos rasgos del carácter cristiano que debemos añadir unos a otros constituyen un todo armónico, cada uno supone el anterior y a su vez lo complementa. Empieza por la fe porque es la raíz sobre la que se edifica la virtud, excelencia moral por antonomasia y con la virtud el conocimiento verdadero de nuestro deber como cristianos. Al entendimiento le sigue el dominio propio o templanza, el poder controlador de la voluntad bajo el dominio del Espíritu. Lógicamente conduce a la paciencia, una cualidad necesaria para soportar las pruebas. Y de la paciencia surge la piedad o disposición de una vida enfocada en Dios y en comunión con él. De la piedad nace el amor a Dios y el afecto fraternal, los dos componentes del más grande mandamiento (Mt.22:34-39, Jn. 13:34-35).

Aplicación

Cuando estos rasgos del carácter cristiano abundan en nosotros, nuestra vida está en constante progreso sin estancamientos que la hagan retroceder. Cada uno de los aspectos descritos es como subir escalones que nos conducen a un conocimiento más completo del Señor Jesucristo, evitando que seamos inútiles e improductivos. Una vida sin estos frutos es como estar ciego olvidando que nuestros pecados han sido perdonados por el Señor; por el contrario su manifestación es una garantía para evitar caídas en nuestra vida.

Reflexión: La norma de justicia que Pedro sostenía era la misma que oyó de Jesús (Mt. 5:48).

Por : Pedro Puigvert

Sábado 16 DE ENERO DE 2021

La verdad del Evangelio

Introducción 2 Pedro 1:12-21

En esta porción se dan cita dos aspectos: por una parte Pedro expone su testamento que consiste en recordarles sus enseñanzas mientras esté en este mundo, y por otra señalar la importancia de la palabra profética inspirada por Dios.

Exposición

Responsabilidad de Pedro en enseñar el evangelio (12-15). El apóstol conoce la debilidad de la memoria humana y por eso no dejará de insistirles en las mismas cosas básicas que constituyen la verdad transmitida por el evangelio. Además sabe, porque el Señor se lo ha comunicado, que le queda poco tiempo de vida. No conocemos cuando recibió este mensaje personal, pero es posible que se refiera a las palabras que le dirigió Jesús antes de ascender a los cielos (Jn. 21:18). Así que lo deja escrito como testimonio permanente.

Testimonio de Pedro del Cristo glorificado (16-18). La enseñanza que les ha transmitido no es semejante a cuentos supersticiosos, sino la de un testigo ocular. Relata lo sucedido en el monte de la transfiguración, juntamente con otros dos compañeros, cuando Jesús se presentó delante de ellos con todo su poder, anticipando así el día glorioso de su entronización en los cielos y de su retorno victorioso. Además escucharon la voz del Padre, que les declaraba que Jesús era su Hijo amado. Aunque Jesús vino en humillación, ellos lo vieron en toda su gloria cuando todavía no había muerto en la cruz.

Testimonio de la palabra profética (19-21). Por si todo lo dicho fuera insuficiente, Pedro recurre a las Escrituras en donde tenemos la palabra inamovible de Dios. A esta palabra hay que prestarle la debida atención porque es como una lámpara (Sal. 119:105) que alumbra en un lugar oscuro, literalmente seco o sucio. Esta palabra no se ha originado en la interpretación particular de nadie, sino en la voluntad de Dios, pues los escritores sagrados fueron impulsados o movidos por el Espíritu Santo como cuando el viento hincha las velas de un barco para poder por escrito la revelación.

Aplicación

¿Cómo contemplamos a Cristo con los ojos de la fe? ¿Solamente en su humillación y muerte en la cruz o tomamos en consideración también su glorificación en los cielos de donde ha de volver con gran poder? ¿Cómo es nuestra adoración? ¿Y nuestro testimonio del evangelio? Nuestra experiencia de salvación por gracia, es valiosa porque sirve para ilustrar los resultados de la obra de Cristo, pero para proclamar el evangelio necesitamos recurrir a la palabra profética porque por ella habla Dios.

Pensamiento:”La tensión contemporánea entre las Escrituras y la vida espiritual no tiene lugar alguno en las Escrituras mismas. Ellas son alimento, luz, fortaleza, protección y escudo del hombre redimido”. Bernard Ramm.

Por : Pedro Puigvert

Domingo 17 DE ENERO DE 2021

El peligro de los falsos maestros

Introducción 2 Pedro 2:1-10ª

En contraste con los santos hombres de Dios que hablaban bajo el impulso del Espíritu Santo, hubo siempre en Israel falsos profetas. Por eso, el apóstol pone en guardia a los cristianos, porque también en la iglesia se levantarán falsos maestros.

Exposición

La actividad de los falsos maestros (1-3). Sentada la premisa de su existencia confirmada por la historia de la iglesia, su acción inmediata es la introducción de herejías. Este término en sentido general es la elección que conduce a la división y formación de sectas, pero aquí va más lejos porque añade el adjetivo destructivas. ¿En qué consistía la herejía? En primer lugar, en negar tanto al Señor Jesucristo como a su obra redentora, que les conduciría a la perdición. Las consecuencias se ven en los seguidores al acarrear inexorablemente el error doctrinal al pecado de la carne (lascivia) y a la blasfemia contra el evangelio de Cristo. Pero no se queda ahí, sino que en su deseo desenfrenado los falsos maestros quieren conseguir nuevos adeptos usando la mentira como instrumento. Pero el juicio de Dios caerá indefectiblemente sobre ellos.

El castigo ejemplar de Dios (4-8). Pedro se apoya en las acciones de Dios llevadas a cabo en el pasado: a) el castigo de los ángeles que pecaron fue echarlos al abismo (lit. Tártaro) reservándolos para el juicio final; b) el castigo del mundo antiguo mediante el diluvio del que sólo se libró Noé y su familia; c) el castigo con fuego y azufre de las ciudades impías de Sodoma y Gomorra del que se libró sólo el justo Lot y su familia, a excepción de su esposa. Tres ejemplos de cómo la falsa enseñanza afecta a la conducta.

Liberación y juicio (9-10ª). De las lecciones de la historia, el apóstol extrae su aplicación para los destinatarios de su escrito y para la iglesia a lo largo de la historia. Por una parte la misericordia de Dios se hace patente en aquellos que hacen su voluntad liberándoles de la prueba. Por otra se pone de manifiesto el castigo en el día del juicio final de aquellos que son descritos como los que siguen los deseos corrompidos de la naturaleza humana sujeta al pecado y los que desprecian el señorío, es decir, la autoridad del Señor.

Aplicación

Se podría contar la historia de la Iglesia por medio de las herejías que han ido surgiendo y rebrotando a lo largo de veinte siglos de cristianismo. De ahí que las advertencias de este texto sean muy pertinentes, de manera que nos obliga a estar muy atentos al devenir de los tiempos para detectar las falsas doctrinas y a aquellos que las expanden. El mejor antídoto es la Palabra de Dios correctamente interpretada y aplicada a nuestra situación. De todas maneras la palabra última la tiene Dios juzgando a los que extravían a otros con falsas doctrinas.

Pensamiento: “La Verdad existe; sólo la falsedad tiene que inventarse” (George Braque).

Por : Pedro Puigvert

Lunes 18 DE ENERO DE 2021

Características de los falsos maestros

Introducción 2 Pedro 2:10b-22

Sigue el apóstol describiendo a los falsos maestros mostrando una serie de características que sirven tanto para identificarlos como para señalar su condena.

Exposición

Tienen una conducta depravada (10b-13). Al despreciar la autoridad divina se atreven también a insultar a los seres celestiales. Estas potestades superiores, en griego “glorias”, es decir, órdenes de ángeles buenos o caídos. Aquí son los caídos porque luego los contrasta con los ángeles buenos, los cuales no se atreven a proferir ninguna acusación insultante contra los otros en la presencia del Señor (Jd.9). Sin embargo, los falsos maestros blasfeman en asuntos que no comprenden. A su arrogancia se añade su ignorancia. Se les compara con animales que se guían por el instinto y al igual que ellos, que nacieron para ser carne matadero, los herejes perecerán como consecuencia de su propia corrupción, en justo pago a su conducta, que se describe como el más desenfrenado hedonismo.

Son expertos en la seducción (14-17). El sexo forma parte del acompañamiento de la herejía en su expresión apasionada del adulterio que se percibe en su mirada como deseo incontrolable de pecar. A todo ello debemos añadir el afán por obtener pingües beneficios en lo que son expertos. ¡He aquí un cuadro muy actual de algunos líderes de megaiglesias que además de difundir el error buscan enriquecerse rápidamente! ¡Son hijos de maldición! Su precedente lo tenemos en Balaam, el profeta que estaba dispuesto a recibir dinero por profetizar contra el pueblo hasta que Dios intervino. Los que cometen tal desatino son comparados a fuentes sin agua y a la niebla empujada por la tormenta, es decir, ambas frustran la esperanza depositada en ellas.

Son esclavos de la corrupción (18-22). Estos individuos seducen con su discurso arrogante y vacío de contenido espiritual a aquellos que empezaban a apartarse de los que viven el error. Como ocurre en estos casos, su mensaje es un canto a la libertad de la ley divina para caer en un liberalismo religioso que a la postre viene a esclavizar al que cae en sus redes. ¿Qué son las sectas? Lugares de esclavitud donde el líder se erige en señor del adepto. Habiendo conocido una vez al Señor, apostatan volviendo a la contaminación del mundo y a un estado mucho peor, comparación expresada en dos proverbios, uno bíblico (Pr. 26:11) y el otro popular.

Aplicación

Debemos vigilar las nuevas ideas que algunos pretenden introducir en la iglesia sin pasar previamente por el cedazo de las Escrituras y superar la prueba del algodón o de lo contrario estaremos en verdadero peligro. Los peores embates no vienen del mundo, sino de dentro mismo de la iglesia. Si en el pasado fue el liberalismo teológico el que diezmó a la iglesia, hoy en día es el relativismo carente de certezas absolutas y el emocionalismo que se opone a la razón.

Pensamiento: “La herejía consiste en escoger lo que uno quiere creer y rechazar, o al menos pasar por alto, el resto” (A.W. Tozer).

Por : Pedro Puigvert

Martes 19 DE ENERO DE 2021

El día del juicio

Introducción 2 Pedro 3:1-7

Continúa el apóstol refrescándoles la memoria (1:13) acerca del objetivo de sus dos cartas: despertar en los destinatarios una mente íntegra para que recordaran el doble testimonio por el que nos ha llegado la Palabra de Dios: por medio de los profetas que hablaron de su parte y de los apóstoles que transmitieron el mandamiento del Señor. Este mandamiento podría ser la enseñanza de Jesús a velar esperando su retorno glorioso sin precisar el tiempo de su venida (1-2).

Exposición

¿Cuándo volverá el Señor? (3-4). Ésta es la pregunta que se formula la gente que se burla de la promesa de su regreso en los postreros días. Si desgajamos esta frase de este lugar y del resto de las Escrituras puede parecer que se refiere a un tiempo futuro, los días que precederán de forma inmediata el retorno de Cristo. Pero la Biblia no nos permite decir esto. La enseñanza global de la Palabra de Dios es que con la venida de Cristo se inauguraron los últimos tiempos. Ya en Pentecostés se puso de manifiesto que con el derramamiento del Espíritu Santo se estaba en los últimos días (Hch. 2:17. El autor de la epístola a los Hebreos empieza diciendo que Dios nos ha hablado en Hijo en estos postreros días. Y Pablo escribiendo a Timoteo alude a los postreros días (2 Ti. 3:1). Si se refiriera al futuro, ¿cómo los iba a evitar Timoteo? Por tanto, los postreros días es el período de tiempo que abarca desde su introducción por Cristo hasta su retorno glorioso. Siempre ha habido gente a lo largo de la historia que han dudado de él.

El juicio es inapelable (5-7). Pedro aporta en contra del argumento de los que se burlan el testimonio de un juicio universal por medio del diluvio, hecho que aconteció en el mundo antiguo y que aquellos olvidaban. Por el mandato divino y por el agua el mundo pereció. El juicio que se avecina a esta humanidad será también por la palabra de Dios, pero en lugar de agua será el fuego el que purificará la tierra y destruirá a los impíos. Entonces de producirá una renovación total dando paso a una tierra renovada.

Aplicación

En los dos últimos siglos se ha especulado mucho sobre el retorno de Cristo y hechos concomitantes. Se pasó de un olvido casi general a una inflación de obras que con todo lujo de detalles describían los acontecimientos del fin contemplados desde su propia época. ¿Cuántos libros de profecía duermen en el desván del olvido llenos de polvo y previsiones ficticias que no se han cumplido? Este tema debemos tomárnoslo con seriedad y seguir el consejo del Señor de aguardar su venida velando en oración (Mr.13:33).

Reflexión: “Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá” (Lc. 12:40).

Por : Pedro Puigvert

Miércoles 20 DE ENERO DE 2021

La venida del día del Señor

Introducción 2 Pedro 3:8-13

El día del Señor es el día de la manifestación de Cristo en su regreso, pero también un día de juicio tanto de la naturaleza como de la humanidad (Ro. 8:22-25).

Exposición

¿Tarda el Señor en volver? (8-9). La supuesta demora del regreso del Señor, según pensaban algunos, tiene su réplica en el hecho de que para Dios un día es como mil años y viceversa, una manera de expresar la eternidad de Dios al no estar limitado por el tiempo y el espacio. La espera a que Dios somete a la humanidad tiene una finalidad redentora, pues él quiere dar una oportunidad a todos para que se arrepientan y se salven.

¿Cómo será la venida del Señor? (10-13). Pedro se hace eco de las palabras de Jesús en los evangelios, que en una metáfora señaló que él vendrá de manera inesperada y repentina como el ladrón que no avisa de la hora en que va actuar (Lc.12:39-40). Por esta razón, la iglesia debe estar preparada siempre aguardando su regreso. Esta misma idea excluye cualquier extravagancia de querer fijar el día y la hora en que Jesús volverá. Se trata del día del Señor, un día terrible anunciado por Jesús (Mt. 24:35). Los elementos que serán destruidos por el fuego, son lo que en otros lugares del NT se ha traducido por rudimentos del mundo (Col. 2:20) o los débiles y pobres rudimentos (Gá. 4:3,9), que constituyen un yugo de esclavitud. Elementos, término usado en plural significa un principio, el primero en una hilera, un rango, una serie. Pedro lo emplea para referirse a la sustancia del mundo material, pero también tiene el sentido de las engañosas especulaciones de los misterios gentiles y de las fábulas judaicas, tratado como principios elementales. El apóstol describe, pues, la purificación por fuego de todo lo malo de este mundo, que dará lugar a un cielo nuevo y una tierra nueva, es decir, renovados, no nuevos en tiempo u origen, en los que habitará la justicia.

Aplicación

La paciencia de Dios en el advenimiento del día del Señor es una oportunidad para este mundo que vive al margen de su voluntad, pero también implica una responsabilidad de la iglesia en llevar al mensaje del evangelio hasta lo último de la tierra. ¿Cómo estamos evangelizando a nuestra sociedad? Mientras aguardamos el regreso de nuestro Señor y Salvador, nuestra tarea prioritaria es la evangelización de las gentes en una vigilia continua de oración.

Pensamiento: “El mundo al cual entraremos en la parusía de Jesucristo es, por lo tanto, no un nuevo mundo; es este mundo, este cielo, esta tierra, pero ambos pasados y renovados” (Edward Thurneysen).

Por : Pedro Puigvert

Jueves 21 DE ENERO DE 2021

Esperando a Jesús viviendo en santidad

Introducción 2 Pedro 3:14-18

De la enseñanza sobre el regreso del Señor se desprende un estilo de vida que la iglesia debe practicar y que el apóstol destaca como lección principal.

Exposición

Una espera activa (14-16). De nuevo el apóstol reitera la idea de la espera, pero a diferencia de la pasividad que algunos entienden por tal, el creyente debe esforzarse en vivir en santidad de acuerdo al carácter mismo de Dios. Cada uno de nosotros es consciente de que si Dios no hubiera tenido paciencia no podríamos haber recibido de él la salvación. Así mismo, este tiempo de prórroga es otra oportunidad para que los pecadores de reconcilien con Dios y para nosotros de extender el evangelio. Esto mismo es lo que el apóstol Pablo les había escrito a los destinatarios de esta epístola que se hallaban en Asia Menor. En un sentido amplio, los temas de la espera del retorno de Cristo, el deber de la santificación y la proclamación del evangelio se hallan presentes en todos los escritos paulinos, lo que supone el conocimiento que tenían de ellos porque ya circulaban abundantemente. En dichos escritos y el resto de las Escrituras había algunas cosas difíciles de entender, quizás aquellas relacionadas con el regreso del Señor, a cuyos pasajes de aferraban los falsos profetas tergiversándolos para basar sus errores.

Una espera para crecer en la gracia (17-18). Ahora ya estaban advertidos de los peligros, por tanto, debían mantenerse alerta para no dejarse arrastrar por el error de los malvados con la posibilidad de caer en su trampa. El término traducido por “inicuos” sólo aparece en Pedro (cf.2:7). Por el contrario, ellos debían crecer en la gracia y el conocimiento de Cristo donde se halla la verdadera sabiduría para escapar de las enseñanzas de los falsos maestros.

Aplicación

¿Cómo aguardamos la venida de nuestro Señor? ¿Cómo los discípulos atónitos que presenciaron la ascensión del Señor y se quedaron mirando al cielo? ¿Necesitamos nosotros también que dos ángeles nos despierten de nuestro ensimismamiento para poner en práctica las instrucciones del Señor? Las lecciones de Pedro en esta epístola son que nos pongamos manos a la obra si no hacemos nada y avancemos en nuestra vida cristiana.

Pensamiento: “La ética cristiana es una ética escatológica, es decir, deriva su fuerza de lo que Dios hará en Cristo en el día final” (J.A. Motyer).

Por : Pedro Puigvert

Viernes 22 DE ENERO DE 2021

La necesidad del arrepentimiento

Introducción Lucas 13: 1-9

En este pasaje se registran dos sucesos antes de la partida de Jesús a la fiesta de la Dedicación. Cada uno conduce a un breve discurso que culmina en una parábola.

Exposición

La muerte de los galileos (1-3). Este suceso se menciona solamente en este evangelio y no hay constancia escrita en textos contemporáneos, pero se relaciona con el discurso precedente de Jesús sobre las señales de los tiempos. Pertenece a una fuente distinta de los otros sinópticos usada por Lucas en su investigación. Algunos se dirigieron al Señor para contarle acerca de unos galileos a quienes Pilato había dado órdenes de ejecutar en el templo cuando estaban ocupados en ofrecer sacrificios, de modo que en un sentido su sangre se había mezclado con la de las víctimas. En la mentalidad de los judíos, aquellos hombres habían sido castigados por Dios por haber cometido un pecado especial, pero Jesús refuta esta idea y pone el ejemplo de otro suceso.

La muerte de los dieciocho (4-5). Una torre, en el estanque de Siloé, había caído sobre dieciocho personas que quizás estaban ocupadas en la edificación de un acueducto en Jerusalén por Pilato y por alguna razón que desconocemos se había desplomado y enterrado a los obreros. Aquí también, los judíos pensaban que aquello había sido un juicio divino. Igual que antes, Jesús niega este extremo, señalando que toda la nación era culpable y que para escapar del juicio que se avecinaba todos necesitaban el arrepentimiento.

La parábola de la higuera (6-9). Ilustra perfectamente la condición pecadora del pueblo y la necesidad de arrepentirse. Isaías ya usó una parábola similar, basada en una vid (Is. 5:2) para referirse a Israel. Aquí se trata de una higuera a la que el propietario fue a buscar fruto y era estéril. Su reacción era lógica, ¡cortarla! El viñador intercede ante el dueño y éste demora su acción un año. Con esta enseñanza Jesús ofrecía a su nación una nueva oportunidad de arrepentirse antes de que el juicio cayera sobre ella.

Aplicación

De este texto se desprende que todos los hombres somos pecadores y en esta condición no podemos dar fruto para Dios. Por tanto, el juicio divino es la condenación eterna. Solamente cuando nos damos cuenta de nuestro estado y nos arrepentimos de todo corazón el Señor perdona nuestro pecado en virtud de los méritos de Cristo por medio de su muerte en la cruz. El Señor retarda su juicio porque quiere mostrar una vez más su gracia dando una oportunidad a todos para arrepentirse. Si se ignora esto, sólo queda la expectativa de la condenación eterna en el infierno.

Pensamiento. “El arrepentimiento para vida consiste principalmente en dos cosas: 1) En volverse del pecado y abandonarlo; 2) Volverse a Dios. (Catecismo abreviado de Westminster).

Por : Pedro Puigvert

Sábado 23 DE ENERO DE 2021

Hacer el bien en el día de reposo

Introducción Lucas 13:10-17

Este hecho narrado por Lucas es exclusivo de este evangelio, pero recuerda los incidentes del primer ministerio de Jesús en Judea (Jn. 5:16) y en Galilea (Mt. 12:9-13).

Vemos los mismos puntos de vista de las autoridades judías sobre el sábado y los mismos principios y su aplicación espiritual por Jesús.

Exposición

La curación de una mujer encorvada (10-13). Jesús se hallaba enseñando en una de las sinagogas de Perea. Entre los presentes se hallaba una mujer que hacía dieciocho años que no se podía enderezar debido a un demonio o un espíritu de enfermedad, es decir, un estado enfermizo producido por un agente de Satanás (16). Sin que ella se lo pidiera el Señor intervino movido a misericordia y con el poder de su palabra la liberó de su enfermedad. Sin embargo, no pudo enderezarse hasta que Jesús le impuso sus manos y entonces empezó a alabar a Dios.

La reacción del principal de la sinagoga (14-17). Es curiosa la actitud de este dirigente porque su indignación por lo ocurrido la descarga contra el pueblo y no contra Jesús que había hecho el milagro o contra la mujer sanada. Admite que Jesús tiene poder para sanar, pero no le ataca por lo que ha hecho, sino que conmina a la gente a que vengan para ser sanados otro día que no sea el de reposo. La intervención de Jesús señalando su hipocresía fue inapelable, porque tanto la ley rabínica como la práctica, permitían atender las necesidades de sus animales y él se había indignado porque el Señor había liberado a un ser humano de su enfermedad. El efecto de estas palabras fue fulminante: los adversarios quedaron avergonzados y la gente estaba encantada por tantas maravillas.

Aplicación

Jesús puso de manifiesto que él es el Señor del día de reposo y que éste es un día, entre otros, para hacer el bien al prójimo. La misericordia del Señor por aquellos que sufren debe ser también un modelo para nosotros. No caigamos en la hipocresía de atarnos a legalismos, como los fariseos, sino vivamos en la libertad gloriosa de los hijos de Dios alabando al Señor que nos ha dado tan grandes beneficios.

Oremos por aquellos que han entregado sus vidas a servir al prójimo que está atado por la enfermedad, para que el Señor les dé las fuerzas necesarias en su labor.

Por : Pedro Puigvert

Domingo 24 DE ENERO DE 2021

Parábolas del reino

Introducción Lucas 13:18-21

Estas dos parábolas presentan la característica misteriosa del reino: su desarrollo y su poder en contraste con la pequeñez y la debilidad de sus comienzos. En la primera se observa la relación del reino con el mundo exterior y en la segunda con referencia al interior.

Exposición

La parábola del grano de mostaza (18-19). Una vez salieron de la sinagoga, Jesús continuó sus enseñanzas que ilustraba por medio de ejemplos tomados de la naturaleza, quizás pasando junto a un huerto. Compara el reino de Dios con la semilla de la planta de mostaza, la sinapis nigra, que era tenida como la más pequeña de todas las semillas (Mt.13:32). Pero cuando ha crecido se convierte en un árbol en comparación con el resto de los arbustos de un huerto. Era normal que las aves se posaran sobre él ya que en Palestina se mezclaba la mostaza con el alimento para ellas. Así, pues, el reino plantado en el mundo como una pequeña semilla, es decir, humildemente, crecería hasta sobrepasar a las demás plantas y daría cobijo a todas las naciones.

La parábola de la levadura (20-21). La mezcla de tres medidas de harina era algo común, tanto en los tiempos bíblicos como en los posteriores. No tenemos que buscarle un sentido especial, ya que se trataba de un proceso común en la vida diaria. Lo importante es la comparación que Jesús establece con el reino de Dios, porque así como la levadura escondida en la harina la penetra gradualmente y la asimila transformándola, así ocurre con el reino de Dios que penetra con su mensaje este mundo y al individuo desde de su interior para cambiarlo.

Aplicación

La Iglesia, expresión de la soberanía universal de Cristo y agencia misionera del reino de Dios, tiene el deber de extender este reino en el mundo por medio de la predicación del evangelio hasta que el Señor vuelva. Al mismo tiempo como la levadura que fermenta la harina debe penetrar en todas partes para transformar la sociedad en que vive. Por esto es necesario que el cristiano viva de acuerdo con las demandas del reino para afectar a su ámbito de influencia.

Reflexión: “Dondequiera que alguien escucha (la proclamación del reino) y responde, allí irrumpe el reino en el mundo, hay un desplazamiento del reino de las tinieblas al reino de luz y, en consecuencia, los poderes cósmicos son vencidos” (C.René Padilla).

Por : Pedro Puigvert

Lunes 25 DE ENERO DE 2021

¿Cuántos podrán salvarse?

Introducción Lucas, 13:22-30

La idea expresada (22) indica que Jesús atravesaba la región y se detenía en cada ciudad y en cada aldea o lugar para enseñar, pero prosiguiendo siempre, aunque diera algún rodeo, su marcha hacia Jerusalén a donde se trasladaba por última vez. Al escuchar a Jesús, sus oyentes interpretaban que sólo unos pocos podrían salvarse (23).

Exposición

Dificultades para poder salvarse (24-27). A la pregunta si son pocos los que van a salvarse, el Señor responde con una parábola en que señala las dificultades para entrar en el reino celestial. Va dirigida a los judíos que pensaban que por el hecho de serlo tenían la puerta franca. Jesús no responde de manera directa, sino que lo ilustra con una escena familiar de una casa en la que muchos quieren entrar, pero el acceso es estrecho y no podrán. Además, desde el momento en que el propietario haya cerrado la puerta, no habrá posibilidad alguna de entrar. No valdrá que se mencione la amistad y el compañerismo con Jesús, su respuesta será: “no sé quienes sois”. Notemos como Jesús pasa del dueño de la casa a sí mismo (26). La razón por la que no pueden entrar es que son hacedores de injusticia.

Otros ocuparán el lugar de los judíos (28-30). Los que quedan excluidos del reino lamentarán su situación al ver como en el gran banquete del reino de Dios, juntamente con los patriarcas y los profetas, se sentarán los gentiles que ellos despreciaban, procedentes de todas las partes de la tierra. Aquellos que pensaban ser los primeros en entrar en el reino, serán los postreros.

Aplicación

El acceso a la salvación o al reino celestial no es una tarea fácil. No se accede por nuestra condición religiosa o por descendencia familiar. Se trata de una decisión personal en que hace falta reconocer que somos pecadores y humillados arrepentirnos de nuestros pecados asiéndonos fervientemente de la gracia de Dios que emana de la obra de Cristo en la cruz, renunciando a nuestra vida anterior de injusticia. Sólo así podremos participar del banquete real con Jesús y sus escogidos.

Reflexión: “¿Cómo encaja esto en la idea moderna de que la salvación es fácil?¿Qué hacemos con la creencia popular de que hacerse cristiano es sólo cuestión de creer algunos hechos, firmar sobre una línea de puntos, pasar al frente, levantar la mano o recitar la oración adecuada? ¿No podría ser que muchos de nuestros “convertidos” estuvieran en el camino equivocado porque tomaron el camino fácil a través de la puerta ancha? (John F. MacArthur).

Por : Pedro Puigvert

Martes 26 DE ENERO DE 2021

Lamento de Jesús sobre Jerusalén

Introducción Lucas 13:31-35

Unos fariseos se acercaron a Jesús para advertirle que se marchara de los dominios de Herodes porque corría peligro. ¿Con qué intención? No sabemos si era para hacerle un favor, cosa poco probable, o en connivencia con el rey para sacárselo de encima (31).

Exposición

Respuesta de Jesús a Herodes (32-33). Al dirigirse el Señor directamente al rey pone de relieve que considera las palabras de los fariseos como un mensaje de Herodes que de una manera astuta quiere alejarle de su territorio. El tetrarca tenía un temor supersticioso de Jesús (9:7-9) y en realidad no quería matarle, pero como su conciencia le acusaba por el asesinato de Juan, usa esta estratagema. Jesús le llama zorra, una metáfora para señalar su astucia, dando a entender que conocía sus propósitos. Pero no debía preocuparse porque el ministerio del Señor tocaba a su fin. Ahora Jesús debía continuar su obra durante un tiempo corto, hasta que en el momento señalado por Dios el Padre finalice su carrera como profeta y muera en Jerusalén. El terminar al tercer día indica tanto la consumación de su obra en la cruz como su glorificación.

El triste sino de Jerusalén (34-35). Avanzando en el camino, Jesús se dirige a la santa ciudad que tiene el poco edificante privilegio de matar a los profetas y apedrear a los enviados de Dios. Jesús hizo varias visitas a Jerusalén durante su ministerio con el objetivo de reunir a sus hijos, de la misma manera que una gallina reúne a sus pollitos bajo sus alas protectoras, pero la ciudad rebelde rechazó la protección y salvación divina. La consecuencia de esto es que la ciudad quedará abandonada a su suerte sin el cuidado divino, una posible profecía de su juicio del año 70 d.C. Y a Jesús no lo volverán a ver hasta su glorioso retorno en que todos los que han creído en él lo recibirán con las palabras con que entró en la ciudad montado en un pollino (Sal. 118:26).

Aplicación

El Señor tenía un plan muy definido sobre la manera en que culminaría su obra de salvación cuando llegara a Jerusalén. Como profeta enviado por Dios, sabía que la única manera de salvar al pueblo era mediante su muerte de cruz. Pero a lo suyo vino y los suyos no le recibieron. ¡Qué tragedia para aquel pueblo que rechazó al Mesías prometido! ¡Qué indignidad la de aquella ciudad que no quiso colocarse bajo el abrigo del Todopoderoso! Así hace nuestro mundo hoy cuando rehúsa creer en Jesús y no se acoge a la gracia de Dios para salvación. Por otro lado, qué dicha la de los creyentes que daremos la bienvenida al Señor cuando regrese con el grito: “¡Hosanna el que viene en el nombre de Yahweh!

Pensamiento: “Aparezca sonriendo el día, muestre sus riquezas la mañana, las auras lleguen a rozar mi frente, seguro estaré bajo la cubierta de tus alas” (Mariano San León).

Por : Pedro Puigvert

Miércoles 27 DE ENERO DE 2021

La sanidad del hidrópico en sábado

Introducción Lucas 14:1-6

Esta escena debemos verla en el marco de los relatos de curación en sábado. Jesús fue invitado en casa de un notable de los fariseos, quizás un miembro destacado del sanedrín, después del culto sabático de la sinagoga. Había otros correligionarios invitados que acechaban a Jesús para poder sorprenderle en alguna falta (1).

Exposición

Una pregunta comprometida (2-4). Ante la presencia de un hombre que padecía hidropesía, una enfermedad en que se acumula de manera anormal líquido seroso en una cavidad del organismo o en el tejido celular, Jesús se dirigió a los intérpretes de la ley y a los fariseos para preguntarles si era lícito sanar en el día de reposo. Quizás aquel hombre estaba allí como cebo para obligar a Jesús a hacer un milagro y tener de qué acusarle. Pero la pregunta si está permitido sanar en sábado les deja desarmados porque se quedan mudos. Seguidamente Jesús toma al enfermo por la mano y con el simple contacto obra su curación. El Señor no curaba siempre de la misma manera, unas veces bastaba su palabra y en otras usaba el roce físico.

Una justificación inapelable (5-6). Jesús no se contenta con sanar y despedir al enfermo. Aunque sus adversarios no digan nada, él justifica su acción por medio de un argumento que usaban ellos cuando se producía un accidente en un ser querido o alguno de sus animales. En esos casos no reparaban en que era trabajar en el día de reposo y rescatarlos. En lugar de “asno” es preferible la lección “hijo”, pues así está en los mejores manuscritos, ya que asno es una variante para ajustar este texto a 13:15.

Aplicación

El legalismo ha sido siempre la piedra de tropiezo de las religiones. Así el judaísmo añadía al deber de guardar el sábado, una serie de obligaciones que en su casuística ahogaban la libertad de hacer el bien al prójimo. Quizás en la actualidad hemos caído en el otro extremo, el de no dar importancia a la santificación del día de reposo. Debemos mantener un equilibrio y entender el verdadero significado de santificar el día del Señor.

Reflexión: “Quizá una de las mayores tragedias de toda esta discusión es que los cristianos ven este día como un deber y no como un privilegio (Cf.Is. 58:13-14). Brian H. Edwards.

Por : Pedro Puigvert

Jueves 28 DE ENERO DE 2021

Una lección de humildad

Introducción Lucas 14:7-14

La reunión para la comida en casa del fariseo y al ver como los comensales buscaban sentarse en los lugares de honor, proveyó el material para que Jesús les dirigiera esta parábola que encierra una lección permanente de humildad (7).

Exposición

Lección basada en una fiesta de bodas (8-11). Esta parábola no tiene la intención de ser un manual de buenas costumbres para asistir a los banquetes de bodas. Su intención es otra: señalar que la tendencia del ser humano es el orgullo, buscando siempre el primer lugar en vez de proceder con humildad y favorecer a los demás considerándoles superiores a él mismo. Esta misma idea se halla en los Proverbios: No te des importancia en presencia del rey, ni reclames un lugar entre los magnates; vale más que el rey te diga:”Sube acá”, y no que te humille ante gente importante (Pr. 25:6-7). Esta es también la actitud del hombre delante de Dios, por eso es imprescindible que se humille y arrepentido de su pecado busque al Señor que lo pondrá en el lugar que le corresponde. La lección de la parábola a modo de paradoja confirma esto: Exaltarse delante de los hombres tiene el efecto inverso del buscado, en cambio conducirse de manera humilde conlleva la recompensa de ser puesto en el lugar adecuado.

Lección basada en el amor al prójimo (12-14). Ahora le toca el turno al anfitrión. Las circunstancias de los presentes, ilustran muy bien el hecho de la tendencia de buscar la recompensa con la invitación recíproca de los pudientes. Sin embargo, los pobres son los olvidados de los banquetes. Aquí se perfila una invitación universal de todos aquellos que no pueden aportar nada y dependen de la gracia del Señor para entrar en el reino de Dios. En el plano humano implica una bienaventuranza porque la recompensa la otorgará Dios en la consumación de todas las cosas.

Aplicación

Para el mundo la humildad es un signo de debilidad, para Dios es un valor de primer orden en su reino. Como hijos de Dios nos corresponde mostrar que realmente nos parecemos a nuestro Salvador el cual era manso y humilde corazón. El hecho de mostrar nuestro amor a los desheredados de este mundo, no implica que no podamos invitar a nuestros amigos, hermanos o parientes a nuestra mesa. Lo mezquino es la motivación que mueve a buscar la recompensa como si existiera la obligación de corresponder.

Pensamiento: “¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que espera de ti Yahweh: practicar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios”. Mi. 6:8.

Por : Pedro Puigvert

Viernes 29 DE ENERO DE 2021

El banquete del reino de Dios

Introducción Lucas 14:15-24

Seguimos en el banquete en casa del fariseo. Uno de los presentes, quizás enfervorizado por las palabras de Jesús sobre la resurrección de los justos, expresó su entusiasmo con la felicidad de quien podrá participar del banquete en el reino de Dios (15).

Exposición

Excusas de los invitados (16-20). Con esta nueva parábola, Jesús ponía de relieve la ingratitud del pueblo de Dios al que éste había invitado a participar de la comunión en su reino y uno tras otro se excusan para no asistir al banquete que estaba preparado para ellos. Dios había preparado la salvación de su pueblo y enviado a su siervo para invitarles a recibirla, pero a lo suyo vino y los suyos no le recibieron (Jn. 1:11). Aunque todos los invitados se disculpan por razones diferentes, en el fondo el rechazo es el mismo. Sin embargo, hay una gradación, el primero rehúsa asistir por una obligación que se ha impuesto a sí mismo; el segundo dice que se va a probar las juntas de bueyes adquiridas y el tercero simplemente no puede ir por la importancia de quedarse en casa.

La invitación universal (21-24). Cuando el siervo informa a su amo, éste se enoja y manda invitar a todos los desahuciados de la sociedad, los marginados. Como todavía quedaba sitio, el siervo tiene ir más lejos y buscar a todos los que encontrara para llenar la sala del banquete. Así expresa el Señor el amor y la misericordia de Dios hacia aquellos que no pertenecían al pueblo o eran marginados, como los publicanos y pecadores, que también son invitados a participar de las bendiciones del reino. Pero también muestra su ira sobre los que han rechazado la invitación.

Aplicación

Cuando extendemos una invitación a los hombres a entrar en el reino de Dios y recibir el evangelio, muchos se excusan alegando motivos que como los de la parábola pueden ser muy legítimos a ojos de la sociedad, pero si tenemos en cuenta que no hay nada comparable con el banquete en la mesa del Señor, no son otra cosa que pretextos vanos. Las posesiones materiales, los negocios y la familia, son necesarios en el devenir de la vida, pero no hay ninguna incompatibilidad entre estas cosas y la comunión con Dios. Solamente debemos saber buscar el orden de prioridades en nuestra vida porque el mayor obstáculo es el corazón pecaminoso del hombre.

Reflexión: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mt. 6:33).

Por : Pedro Puigvert

Sábado 30 DE ENERO DE 2021

El verdadero discipulado

Introducción Lucas 14:25-35

Una vez abandona Jesús la casa del notable de los fariseos (1), toma de nuevo el camino para dirigirse a Jerusalén. Le seguían grandes multitudes que se veían aumentadas por los peregrinos que se dirigían la ciudad santa para celebrar la pascua. Se puede palpar un ambiente entusiasta al que el Señor replica con una advertencia (25).

Exposición

El coste del verdadero discipulado (26-27). Si no estamos familiarizados con el lenguaje bíblico nos sorprende una declaración tan contundente de Jesús: “El que no aborrece…..no puede ser mi discípulo”. En el griego el término se puede traducir también por “odia”. Es cierto que es posible entenderlo en el sentido de “amar menos” (Mt. 10:37), pero no debemos debilitar la expresión más fuerte porque en este contexto hay un efecto disuasorio a las multitudes que no habían medido el coste de seguir a Jesús. Éste implica un sacrificio de amor hacia los familiares más directos y a nosotros mismos, porque la exigencia del amor a Jesús está en primer lugar. Pero no termina sólo en este sacrificio, sino que además el discípulo debe tomar su cruz, es decir, el seguimiento comporta sufrimientos a soportar en obediencia y amor a Jesús, los cuales tienen como signo la cruz, el instrumento en que Jesús experimentará el mayor sufrimiento.

El cálculo del verdadero discipulado (28-33). El Señor emplea dos parábolas para ilustrar la necesidad de examinarse uno mismo para ver si es capaz de asumir las condiciones del seguimiento de Jesús. En la primera, el que quiere construirse una torre no se guiará sólo por el entusiasmo o la ilusión, sino que reflexionará y calculará el costo de aquella obra. Si no lo hace así corre el riesgo de ser objeto de las burlas de los que le rodean. En la segunda, el sentido es el mismo, con la diferencia que el cálculo es de las fuerzas para poder enfrentarse con el enemigo. Concluye la lección con la renuncia a las posesiones para que nada impida seguir a Jesús.

Aplicación

En la actualidad la palabra sacrificio no está de moda. Hablamos mucho de derechos y poco de deberes, y si no nos tomamos en serio el seguimiento de Jesús, ¿somos realmente sus discípulos? Nos han vendido el slogan que Dios nos ama, y es verdad, y soluciona todos nuestros problemas, aunque nosotros vivamos de la misma manera que antes de “convertirnos”. Pero si somos verdaderos discípulos tendremos más problemas, aunque el Señor estará a nuestro lado para soportarlos.

Reflexión: “Quien entra en el camino del seguimiento se sitúa en la muerte de Jesús, transforma su vida en muerte; así sucede desde el principio. La cruz no es la meta terrible de una vida piadosa y feliz, sino que se encuentra al comienzo de la comunión con Jesús“ (Dietrich Bonhoeffer).

Por : Pedro Puigvert

Domingo 31 DE ENERO DE 2021

La oveja y la moneda perdida

Introducción Lucas 15:1-10

Las tres parábolas tienen como denominador común la moraleja del pecador perdido es hallado hay gozo en el cielo por ello. Estamos, pues, ante una parábola en tres secuencias: la oveja perdida, la moneda perdida y el hijo perdido.

Exposición

La búsqueda del perdido (1-7). El motivo de estas parábolas es la atención que Jesús prestaba a los publicanos. Éstos eran considerados pecadores por su profesión de recaudadores de impuestos al cometer abusos en el cobro de los mismos. Asimismo incluye a los hombres de mala reputación que se acercaban a escuchar al Señor. Desconcertados los religiosos escribas y fariseos murmuraban entre sí por esta causa y se indignaban porque además Jesús los recibía y comía con ellos. La oveja describe admirablemente la condición del pecador perdido, porque es un animal que cuando se extravía es incapaz de volver al redil por ella misma. De ahí la necesidad de ser buscada por el pastor hasta que la halla. Éste fue el motivo principal de la venida de Jesús al mundo, buscar y hallar al perdido para ponerle a salvo. ¡Qué revelación del amor del Señor hacia nosotros, pobres y perdidos pecadores!

El valor del perdido (8-10). Si en la parábola anterior el énfasis recae en la compasión del Señor hacia el desdichado que se ha extraviado y está a punto de perecer, en ésta es el valor que a sus ojos tiene el perdido, creado a su imagen y destinado a pertenecerle para siempre. La dracma era una moneda griega que equivalía a un denario y correspondía al jornal de un obrero. Cuando la mujer encuentra la moneda que había ganado con tanto esfuerzo, su gozo es enorme. Así mismo hay alegría delante de los ángeles de Dios expresando quien experimenta este gozo por la salvación de un perdido.

Aplicación

La condición extraviada del ser humano encuentra en estas parábolas una ilustración adecuada a su propia naturaleza. En ambos casos, la oveja y la dracma, no se hallaban en su lugar. Así sucede con nosotros muchas veces. Antes de conocer al Señor no lo seguíamos a él y éramos enemigos suyos. Pero él nos buscó, nos encontró y no llevó sobre sus amorosos hombros a pastos deleitosos. Sin embargo, en algunas ocasiones no estamos en el lugar que deberíamos y eso es algo que debemos cuidar.

Oración: “Señor, ayúdame a vivir como tú y yo también busque a los perdidos para anunciarles el evangelio y puedan seguirte por el camino correcto”.

Por : Pedro Puigvert

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continua navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies