Devocional

Sábado 12 DE JUNIO DE 2021

Si hubieras conocido...

Lucas 19: 41-48

La mirada de Jesús no es como la nuestra. La multitud permanece eufórica, pero el Rey sabe que sus emociones no guardan relación con una fe auténtica. Sus lágrimas saldrán a florecer porque llegaba a su casa, pero se había convertido en algo indeseable.

Exposición

Sus discípulos entran en la ciudad amada, ven esas maravillosas piedras del templo, pero Jesús ya ha manifestado que aún las piedras podrían reconocer lo que el pueblo judío es incapaz de ver (40). Ha entrado en el lugar en el que permitió que Salomón le edificara casa, aquella que fue reedificada por un pueblo que se volvió a Dios en tiempos de Esdras. Sin embargo, son incapaces de “conocer” (42), no disciernen que ha entrado el Señor del templo y del universo, quien trae un mensaje de paz y salvación. La dureza de su corazón ha cegado sus sentidos espirituales, y Jesús llora con profundo dolor con altas y tristes lamentaciones (klaiein). Pronto vendrá un juicio como en tiempos del cautiverio hasta que reconozcan al que traspasaron, ese día le tocará llorar a Israel (Zac. 12:10).

Jesús entra en su casa “el día siguiente” (Mr. 11:12). El atrio de los gentiles, el lugar donde podían evangelizar a todas las naciones, es el mejor sitio para que los escrupulosos judíos permitan facilitar las compras a los peregrinos cambiando sus monedas, y vendiéndoles los animales que aceptan encantados para el sacrificio. Los gentiles eran de segunda categoría menos a la hora de estafarles. Jesús con su autoridad les disciplina, y los rabiosos líderes religiosos no lo toleran, aunque no pueden matarle porque todos están embelesados escuchándole (48). ¿Quién evangeliza?

Aplicación

Cuando los sentimientos no son fruto de nuestras convicciones, todo queda en tragicomedia. Si nuestras lágrimas de domingo, no se corresponden el resto de la semana con una vida que da testimonio fiel de conocer y someternos al Rey de Reyes, nuestros semejantes nos lo reprocharán con risas a las primeras de cambio. Nuestra labor es evangelizar, predicar un evangelio de gracia, y desgraciadamente algunos que dicen ser evangélicos han caído en el error de los que vendían bulas en el pasado al pedir dinero por tierra, mar y aire. ¿Qué pensará Dios de los que intentan vender lo que no les pertenece?

Pensamiento: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Ef. 2:10).

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continua navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies