Devocional

Martes 20 DE ABRIL DE 2021

Ansiedad positiva

1ª Pedro 1:10-21

Dicen que hay un estrés positivo que impulsa a trabajar e investigar, y este es el caso. Los ángeles “sufren de ansiedad” (12) mirando la luz desde el ventanuco de una boardilla o la escotilla de un submarino, intentando entender los padecimientos de Cristo en relación a nuestra salvación. Mediante un “ahora” (12), se une el mensaje profético del A.T. con la predicación del N.T.

Exposición

Investigación e inspiración. Los profetas percibieron que toda la profecía apuntaba al Mesías (Gn. 49:19; 2 S. 23:3), pero faltaba ponerle nombre (Lc. 1:31-33). Nuestra labor es indagar en la Palabra, pero es el Espíritu Santo el que la revela. Los elementos humano y divino se abrazan por la gracia de Dios para sacarnos de la ignorancia. Por tanto, hay que arremangarse las vestiduras para que nuestra mente esté dispuesta o sobria para aprender hasta que Cristo vuelva, lo mejor siempre está por venir (13).

Hijos obedientes. De un buen padre se espera un buen hijo, nuestro Padre es inmejorable, y nosotros debemos obedecer y ser santos honrándole, y ejemplo tenemos en el Hijo eterno. Dios es santo, nos ha santificado o apartado para él, y debemos vivir como le agrada (Lv. 11:44-45; 19:2; Jn. 8:29).

El precio. Nuestra redención no responde a la improvisación. El Cordero de Dios estaba destinado antes de la fundación del mundo. Antes de ser Creador, Dios ha sido Redentor. Nuestra vida era vana, sin un propósito que mereciese la pena para Dios (18), pero Dios pagó el precio del rescate por medio de su Hijo para que nuestra fe y esperanza sean en Dios (21). ¡Vaya cambio!

Aplicación

El conocimiento de la Palabra de Dios no se adquiere esperando que un rayo lo inculque, no hablamos de cosas que pasan en los dibujos animados o en ambientes tremendamente subjetivos. La Palabra de Dios requiere tiempo meditando para que Dios nos hable y encamine nuestros pasos. Todo lo que aprendemos en la Biblia nos sirve para caminar y aplicarlo inmediatamente. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, reprender, corregir e instruir en justicia (2ª Ti. 3:16; Jos. 1:6-9).

Reflexión

Su sangre es lo más valioso y nuestra salvación requirió el mayor precio. Dios tuvo que pagar lo máximo por nosotros. ¿Hay algún esfuerzo de nuestra parte que sea excesivo cuando le servimos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continua navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies